Reacciones de la crítica al estreno de Star Wars

Reflexiones sobre la semana previa al estreno del siglo desde Los Ángeles
-
© 2015 Lucasfilm Ltd. & TM.  -  (Foto: © 2015 Lucasfilm Ltd. & TM.)

AVISO: No hay spoilers, lean tranquilos.

Los pocos periodistas que habían sido invitados a presenciar la esperadísima nueva película de J.J. Abrams se frotaban los ojos al salir de la primera proyección pública de Star Wars: El despertar de la fuerza el pasado lunes poco después de las 10 de la noche. Los fans más fervientes todavía no podían creer lo que habían visto, y respiraban agitados por todas las emociones vividas. Otros, no tan entusiastas del imperio creado por George Lucas con sus androides y sus naves espaciales, señalaban que el nuevo filme les había gustado más que los anteriores, todavía impresionados por lo que a todas luces era la premiere más espectacular que jamás se había hecho en Los Ángeles.

Tras cerrar cuatro cuadras al tránsito en la parte más transitada de Hollywood, interrumpiendo el paso vehícular en la famosa avenida que da nombre al barrio exactamente frente al Teatro Chino, el complejo Dolby en el que se entregan los Oscar, el histórico hotel Roosevelt y el museo de cera de Madame Tussault, entre muchos sitios turísiticos, los organizadores luego montaron allí una gigantesca carpa de esa misma extensión, que antes de la premiere sirvió como enorme pasillo para que los asistentes llegaran a los tres cines en los que se pasó la película y más tarde fue el lugar elegido para la enorme fiesta, en la que no faltaban los platillos del gran chef Wolfgang Puck ni todo tipo de puestos promocionales para la monstruosa maquinaria de mercadeo que ha montado Disney en torno a la película.

Sin embargo nadie se atrevió a cuestionarse los méritos artísticos de este filme que probablemente señala cual será el futuro del cine hasta el día siguiente, cuando muchos otros entusiastas representantes de la prensa pudieron darse el gusto de ver la película en cuatro pases realizados en el cine principal del estudio, con récords de asistencia y larguísimas colas para poder entrar que eran la mejor demostración de la ansiedad que la llegada de la película había generado no sólo en el público sino también en quienes se ocupan de escribir de cine.

Con más lugar para invitados, en esas funciones no faltaron algunos fans ardientes, particularmente adolescentes, que hubieran hecho con gusto la cola de varios días que se instaló frente al Teatro Chino. Fue a la salida de una de esas proyecciones que quien esto escribe escuchó el comentario de uno de esos fans, que con mirada triste confesó que la película le había desilusionado. Y cuando al día siguiente concluyó el riguroso embargo que había impedido que los críticos comentaran de inmediato de manera pública sus impresiones, quedó en claro que aquel fan no iba a ser el único desencantado. Aunque la gran mayoría celebraba el trabajo de Abrams al tratar de darle nueva vida a un universo que todos respetamos demasiado, homenajeándolo pero a la vez creando una historia lo suficientemente nueva como para entusiasmar a las nuevas generaciones, no faltaban los que se quejaban por la poca presencia en pantalla de Carrie Fisher o Mark Hamill, por ciertas escenas que no terminaban de convencer o la debilidad de algunos de los nuevos personajes.

Leer: Cómo evitar spoilers de Star Wars en la web

Es que tal como lo resaltó el siempre polémico Kenneth Turan en su crítica del Los Angeles Times, no es que los fans que vieron 112 millones de veces el trailer en internet o gastaron más de 50 millones de dólares en comprar sus boletos por anticipado se hayan equivocado. Turan, aunque dice que la película es infinitamente superior a las 3 que dirigió Lucas a partir de 1999, señala que no deja de errática y que sólo funciona de a ratos, cuando ciertos actores, tanto de la la vieja como de la nueva guardia, aparecen en escena. Para el crítico, que muchas veces ha defenestrado películas adoradas por otros o ensalzado películas detestadas por quienes no comparten sus gustos cinematográficos, el resultado era inevitable, dado que Abrams tenía que atender a diferentes necesidades para crear una película que garantizara el retorno de la gigantesca inversión de Disney y asegurara la continuidad de la franquicia, y a la vez satisfacer a audiencias muy distintas entre si, como los fans más rabiosos o los que llegarán a la película –si, seguramente los habrá– sin haber visto nunca antes una entrega de Star Wars.

Su mirada no podría haber sido más diferente a la de Justin Chang, jefe de todos los críticos de Variety, a quien sólo le falta pararse y aplaudir en su descripción de lo que considera "una emocionante, incluso restauradora séptima parte" de lo que define como "inmortal telenovela establecida por Lucas". Al menos, Chang comparte el criterio al destrozar a las 3 películas más recientes, describiendolas como "un ciclo que no tuvo ni pies ni cabeza", para ensalzar a Abrams, explicando que "ha dado nueva vida a la franquicia con una bienvenida carga de energía, calidez y entusiasmo".

Seguramente entre los espectadores que en las últimas horas del jueves tuvieron su oportunidad de verificar personalmente cómo les cae la película no faltarán quienes la vivan de una forma o de la otra, y de muchas otras maneras diferentes. Mientras tanto, en lo que puede ser el inicio de una carrera por el Oscar en donde llevará las de ganar en los rubros técnicos, el American Film Institute la ha elegido como una de las 10 mejores del año, lo cual ciertamente volverá más intenso el debate entre quienes defiendan la película y aquellos que la cuestionen. En cualquier caso, eso será un tema secundario para quienes pusieron en marcha el proyecto más ambicioso para Disney después de la adquisición de Marvel.

Todos nos hemos sumado a la ansiedad generalizada que supieron crear en los meses previos al estreno, y que independientemente de la calidad del filme, ha servido para convertir a esta nueva Star Wars en un espectacular éxito de taquilla

También podría interesarte

Ahora ve
G Shock festeja su primer año en Cancún
No te pierdas