6 señales de una mala tarjeta de crédito

Antes de que caígas en las garras de los bancos checa estas recomendaciones
-
Batman y Robin (Joel Schumacher, 1997)  -  (Foto: Batman y Robin (Joel Schumacher, 1997))

Actualmente existen en el mercado una gran variedad de tarjetas de crédito, desde las del América hasta las más exclusivas, y siendo sinceros es mucha la tentación.

Seguro recibes de tu banco llamadas constantes ofreciéndote la "nueva gran tarjeta de crédito con grandes e inmejorables beneficios". Vas al mall y te ofrecen otras 8 más, vas al aeropuerto y otras 10 más. Y hay que reconocerlo, si las usas bien son un gran aliado que, incluso, te puede sacar de una emergencia o, mejor aún, abrirte las puertas para créditos mayores para autos o hipotecas.

Sin embargo, también pueden ser tu peor enemigo. Por ello, entrevistamos a Vicente Andraca, experto en finanzas personales de piggo para que nos hable de cómo escoger una buena tarjeta de crédito y, sobretodo, las señales de las malas tarjetas que ni por error debes escoger.

El millón de opciones

Lo primero que tienes que saber es, dentro del millón de opciones de tarjetas de crédito que existen en el mercado, ¿cuál elegir? Para ello Vicente sugiere: “Antes de lanzarnos a la aventura y quedarnos con la primera que nos salga enfrente, es necesario que identifiques algunas señales que te salven del Apocalipsis financiero de caer en manos de una mala tarjeta de crédito”.

Señales de una mala tarjeta de crédito:

1. La tasa de interés

Vas al cajero y milagrosamente te sale un mensaje que dice “Tienes una tarjeta preaprobada” y sólo necesitas dar un ‘botonazo’ para que el ansiado plástico sea tuyo. Esto es justo lo que tienes que evitar. Tener una tarjeta de crédito de manera tan fácil sólo implica una cosa: Una tasa de interés tan alta que podría aparecer en una película de horror japonés.

2. Límite de crédito

La segunda pregunta clave al subirse al barco del dinero plástico es el límite de crédito. Si la línea de crédito que te ofrecen se evapora en una ida al súper sal de ahí como si no hubiera mañana y busca otra opción. No pierdas de vista que si tu crédito es bajo, lo más seguro es que busques otra tarjeta para ampliarlo. 

3. Recompensas

Tener una tarjeta es como entrar en una especie de club. Analiza las ventajas y... ¡Desventajas! de entrar a alguna. Busca las que te den descuentos o puntos. No te dejes deslumbrar por boletos de avión que es literalmente imposible conseguir o regalillos como  una vajilla.

Leer: Las 12 excusas más comunes cuando vas tarde

4. La anualidad

Antes de contratar, pregunta tantas veces como sea necesario “¿De a cuánto es la anualidad?”. Hay instituciones que no te cobran pero te piden un cierto número de operaciones al mes. Otras te cobran una fortuna en dólares. Selecciona la que más se acomode a tu estilo de gasto y de ahorro.

5. Las penalizaciones

Muy relacionada con la segunda señal, los castigos por retrasarse un día en un pago pueden llevarte a tomar unas tijeras y darle una muerte digna de una obra de Shakespeare a tu cuenta. Revisa la letra chiquita para que tengas en mente las comisiones por retiros, cargos extras y cualquier otro castigo.

6. El servicio

Acaso, una de las señales en las que más te tienes que fijar. La tarjeta que escogas puede estar exenta de los las cinco señales anteriores pero si marcas al teléfono y tienes que esperar más de 30 minutos para hacer una aclaración o resolverte algún problema, sinceramente es mejor empieces a buscar otras opciones.

Ahora estás listo para escoger una tarjeta de crédito que te ayude y no que te haga pasar malos ratos.

 

También podría interesarte

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas