15 frases que nunca debes decirle a tu jefe

Existe una línea muy delgada entre ser sincero y ser poco profesional
-
Suits (USA Network, 2011-)  -  (Foto: Suits (USA Network, 2011-))

Ser franco, transparente y sincero son cualidades que se deben tener en el trabajo, pero como todo en la vida, existen algunas excepciones, sobre todo, a la hora de tratar con tu jefe, porque hasta el más mínimo "malentendido" podría costarte el puesto.

Para que no te pongas el pie tú solo te te dejamos un listado de 15 frases que es mejor no decirle a tu jefe:

1. Estás equivocado

Criticar o señalar abiertamente un error de tu jefe es el camino más seguro a que te excluya de juntas importantes o para que nunca más seas tomado en cuenta. Si crees que tu jefe cometió un error, lo cual es muy probable porque todos somos humanos, hay diversas formas de hacérselo saber. El tono que utilices debe ser amable y cordial y siempre proponiendo una solución más que señalando el error, nunca culpando.

 

 

2. "No puedo"

La actitud "puedo hacerlo" es algo que siempre valoran los jefes, en cambio, el "no puedo" sólo denota falta de voluntad y de confianza en quien lo dice, alguien que prefiere estar en la zona de confort.

3. "Eso no es parte de mi trabajo"

Aunque sabemos que a la hora de trabajar muchos compañeros se desentienden de sus responsabilidades, lo peor que puedes decirle a un jefe que te pide un esfuerzo extra es "eso no es parte de mi trabajo". Actualmente lo que las empresas esperan de sus empleados es que sean flexibles y que trabajen en pos de los objetivos de la organización. Recuerda que entre más habilidades y capacidad de resolver problemas tengas, serás más indispensable para tu jefe. En cambio, decir que no estás dispuesto a dar un poco más, te dará una personalidad de alguien conformista, mediocre, que no está listo para ir más allá.

4. Ni idea

Nadie lo sabe todo, pero un “ahora mismo investigo”, “dame chance de revisarlo y te cuento”, suena mejor a un “no lo sé” o “no tengo idea”. Se supone que uno está para resolverle los problemas a tu jefe y darle soluciones, no para crearle más.

5. "No"

Decir tajantemente "no" a un jefe no es una buena idea, ya que puede ser interpretado como una actitud negativa y falta de compromiso. Por ejemplo, si tu jefe te pide quedarte más tiempo a trabajar en un nuevo proyecto, antes de decirle "no", podrías decirle: "estoy terminando el otro proyecto que también nos urge. ¿Prefieres que deje de hacerlo para concentrarme en lo que me pides?". No debe quedar duda de que te estás negando a hacer algo.

 

 

6. Lo intentaré

Hay quien piensa que "lo intentaré" es una buena respuesta cuando tu jefe te plantea un reto, pero la realidad es que puede dejar dudas sobre tu capacidad para hacerle frente a un problema o para asumir una responsabilidad. Si le preguntas a tu jefe si vas a ser tomado en cuenta para una promoción ¿te gustaría un "lo intentaré" como respuesta?

7. "Eso no fue lo que escuché"

Evitar chismes y rumores siempre es lo mejor dentro de una organización, de lo contrario, sonarás poco profesional y como una persona conflictiva.

8. "¿Y yo qué gano con esto?"

No siempre tendrás un beneficio por hacer bien tu trabajo, tampoco por hacer un poco más por la organización, pero ten por seguro que todos los jefes se dan cuenta quién tiene buena actitud a la hora de tomar responsabilidades.

9. "Es que estoy pasando por un problema personal"

Todos, absolutamente todos, tenemos problemas, en casa, con la novia, con tus padres, hermanos, esposa, hijos, y demás. Pero es justo en esos momentos cuando más debe resaltar tu profesionalismo. Quien se justifica en los problemas personales para no cumplir con sus objetivos laborales sólo demuestra poco profesionalismo y falta de actitud.

10. "Bueno, hice todo lo posible"

Ésta es una respuesta para salir fácil de la situación. Si cometiste un error -todos lo hacemos- y dices que lo hiciste lo mejor posible, no habla bien de tus capacidades. La mejor respuesta que podrías dar es que la próxima vez lo harás mejor, tomando en cuenta la experiencia aprendida.

 

11. "Me iré"

Nunca amenaces con dejar la empresa, no es nada profesional y serás considerado poco confiable, ya que en cualquier momento de presión preferirás dejar el trabajo a medias.

12. "Yo creí que"

Esta frase molesta y frustra a muchos jefes, que prefieren escuchar que se cometió un error pero se aprendió de él, en lugar de una excusa. Recuerda que todos cometemos errores pero está en cada uno aprender de ellos.

13. "En mi trabajo anterior no lo hacíamos de esta forma"

A nadie le caen bien los sabelotodo por ello debes ser cauteloso si piensas que el trabajo podría hacerse de diferente manera. Quizá sea verdad, pero si lo dices de una forma retadora en lugar de tratar de implementar un nuevo método con argumentos no lograrás convencer a nadie.

14. "No fue mi culpa, fue de ..."

El juego de culpar a alguien más siempre es riesgoso. Te hará ver como alguien chismoso, con poco profesionalismo, que rehuye de las responsabilidades. Lo mejor es hacerte cargo de tu responsabilidad y colaborar en cómo resolver el problema en lugar de crucificar al culpable. Si tú eres el culpable, también es buena idea hacerlo saber a los demás.

15. "No puedo trabajar con él/ella"

Tal vez en la primaria podías elegir que alguien no fuera parte de tu equipo, pero eso no es aceptable en el trabajo. Si te quejas de no poder trabajar con alguien puedes sonar como alguien conflictivo y caprichoso. Tampoco está bien tomarlo personal contra alguien sólo porque te cae mal.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas