La pista más divertida del momento

Probamos la gama completa de Porsche en el nuevo Porsche Experience Center de Atlanta
-
Fotos de Roberto Hernández  -  (Foto: Fotos de Roberto Hernández)

Mi corazón estaba a punto de estallar, era como si estuviera bombeando sangre a su máxima capacidad. De pronto, un vértigo indescriptible se apoderó de todo mi cuerpo. No resistí más e inmediatamente presioné el freno a fondo, no podía seguir, necesitaba asimilar lo que estaba sucediendo. 

Había acelerado de 0 a 100 en tan sólo 3.2 segundos a bordo del Porsche 911 Turbo, y esto fue sólo el comienzo de las varias actividades que experimentaría ese día en el nuevo Porsche Experience Center en Atlanta... 

A tan sólo 10 minutos del aeropuerto se encuentra uno de los más novedosos y divertidos headquarters del planeta. Con una inversión de 100 millones de dólares, las 11 hectáreas que los conforman se han convertido en las oficinas principales de la división norteamericana de Porsche y en algo muy parecido a Disneylandia para los amantes del automovilismo. Aquí podrás personalizar el auto a tu gusto en el Personal Design Studio, restaurar clásicos o desarrollar técnicas de manejo a bordo del modelo que se te antoje. 

Desde el momento en el que cruzas la puerta de entrada se te inyecta todo el ADN de Stuttgart. En la recepción, un Dauer 962 LM Le Mans, uno de los más de 30 autos que se pueden degustar, es el que te da la bienvenida. 

Después de una breve introducción por parte del Porsche Team y un poco de entrenamiento en el simulador, estás listo para experimentar al máximo el track más codiciado del momento, dividido en 6 secciones, cada una para desarrollar habilidades diferentes. La primera y más complicada de dominar es el Kick Plate, que mediante una banda controlada por sensores empuja el auto hacia los lados. En esta parte di vueltas y vueltas hasta que en un quinto intento logré controlarlo y completar satisfactoriamente la prueba.

Todo mejoró cuando pasé a la sección más divertida, The Low Friction Handling, una pista de concreto pulido llena de curvas. El objetivo era dominar el drifting y mi conejillo de indias, un Porche Carrera GTS color rojo; me sentía en una especie de carrera clandestina al estilo The Fast and The Furious.

Leer: Los autos más complejos de la historia

Aunque correr un auto a alta velocidad es lo más emocionante, en el Porsche Experience Center no se trata simplemente de correr, sino de desarrollar habilidades que te salvarán en situaciones de emergencia. Aprenderás las capacidades y los límites de cualquier auto de la gama y además tendrás acceso al Human Performance, donde expertos que han trabajado en la F1 o Moto GP te ayudarán a mejorar tu performance físico. En pocas palabras, te convertirás en un verdadero piloto.

Aún no esta disponible la opción de llevar tu propio auto para sacarle jugo, pero tendrás a tu disposición desde un Cayman hasta el Porsche GT4 con rangos que van desde 350 hasta 750 dólares por 90 minutos de manejo. Yo ya tengo regalo de Navidad y del Día del Padre.

También podría interesarte

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas
×