El final más apretado de la Fórmula 1

La carrera más increíble en la historia nos dejó una lección: la más mínima diferencia cuenta

Cuando el piloto sueco Ronnie Peterson, conocido también como Super Swede, cruzó la meta del Autodromo Nazionale de Monza, al norte de Milán, tenía la certeza de haber asegurado la primera plaza del Gran Premio de Italia de 1971, celebrado el 5 de septiembre de aquel año.

Pero cuando levantó la cabeza pudo ver a Peter Gethin celebrar y no entendió nada. El británico era un novato que había debutado apenas un año antes en la F1 y ahora alzaba victorioso los brazos ante la incredulidad de Peterson, quien sólo pudo comprender lo que sus ojos registraban tras observar los tiempos finales de los competidores y notar que había sido superado por una centésima de segundo... sí, sólo una sola centésima de segundo.

Leer: 5 bellezas del automovilismo en Forza Motorsport 6

El considerado como el final más dramático de la Fórmula 1 tuvo como nota alta el espectacular regreso de Gethin, quien en pocos segundos logró saltar de la cuarta posición hasta la primera, ganando la única carrera en su historia en la categoría, dejando atrás a Peterson, quien finalizaría como segundo lugar general también en la temporada del 71, considerando el circuito de Monza como uno con mala fortuna para él.

Un hecho que quedó constatado siete años después, cuando en el Gran Premio de Italia de 1978, Peterson perdió la vida en un accidente en la cruel pista de Monza.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas