Las mejores marcas de coches de control remoto

Nos adentramos en el mundo de los autos de control remoto para descubrir un hobby nada infantil
-
Porsche 911 Carrera de Tamiya (Tanya Chávez)  -  (Foto: Porsche 911 Carrera de Tamiya (Tanya Chávez))

Cuando hablamos de coleccionismo automotriz, los primeros adjetivos que nos vienen a la mente son lujo, exclusividad, buen gusto, masculinidad, adrenalina... Pues bien, cuando hablamos del universo de los autos de control remoto de primer nivel, nada cambia. Estas pequeñas joyas motorizadas son réplicas a escala de los mismos autos que los amantes del motor guardan en su garaje y, por tanto, su nivel de complejidad y el público al que van destinados no son tan diferentes. Pensados para poder modificarse, necesitar labores de mantenimiento y alimentados en muchas ocasiones por combustible, los autos de control remoto son, digámoslo ya, un placer adulto.

"Recuerdo que cuando tenía seis años mi padre ya era dueño de la tienda Trenes y nos regaló a mi hermano y a mí un coche de control remoto eléctrico para que promocionáramos los modelos que vendía en la tienda de Plaza Satélite, al norte del DF. Mi papá había empezado con el negocio de la importación de trenes, modelos a escala y radio control en 1974, por lo que en mi familia siempre ha sido tema. Supongo que por eso, en 2004, mi hermano y yo formamos de manera natural Modelismo Team y empezamos a importar Tamiya, la marca que hace los coches que ganan los campeonatos mundiales de eléctricos a escala 1:10".

Así empieza su relato Mauricio Occelli, actual director asociado de Modelismo Team (la empresa que gestiona las tiendas Trenes de Santa Fe, Insurgentes y Satélite), y uno de los mayores conocedores del mercado de los coches de control remoto de nuestro país, que crece en afición y pistas.

"Pese a que, actualmente, si lo vemos desde el lado del negocio de importación, se trata de un mercado complicado porque ya puedes comprarlo todo en línea, en México existen numerosos clubes organizados que se reúnen en pistas como el Circuito Kyosho Ajusco todos los fines de semana para poner a prueba sus autos", prosigue Mauricio, quien nos explica que se trata de un hobby extendido a lo largo de toda la República, con clubes de aficionados en Morelia, Querétaro, Mérida, San Luis Potosí o Guadalajara, por poner algunos ejemplos.

Mundo Hobby, Hobby Centro o Robotica RC son algunos de los pocos establecimientos que, junto a Trenes, albergan en su stock autos de las marcas comerciales más competentes a nivel mundial. "En Trenes hemos tenido autos como los de competencia Tamiya de fibra de carbón con chasis TRF418, cuyo precio supera los 40,000 pesos", especifica Mauricio.

"También hemos tenido camiones con caja de seis velocidades, sonido, vibración, luces, direccionales, claxon, remolque. Estos ejemplares superan los 50,000 pesos".

Y es que, como decíamos, la complejidad de los vehículos de radio control tiene un solo límite: la cartera del aficionado, que puede personalizarlos casi en su totalidad. "Las personas que coleccionan autos reales muchas veces quieren su modelo a escala", asegura Mauricio. "Sé que puede costar creerlo, pero de verdad que los coches de radio control generan una adrenalina muy especial al manejarse. Los de combustión (que usan una mezcla de nitrometano y lubricantes como el castor oil), por el olor y el sonido. Los eléctricos (que usan pilas de polímero de litio), por su espectacular aceleración. Además, poseer un Enzo Ferrari a escala 1:10, meterle mano, remplazar piezas y darle servicio crea una conexión única con el pequeño auto”, concluye, dejando en claro que es una pasión costosa.

Cada quien, pero a nosotros ya nos entraron las ganas de poner a competir un Porsche 911 Carrera de Tamiya.

Leer: 6 autos con los que nos gustaría empezar el 2016

Los jefes de las pistas

Según Mauricio Occelli, director asociado de Modelismo Team, las cinco mejores marcas comerciales de autos de control remoto, en especial por el soporte de piezas de remplazo (hup-up) que poseen, son Tamiya, Traxxas, Kyosho, Serpent y XRAY. Aquí algunos ejemplos:

KYOSHO: Las grandes marcas destacan por la calidad de sus kits y por las propuestas para personalizar los coches que ofrecen. Opciones como el chasis de este Aston Martin DBR9 2008, colocado sobre un Kyosho Fazer con una ingeniería de combustión GF-16SG.

 

XRAY: Este T4 2015 es una leyenda en el mundo del control remoto, la referencia indiscutible en cuanto a kits de competición eléctricos para turismos a escala 1:10.

 

TRAXXAS: Esta potente réplica del Ford Fiesta, que maneja el cofundador de DC y malabarista del volante Ken Block, es nuestra recomendación.

  

SERPENT: Este F110 Fórmula a escala 1:10 está pensado para reproducir a escala la adrenalina y la sensación de vértigo que caracteriza el deporte más rápido del mundo.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×