10 razones por las que manejar un superauto no es tan buena idea

Ser dueño de un súper auto va más allá del glamour y la velocidad
-
Instagram: @porsche  -  (Foto: Instagram: @porsche)

Conducir un superauto va más allá de la velocidad, la emoción y el anhelo que este tipo de vehículos provocan, se tienen que considerar varios factores antes de comprarlo.

Ante esto realizamos un listado de 10 razones por las que manejar un súper auto no es tan buena idea.

1. Son costosos y su mantenimiento también

No cualquiera se puede dar el lujo de ser dueño de un superauto y es que para comprar uno hay que desembolsar varios miles o hasta millones de pesos y si a eso le agregas pagar tenencia, verificación, servicios y refacciones tu cartera sufrirá los estragos.

2. Son muy bajos

El asfalto en nuestro país está repleto de baches, coladeras destapadas y topes que parecen pirámides, en pocas palabras nuestras carreteras no están hechas para que circulen este tipo de vehículos.

3. Demasiada potencia

Es atractivo  leer y/o escuchar que tu auto posee cientos de caballos de fuerza, pero si no sabes cómo controlarlo, lejos de ser una virtud será un problema y es que hay que poner demasiada atención en tu conducción para salir bien librado.

Por cierto, entre más aceleres mayor será tu consumo de gasolina y eso implicará mayor gasto.

4. Pueden ser muy incómodos 

No, no son para todos y es que no cualquiera logra acceder a su interior, los asientos, aunque están equipados con calefacción, masaje y cientos de funcionalidades poseen espacio limitado.

5. Todos querrán subirse a tu auto

Es muy probable que tengas problemas con tu círculo de amigos porque todos querrán subirse a tu auto y les importará poco que sólo haya espacio para un afortunado. Deberás elegir muy bien a quién quieres de copiloto.

6. Estacionamiento

Todos hemos visto como tratan los valet parking a los autos y es que pareciera que los conducen con coraje, pero resultan la única opción ante nuestras inseguras calles.

7. Olvídate de beber cualquier cosa en el interior

Ya no hablemos de comer dentro de tu preciado vehículo sino que tampoco será buena idea ingresar con bebidas al interior y es que si llegan a dañar los asientos o los interiores eso sí que podría volverse un dolor de cabeza.

8. Los autolavados te dejarán en la ruina

Si un auto "normal" se ve mal sucio un superauto se ve peor y es que siempre querrás exhibir tu auto impecable aunque muchas veces los dedazos de los curiosos, las aves y las lluvias impredecibles en la Ciudad de México son algunos de los factores que te convertirán cliente frecuente de tu autolavado de confianza.

9. Jamás correrás al máximo

A menos que salgas a carretera o que rentes un autódromo tu velocidad permitida será de 80 km/h no importa que tu vehículo tenga lo suficiente como para rebasar los 400 km/h.

10. Siempre habrá alguien con un mejor auto

No importa cuánto tardaste en poder comprar tu auto, es muy probable que antes de los 6 meses o antes del año lancen una versión más potente o más actual.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas