Damián Szifron: "La desigualdad ya engendra la violencia"

Platicamos con el director argentino sobre su nueva película, la más taquillera del Cono Sur, "Relatos salvajes".
Relatos salvajes

Hoy se estrena en México Relatos Salvajes la pellicula más taquillera del Cono Sur, y una de las candidatas al Oscar por Mejor Película Extranjera. En entrevista para Life And Style, el director Damián Szifron

Eres un director muy joven para la cantidad de proyectos realizados que tienes.

Muchas gracias, de hecho llevo 2 películas: En el fondo del mar (2003) y Tiempo de valientes (2005); y dos series: Los simuladores (2002) y Hermanos y detectives (2006), después me dediqué a escribir durante 6 o 7 años donde desarrollé una trilogía de ciencia ficción, una comedia romántica que se llama La pareja perfecta, y un western hablado en inglés, que son 3 proyectos que todavía no he filmado. Y bueno, en medio del proceso de escribir estas historias fue cuando desarrollé estos relatos que son en los que se basan Relatos salvajes (2014). Estos cuentos no estaban pensados como un todo integral, fue con el tiempo que vi que estaban vinculados de alguna manera, y pues apareció, irrumpió este proyecto involuntario e imprevisto y me gustó tanto, porque me expresaba muy bien de una manera directa y sencilla que por eso filmé eso antes que todo lo demás.

¿Cuál es la idea nuclear de los Relatos salvajes? 

Te puedo contar lo que para mí atraviesa los relatos, pero no fue un concepto que pre existiera a la escritura de los relatos, más bien el tema apareció después. Y normalmente te diría que es sano que sea así, es decir, cuando un guionista ya sabe de qué trata su película antes de escribirla me parece que el viaje es más corto, menos interesante, en cambio si hay una aventura de descubrimiento, y vos crees que estás escribiendo sobre algo, pero después te das cuenta de que en el fondo estabas expresando otra cosa, ese crecimiento me gusta y en el caso de Relatos salvajes (2014), fue así. Por lo tanto, para mí lo que atraviesa todos los relatos, es el placer de perder el control, es el placer de la liberación, o sea todos los personajes se encuentran en una opresión que está ocurriendo, hay hostilidad que estos personajes reciben, agresión externa y allí donde la mayoría de nosotros desearíamos hacer algo pero nos reprimiríamos, estos tipos estallan y cruzan la línea y eso te genera placer, no es simplemente que se embarcan en un comportamiento destructivo y se abandonan hacia la catástrofe, digamos, acá hay un disfrute de cruzar la línea, de romper el molde. Y ese es el punto que para mí se repite de una u otra forma en cada relato.

Y la lucha de clases también está presente en todos los relatos.

Ese es el contexto, es el caldo de cultivo para que se generen estos estallidos. Yo diría más bien que la desigualdad ya engendra la violencia. La situación ya es violenta, en mucho de los casos antes de que haya un estallido, es decir en el acto ya hay tensión, hay injusticia, a ver, me explico: todos vivimos en un sistema diseñado en el que a unos les toca servir a otros y para mí eso ya es violento. Ya es de esperar que eventualmente cuando esa desigualdad es creciente bueno, pues que existan episodios de estallidos. Además es una desigualdad que no enfrenta al que menos tiene con el verdadero responsable de la desigualdad, sino con aquel que tiene un poquito más. 

Los verdaderos responsables no están expuestos a los problemas que la película profesa. Por ejemplo, en uno de los relatos, hay un ingeniero que la grúa le lleva el auto y se enfrenta con un empleado del otro lado del vidrio que no es el beneficiario de ese sistema.

El relato de "Bombita" es efectivamente uno de los relatos que más atrapan al espectador, ya que la mayoría de la clase media ha sido víctima de abusos de tránsito, lo que encapsula la frustración que todos llevamos dentro.

Claro, claro, no tienes contra quién pelear, por supuesto, eso es un gran logro de este sistema, llámese la política, las empresas, las corporaciones, no se digan los bancos, esos locos te pueden hablar de todas las formas a cualquier hora del día, te entran mensajes por el celular, te mandan correos electrónicos, publicidades por acá, por allá, a cualquier lugar donde mires hay un cartel con publicidad diciéndote lo que debes de hacer o proponiéndote un objeto de consumo, entrás a un baño público a orinar y hay una pantallita de LED enfrente del mingitorio, es decir se te meten en los momentos más íntimos.

Faltaría que estuvieran cuando estás teniendo sexo con tu pareja.

¡Pero para allá van! Sí ahora en el auto también, con pantallas en los asientos y eso no tiene fin. Ahora cuando vos querés quejarte por algo, cuando vos querés responder, cuando vos tenés que dar de baja un servicio, etc. No hay manera, nadie te atiende, entras en un laberinto de contestadores telefónicos que no se puede creer, y obvio te terminás por hartar y contribuir. Lo mismo para con una multa de tránsito, la terminas pagando porque si no terminas loco.

Como el personaje de Ricardo Darín en la bombita...

Sí, en efecto, son fusibles, el sistema está preparado para que de vez en cuando alguno explote y ya. No está preparado para que todos exploten al mismo tiempo.

Hay evidentemente una importancia narrativa en la cámara en los lugares donde la colocas. Hay ciertamente algo Hitchcock. ¿Calculas mucho la técnica de la cámara en tus películas?

Hitchcock tenía una frase que era muy buena que era: "El rodaje es un ámbito muy peligroso para la improvisación, porque tienes tiempo para que se te ocurran ideas nuevas, pero no hay tiempo para evaluar si son buenas o no para el conjunto de la película". Por eso a Hitchcock le gustaba llegar al set con un guión de hierro, con una puesta en escena muy planificada. En mi caso lo que sucede es que disfruto mucho, mucho el concebir las ideas tanto de guión como las ideas visuales de dirección, y en el momento en que eso ocurre es bestial, es salvaje, es artístico, es la misma inspiración. Pero luego quiero ejecutar eso y para ejecutar eso que se me ocurrió, necesito de método, necesito de el trabajo en equipo, y poner eso planos en cine se requiere para qua la imagen en cine se vea como uno la soñó o mejor de como uno la imaginó. 

Entonces más bien te diría que juego, que improviso y me siento enormemente libre a la hora de escribir y de ir a ver una locación y a la hora de establecer la puesta en escena, con todo el equipo técnico listo, me gusta saber lo que quiero hacer. Y como en el cine tienes muy poco tiempo, pues no lo quieres perder, y yo prefiero buscar aquello que me gustó, un poco como un compositor que escribe una partitura y después a la hora de dirigir a la orquesta uno les dice a los músicos: Señores hay que tocar esto y dar las indicaciones con precisión.

¿Cómo manejas los tonos en los Relatos salvajes?

Es una frecuencia que aparece de forma natural, que cuando estoy escribiendo al mismo tiempo soy espectador y de alguna forma pienso en los espectadores que como yo verán la película, digo porque el guión tiene un destinatario, y en el momento en que escribes ya lo estás viendo en la pantalla y ya te estás imaginando a la gente que ya está sentada ahí que se sorprende contigo. Y además confió en mí como espectador, siento que si las cosas me sorprenden eso se podrá trasladar a la pantalla, y me atrae lo que me sorprende, lo que de alguna forma se presenta algo original o algo fresco eso me resulta interesante y sigo por ese camino. 

Y esa mezcla creo que se produce por la unión entre las películas que amo y después la inspiración que surge de la realidad, es decir veo la realidad a través del lente de las películas que amo, creo que tengo esa manera de pensar la vida, porque me formé mirando películas, mucho más que asistiendo a la escuela, o que la relación con amigos, o sea mi templo era el cine desde muy temprana edad, desde los 3 años no paré de mirar películas, películas, películas, y eso fue haciendo crecer mi imaginación, fomentándola. Entonces ahora aún cuando yo esté filmando situaciones cotidianas, las transito de una manera cinematográfica que te hacen sentir en un mundo ficcionado.

Hay una frase que dijiste durante una entrevista que me interesó mucho, decías que: "Cuando la vida es sólo vida, es muy inocente"

Yo pienso esto: la realidad es compleja, no es sólo lo que nosotros vemos, es más, no sabemos lo que es la realidad. Nuestra realidad es muy distinta a la realidad de un pez, por ejemplo. Nosotros no tenemos la más remota idea de que se trata en el fondo, este universo, sólo tenemos un punto de vista sobre eso. Y el punto de vista humano incluye la imaginación, incluye los sueños, incluye el deseo, incluye los miedos, y todo esto esta tamizado por todas esas esferas que están aconteciendo en nuestra cabeza. 

Entonces lo que dije es que cuando se llama realista a un cine que expresa de forma directa lo que los ojos ven, de pronto a mi no me parece tan realista, no me siento identificado, no me siento expresado, siento que ahí hace falta algo esencial que es lo que ocurre al interior de la mente; la subjetividad pues.

Es un punto de vista muy particular el que comentas. 

Esto que digo lo puedes ver en los inicios del cine, compará a Lumière con Méliès, bueno y ahí tienes medianamente lo que digo. Con Méliès tienes a este hombre que sueña con viajar a a la luna y crea preguntas metafísicas que nos hacemos nosotros mismos, y en el otro vemos un tren que llega a la estación del metro, que ojo, lo valoro, me gusta y lo respeto, pero mi punto es que no me parece justo llamar realismo al registro directo de la cámara. Creo que ahora en ciertos círculos de cine se desprecia a la fantasía y otras culturas anteriores a la nuestra tenían muy en cuenta esto de lo que yo te estoy hablando, los sueños, los arquetipos y las imágenes.

¿Qué tipo de cine es aquel que te inspira o con el que como tú dices, te hace mirar la vida de una manera particular?

Si te digo las películas que realmente atesoro son las que realizaron los cineastas americanos y europeos en la época de los años setenta. Para mi hubo una evolución increíble en ese cine, para mi ese cine sigue siendo impactante, como por ejemplo Contacto en Francia sigue siendo altamente efectiva y muy contundente. Cineastas como: Francis Ford Coppola, Brian de Palma, William Friedkin, Sidney Lumet, Stanley Kubrick, y por supuesto los clásicos: Hitchcock, Ford, y hasta algunos menos nombrados como Alan Pakula, todos ellos cineastas que me inspiran y que los sigo mirando con avidez.

Cuéntanos un poco sobre la frase que comentaste en otra entrevista: "La inseguridad es resultado de la desigualdad. Si yo no tuviera las necesidades básicas cubiertas serí­a delincuente. Hay mucha violencia contenida". por la cual se habló de una posible demanda legal que finalmente no procedió.

Es muy fácil, la desigualdad, genera indignación, resentimiento, y ojo, no todas las personas somos iguales y hay muchos que aceptan esa desigualdad, que bueno, ellos están dispuestos a contribuir con honradez a un sistema que es tremendamente injusto. 

Por otro lado existe una serie de personas que resultan ser más contestatarias, que tienen un espíritu más rebelde, que no quieren aguantar más esa situación. Y yo aplaudo eso, simplemente hubo personas que mal interpretaron eso que dije. Yo pienso que es sólo un comentario, creo que lo que uno piensa nunca hay que discutirlo tanto, digo es para abonar, para que haya una angulación distinta para tratar un tema. Es todo.

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas