10 años sin el animal periodístico

Se cumple una década de la muerte de Hunter S Thompson, polémico y extraordinario periodista.
-
(Getty Images)  -  (Foto: (Getty Images))

Para hacer honor a quien se homenajea en este artículo el autor debería escribir esto borracho o peor, pero son las 10 de la mañana y estoy en una redacción, me correrían ipso facto.

Si el escritor y periodista Hunter S Thompson es algo, aparte de una de las mentes más talentosas del siglo XX, es caos genial. Se trata del inventor del periodismo Gonzo, un estilo periodístico basado en la desordenada vida del autor relatada en primera persona y con subjetividad absoluta. Su demencia nos ha dejado como legado libros como Miedo y Asco en las Vegas y ácidos artículos en Rolling Stone (cuando el nombre de esa revista significaba algo).

10 años después de que Hunter decidiera acabar con su vida en una fría noche de 2005, por viejo y por cansado, decidimos recordar seis de sus locuras más destacadas:

1.   Infiltrarse en los Hell’s Angels

En los inicios de Hunter en el reportaje, estamos hablando de los 60, decidió llevar el periodismo como infiltrado al límite. Su plan de infiltrarse en la pandilla de moteros supremacistas blancos, Hell’s Angels , y convivir con ellos resultó en su primer libro. Obviamente, los moteros lo apalizaron tras publicarlo.

2.   Aparecer en un congreso de la policía con una maleta llena de droga

Como nos relata en el autobiográfico Miedo y Asco en las Vegas, Thompson y su abogado, Oscar Zeta Acosta, creyeron que la mejor idea del mundo era asistir al congreso anti-drogas que la policía mantenía en el hotel donde se alojaban. No sin antes empacar una maleta llena de sustancias ilegales en el lugar. Porque, “qué demonios, en una reunión sobre drogas, la cultura de las drogas también debería estar representada”.

3.   Ed Muskie y la Ibogaina

No hay nada mejor que inventarse la noticia cuando no se dispone de ella. Mientras cubría la campaña de 1972, optó por acusar al candidato demócrata, Ed Muskie, de ser adicto a una rara droga brasileña. El revuelo causado solo sirvió para demostrar que la audiencia cree incluso los rumores sin fuentes.

4.   Keith Richards y la entrevista incomprensible

Resumen: dos genios en la misma sala y ninguna palabra que tenga sentido. La entrevista grabada de Hunter al guitarrista de los Rolling Stones carece de sentido. Básicamente son dos personas demasiado alcoholizadas (y otras cosas) en una sala hablando incongruentemente. 

5.   Ser el sheriff de Aspen

En un tiempo que tuvo libre el periodista excesivo se presentó a sheriff de su ciudad de residencia. Su programa incluía “cambiar el nombre de Aspen a Fat City para que no resultara glamoroso” o “que el sheriff no portara armas”. Obviamente, las altas esferas de Colorado no permitieron que Thompson fuera elegido como sheriff.

6.   Quemarse a lo gonzo

Era indudable de que Hunter S Thompson partiria de este mundo de una forma normal. Su ultima gran obra fue su funeral, hace una década, donde sus cenizas fueron disparadas desde un cañón situado en lo alto de una gran estatua con el símbolo del periodismo Gonzo. Una forma curiosa de abandonarnos.

 

Ahora ve
No te pierdas