Cartas a Lubezki (II)

Alejandro Pelayo, director de cine mexicano, dió al Chivo uno de sus primeros trabajos como fotógrafo
-
Fotograma de To The Wonder de Terrence Malick (Sun Distribution)  -  (Foto: Fotograma de To The Wonder de Terrence Malick (Sun Distri...)

Un fotógrafo "director"

Yo sabía que Lubezki había estado en el CUEC y que, por diferencias con la directora, él y sus compañeros —Alfonso Cuarón, Carlos Marcovich y Luis Estrada— habían dejado la escuela. Pero, poco después, ellos hicieron una película —Camino largo a Tijuana (1988)—, donde Lubezki fingió como productor sin ser todavía fotógrafo profesional.

Fue en ese periodo cuando lo conocí, pero no sabía que a él le interesaba la fotografía, hasta que vi Sólo con tu pareja (1991) y lo descubrí como un gran fotógrafo. Cuando se abrió la oportunidad de hacer Miroslava (1993), pensé en Emmanuel como la mejor opción para la fotografía. Lo que más recuerdo de él en el rodaje es su estado de ánimo: siempre muy festivo, lúdico y jugando a hacer cine... el mismo Lubezki de la escuela.

Para mí, el Chivo es uno de los fotógrafos más creativos que conozco. Regularmente, como director, uno le pide al fotógrafo cosas que se necesitan en una escena y el fotógrafo hace caso, quizá con ligeras variaciones técnicas. Lubezki era un fotógrafo que hacía propuestas. Esto tiene aspectos positivos y negativos: en el primer caso, se logra una fotografía muy bella, pero, en el segundo, muchas veces hay un desnivel en cuanto al contenido.

Leer: Cartas a Lubezki (III)

 

Por ejemplo, en Miroslava hay una propensión a lo visual y en ese aspecto es bella, gracias, en gran parte a la maestría de Emmanuel y su preparación de director. Tal vez por eso es muy audaz con sus ideas y sus propuestas, pero siempre con respeto. De hecho, sus aportaciones eran más de un fotógrafo– director, que está viendo cómo resolver una escena no en términos técnicos sino narrativos.

Él piensa como director. A eso me refiero con creativo, pero ojo: nunca indisciplinado. Él siempre proponía sabiendo que el director es el que tiene la última palabra. Yo creo que Lubezki podría haber sido un gran director... quién sabe, siempre será un enigma porque se inclinó a la fotografía.

Alejandro Pelayo: Fue director de la cinta Miroslava (1993), en la que eligió a Lubezki como fotográfo. Actualmente dirige la Cineteca Nacional de México

También podría interesarte

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas
×