Cartas a Lubezki (III)

Fernando Eimbcke, director de Club Sándwich, nos explica como el Chivo le convenció para estudiar cine
-
Fotograma de Gravity de Alfonso Cuarón (Universal Studios)  -  (Foto: Fotograma de Gravity de Alfonso Cuarón (Universal Studios))

Impulso al vacío

Al Chivo lo conocí poco, pero tuvo un gran impacto en mí. Yo trabajaba con Carlos Somonte en un videoclip de Thalía, al que invitó a sus amigos fotógrafos. Entre ellos estaban Eniac Martínez y el Chivo. Ahí, platicando con él, se me ocurrió preguntarle:

- Oye, Emmanuel, ¿y tú qué estudiaste para trabajar en el medio?
- Estudié en el CUEC hace ya algunos años.
- ¿En el CUEC? ¿Qué es eso?
- La escuela de cine de la Universidad Autónoma.
- Ah... ¿y qué has hecho o qué después de la escuela?
- No, pues ahora hice una película que se llama Bandidos. Está ahorita en el cine.

Poco después la fui a ver y pensé: “¡Ua, puta!” Se veía muy bien y todo.

Leer: 10 lecciones de vida que nos enseñó The Dude

Así que hice el examen y no pasé. Lo hice al próximo año y sí pasé... En ese sentido,  el Chivo de cierta manera me ayudó a descubrir que sí se podía estudiar cine. Vengo de una familia que no es de una gran cultura cinematográfica, por lo que yo no sabía que se podía estudiar eso. Y, de repente, conocer a Emmanuel y platicar con él me abrió varias puertas. Ahí, con lo que me dijo, pude entender lo que yo quería.

Hay que valorar que Lubezki se adapta a los directores y alimenta la visión con sus ideas. Uno no trabaja con un fotógrafo y lo ve como el empleado de uno. Por el contrario, es un artista también. Ese fotógrafo trata de alimentar tu universo y tú tratas de adaptarte a él. Creo que lo que tienen el Chivo y Alfonso Cuarón es que son cómplices, llevan trabajando juntos mucho tiempo y se nota. Por ejemplo, cuando uno mira lo logrado con Gravity puede ver un retrato del miedo al vacío.

Cinematográficamente, logró expresar la confusión del infinito y la ausencia. El Chivo logra imágenes muy espectaculares, pero son orgánicas: tienen que ver con la historia, no son sólo preciosistas.

Fernando Eimbcke: Es el director de Temporada de patos (2004) y Club Sándwich (2013). Estudió en el CUEC gracias a la sugerencia de Lubezki.

También podría interesarte

  • Las películas navideñas más atípicas
  • ¿Cuál es la mejor película de Tarantino?
Ahora ve
No te pierdas