10 películas bélicas que todo hombre debe ver

Te invitamos a pasear por el campo de batalla con estos filmes imprescindibles
-
Rescatando al soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998)  -  (Foto: Rescatando al soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998))

Disparos que silban a tu alrededor, explosiones y gritos. El cine bélico nos muestra la humanidad y la ausencia de ella a través de la representación del conflicto. La guerra es, obviamente, algo terrible pero fascinante a la vez para aquellos que no la han vivido. Tras hacer una selección, descartando muchas joyas del género, tenemos las que creemos como las diez mejores. Así que agarra tu fusil (como Johnny) y dirígete a la estación de recultamiento más cercana.

Sin novedad en el frente (Lewis Milestone, 1930)

Esta joya antibelicista sobre la Primera Guerra Mundial, muestra la decepción que sufrieron los jóvenes soldados alemanes durante la Primera Guerra Mundial. La transformación de un discurso patriótico a una completa desilusión y fatiga, deja un poderoso mensaje que se graba en la mente del espectador con fuego. El efecto de la película fue tal que Goebbels, ministro de Hitler, la declaró como "enemiga de Alemania".

El puente sobre el río Kwai (David Lean, 1957) 

La construcción de un puente de unos prisioneros británicos liderados por Alec Guiness bajo ordenes de sus captores japoneses es el centro de esta épica historia. Con una banda sonora memorable, fotografía espectacular y temas como el esfuerzo y el honor esta es merecidamente una de las mejores películas bélicas de la historia.

El gran escape (John Sturgues, 1963)

Su reparto estelar recrea el escape de los pilotos aliados encarcelados por la Luftwaffe nazi en el campo Stalag Luft III durante la Segunda Guerra Mundial. Las actuaciones de Steve McQueen y James Garner mientras urden un complicado plan son magníficas y constituyen una película clásica digna de ver una y otra vez. Ah, y como en la anterior, su música es inolvidable.

Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979)

Probablemente la mejor adaptación cinematográfica de un libro jamás hecha. La reversión de Coppola de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad en Vietnam narra el tenebroso y alucinógeno viaje de un comando para buscar a Kurtz, un demente coronel americano renegado. Esta fué una película cuyo rodaje fue una locura tal como el descenso del río Mekong que se muestra. En definitiva, una obra maestra atemporal que narra los horrores de una guerra caótica.

Das Boot (Wolfgang Petersen, 1981)

Cuando hablamos de guerra siempre pensamos en el campo de batalla o incluso en aviones, dejando a la marina olvidada y aún más a los submarinos. Esta película alemana muestra la claustrofobia que se vivía en el interior de los U-Boats, enemigos sumergidos que destruyeron un total de 2779 mercantes aliados. Además, aporta el punto de vista del perdedor de la Segunda Guerra Mundial, lo que la hace mucho más especial.

Full Metal Jacket (Stanley Kubrick, 1987)

Una más de las incursiones antibelicistas del maestro Stanley Kubrick, aquí podemos ver en dos partes la formación de un pelotón de soldados durante la guerra de Vietnam. Desde su entrenamiento bajo las órdenes de un severo sargento hasta su entrada en combate en la Ofensiva del Tet. Una ácida crítica a la única guerra donde los EEUU salieron perdiendo.

Rescatando al soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998)

Un inicio sobrecogedor que muestra la crudeza sangrienta del Desembarco de Normandía es el punto de partida de esta superproducción. La búsqueda de un sólo soldado por parte de un comando del ejército americano en Francia hace preguntas al espectador sobre el valor de un hombre sobre el colectivo. Una historia humana y un realismo en la batalla nunca antes mostrado la hacen un imprescindible.

Black Hawk Down (Ridley Scott, 2001)

La muy desconocida intervención en Somalia por parte de los EEUU contra los señores de la guerra fue el telón de fondo escogido por Ridley Scott para esta brutal visión de la guerra. Cuando un grupo de fuerzas de élite americanas caen con su helicóptero Black Hawk y quedan atrapados en el centro de Mogaidisco, su escape hacia la seguridad se convertirá en una verdadera lucha por la supervivencia. 

Jarhead (Sam Mendes, 2005)

Jarhead no es para nada una película de guerra al uso. Para empezar, la ausencia de combate y su extenuante representación de la Primera Guerra del Golfo marcan todo el metraje. Aún así, la inutilidad de unos marines entrenados para matar crea unos magníficos conflictos psicológicos en los personajes.

The Hurt Locker (Kathryn Bigelow, 2008) 

La brigada estadounidense antiexplosivos desplegada en Irak constituye el núcleo de este drama bélico que hizo cuestionarse a muchos sobre las guerras en Irak. Ganadora de un Oscar a mejor película los críticos la alabaron por mostrar todo aquello que no "salía en la CNN" sobre el conflicto. Mercenarios, pérdidas civiles y un enemigo invisible e inesperado logran un impresionante amalgama de situaciones. 

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas