5 documentales musicales que no te puedes perder

Te presentamos películas que pudieron filmar la esencia de la música, por complicado que parezca
-
Don't Look Back (D.A Pennebaker, 1967)  -  (Foto: Don't Look Back (D.A Pennebaker, 1967))

Seamos claros, el documental musical es un género que apasiona a melómanos y cinéfilos por igual. Si consideras que estás en ambas clases, hoy es tu día de suerte. Tras ver la joya que HBO Documentaries ha hecho sobre la vida de Kurt Cobain y Nirvana en Montage of Heck, nos quedamos con ganas de más. Así que te recomendamos 5 documentales que pueden fascinarte si eres de aquellos que quieren explorar lo que hay en la cara B del disco:

The Devil and Daniel Johnston (Jeff Feuerzeig, 2005)

Si algo se mitifica en la música, ésa es la figura del genio torturado. Daniel Johnston estaba afectado por la esquizofrenia y su música fue por ello muy reivindicada precisamente por Kurt Cobain. Su vida desdibuja los límites entre lo que es arte y lo que es locura. El material es del propio Johnston y consta de los dibujos, canciones, vídeos o monólogos en los que documentaba exhaustivamente su asfixiante vida. Con el atormentado artista de aparente narrador, entramos en su vida, obra y miedos. The Devil and Daniel Johnston no es sólo un documental musical, es algo que va mucho más allá.

Joe Strummer: The Future is Unwritten (Julien Temple, 2007)

La figura del icónico hijo de diplomáticos que fuera líder de The Clash queda clara tras ver este filme donde se analiza su vida. Además, huelga decir que Julien Temple es un maestro del documental con lo que su obra es más que pulida. Un homenaje como es debido al enigmático padrino del punk que no sólo influyó en Reino Unido sinó en todo el mundo. La marca de Strummer queda manifiesta en los testigos estelares como Jim Jarmusch, Johnny Depp, Bobby Gillespie o Mick Jagger, quienes conversan alrededor de una fogata auspiciados por la ausencia-presencia del cantante.

Dig! (Ondi Timoner, 2004)

La rivalidad de egos es el foco central de este gran documental. Múltiples bandas como Blur y Oasis salieron beneficiadas del conflicto. Es el caso de estas dos bandas de los 90, a un lado del ring está The Brian Jonestown Massacre y al otro The Dandy Warhols. Amigos en un principio, su buena relación se trunca cuando los Warhols se vuelven famosos. El magnético documental consigue tenerte pendiente de dichas disputas y ensalza a categoría de ídolo el autodestructivo líder de la BJM, Anton Newcombe. La vida de este genio psicodélico acaba siendo relatada por su nemésis, Courtney Taylor.

Gimme Shelter (David y Albert Maysles y Charlotte Zwerin, 1970)

Los Rolling Stones forman parte de ésas bandas del olimpo del rock inmortal por su longevidad. De toda su carrera, en esta magistral obra se muestra el fin del sueño hippie en los 60. Su concierto en el Festival de Altamont en 1969 pretendia seguir el espíritu de Woodstock pero fracasó miserablemente en ello. Una organización caótica, el abuso del LSD y una seguridad librada (sin mucho criterio) a una banda de moteros racista como los Hell's Angels, convirtieron el festival en una tragedia. Un realto crepuscular del final de una época y el comienzo de otra. La inocencia del rock pasó a la madurez en cuestión de un día.

Don't Look Back (D.A Pennebaker, 1967)

Una gira de tres semanas de Bob Dylan por el Reino Unido permitó al director mostrar la vida íntima del artista más influyente de folk. Se trata de un ejercicio de cine verité sin precedentes y perfectamente ejecutado, es por eso que se considera como el mejor documental musical jamás hecho. Muestra a la perfección ese tiempo en los 60 donde los músicos se volvían famosos y no lo comprendían plenamente. Súmale que con el altivo Dylan aparecen Joan Baez y Donovan y ya tienes un cóctel que se disfruta como buen vino. 

También podría interesarte

Ahora ve
Conoce los detalles de \"La Bella y La Bestia\"
No te pierdas