Las películas que causan sorpresa por no haberlas visto

Titanic, Star Wars o El Padrino, solo un pequeño grupo de gente parece no haberlas visto
-
Star Wars: Episodio IV, Una nueva esperanza (George Lucas, 1977)  -  (Foto: Star Wars: Episodio IV, Una nueva esperanza (George Lucas...)

"Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar". "Me tenías desde 'Hola'". "Yo quiero lo que ella pidió". "¡Saluda a mi amiguito!". "Nadie arrincona a Baby".

Todas estas son frases de películas famosas que, junto con muchas otras, han trascendido su origen y se han vuelto parte del lenguaje cultural. Si un amigo la menciona en una conversación, tú asientes y sonríes. "¡Ja! Entendí tu referencia. Estamos estableciendo un lazo".

A menos que no hayas visto la película.

Algunas películas están tan arraigadas en nuestra cultura que asumimos que todo el mundo las ha visto. Sin embargo, una pequeña minoría de adultos —que fuera de eso tienen una cultura abundante— nunca ha visto El Padrino, Titanic, ni (¡horror!) Star Wars.

Lo sentimos por el espectador casual cuyos amigos descubren estas pecaminosas omisiones. "¿¡Qué!? ¿No has visto Star Wars? ¿¡Qué te pasa!?".

Y sí, aunque cubrimos temas de cultura pop, en CNN también nos hemos perdido de unas cuantas películas famosas (no nos juzguen).

Echa un vistazo a nuestras confesiones cinematográficas a continuación y cuéntanos en la sección de comentarios qué películas famosas no has visto y por qué.

Star Wars

Estaba por cumplir ocho años cuando se estrenó Star Wars. Como todos los demás niños de Estados Unidos, me llevaron a verla. Pero sucede que no la vi realmente. A los diez minutos me quedé profundamente dormida.

Viajemos 20 años al futuro. Vivía en San Francisco cuando reestrenaron la cinta en 1997. Mis amigos quedaron horrorizados, absolutamente horrorizados cuando les confesé que nunca la había visto. Insistieron en que los acompañara y lo volviera a intentar. Les dije que solo iría si ellos pagaban e invitaban la botana.

Esta vez, aguanté cinco minutos antes de quedarme dormida.

Tengo una teoría acerca de por qué Star Wars me anestesia. Sospecho que cuando era niña las imágenes y los sonidos eran demasiado para mí (una especie de sobrestimulación) y simplemente me apagaba. Por qué esto ocurrió a mis casi treinta años, bueno... no lo sé. Solo sé que es la única película con la que me he quedado dormida en el cine, dos veces. A mis 45 años, eso es para mí una condecoración.

- Jessica Ravitz

Lo que el viento se llevó

Lo siento, Scarlett O'Hara. Nunca he visto Lo que el viento se llevó.

Vivo en Atlanta, en donde se estrenó Lo que el viento se llevó. Mi esposa es una historiadora especialista en el Sur de Estados Unidos y posee una gastada copia del libro. Trabajo en el CNN Center, cuya redacción solía ser un cine en el que proyectaron Lo que el viento se llevó una y otra vez.

Puedes notar que mis razones son hipócritas. La película es larga, pero no tuve problemas con la igualmente larga Lawrence de Arabia y me encanta la pausada 2001: Odisea del espacio, cinta que algunas personas comparan con ver crecer el pasto. Aunque parezca racista, ocurre lo mismo con El nacimiento de una nación y El triunfo de la voluntad y las he visto ambas (en clase de Cine, ya saben).

Pero a fin de cuentas, creo que es demasiado para mí: demasiada celebración del Viejo Sur, demasiado oropel del Viejo Hollywood, demasiados clichés.

¿Crees que debería cambiar de opinión? Francamente, cariño, me importa un comino.

- Todd Leopold

Pulp Fiction

Mi única explicación para no haber visto Pulp Fiction es que siento cierta repulsión leve. Hice el esfuerzo de ver las mejores películas de todos los tiempos hace unos cuantos meses, pero nunca pude lograrlo con esta. Sigue siendo la número 14 de mi lista de Netflix y parece que ni la posibilidad de verla en streaming me ha inspirado a verla.

¿Por qué? Tal vez sea el estilo visual. Principalmente creo que es John Travolta bailando con sus dedos en "V" sobre los ojos. Honestamente, no me encanta esa escena. Además, las cintas de crímenes de gánsteres nunca han sido lo mío (Perros de reserva sigue también desgastándose en mi purgatorio de películas por ver en Netflix).

He oído hablar de la estructura creativa del guion de Pulp Fiction, que podría ser la única razón por la que oprimiría el botón de "reproducir". Solo el tiempo lo dirá. Tal vez sea poco cool por no haber visto esta cinta, pero no me molesta.

- Nicole Saidi

Titanic

En 1997 era una adolescente angustiada, así que era demasiado grunge como para acceder a ver una película taquillera hollywoodense ñoña como Titanic. Sin embargo, usé mi identificación falsa para ver Boogie Nights, que sigue siendo una de mis películas favoritas, y fui directo a la tienda de discos al día siguiente a comprar la banda sonora. Esa era la clase de cosa que me gustaba.

Además, estaba harta del rompecorazones adolescente Leonardo DiCaprio. Era esa época en la que parecía que estrenaba una película cada pocos meses y estaba cansada de que sus penetrantes ojos azules me miraran desde las portadas de las revistas. También estaba decepcionada de James Cameron, el director de mis cintas de ciencia ficción favoritas (Terminator, Aliens), por haber incursionado en un terreno aparentemente sentimental.

En realidad es una cuestión de principios que ha perdurado hasta hoy: aún no me atraen los romances y no tengo deseo alguno de ver Titanic. Ya conozco todos los memes bobos. Además, a pesar de mis mejores esfuerzos, de alguna forma me sé toda la letra de My Heart Will Go On.

-- Emanuella Grinberg

Tiburón

Todos los años, durante la Semana del tiburón, soy un desastre.

De niña, el cartel de Tiburón me hacía llorar de miedo. La imagen de un enorme tiburón saliendo de las profundidades para almorzarse a un nadador incauto me había convencido de que los depredadores de dientes afilados podían estar al acecho en cualquier parte, incluso en la tina de mi casa. Y ni siquiera me hagan hablar de la tenebrosa música de la película. Mi madre insistía en que no tenía de qué preocuparme porque un tiburón nunca se acercaría a nuestra casa en Baltimore (adivina qué, mamá. Encontraron un gran blanco cerca de Ocean City, Maryland, así que te equivocaste).

Como me daba miedo, nunca vi la película ni ninguna de las siguientes y he evitado todas las transmisiones de la película en televisión.

Y eso no me molesta.

- Lisa Raespers France

La novicia rebelde

Déjenme empezar diciendo que no tengo nada en contra de Julie Andrews ni de los musicales.

Usualmente, cuando pones a Andrews y la frase "estallidos espontáneos de música y danza" en la misma oración, te queda Mary Poppins y esa película siempre me ha gustado (Nota mental: ¿está en Netflix? Si es así, agrégala a la lista).

Pero cuando se trata de La novicia rebelde, mi interés desaparece, sencillamente. Tal vez se deba a que de alguna forma no me presentaron la película cuando era niña (ya tenía edad para beber alcohol cuando me enteré de que la canción Do-Re-Mi es de esa película). Ya de adulta, La novicia rebelde siempre me ha parecido —seamos honestos— cursi y aburrida.

En serio, podemos culpar de todo al cartel de la película. ¿Está parada en un prado, cantando todo el tiempo? Paso.

Estoy segura de que a la mayoría de los fans de la película les gusta porque les trae recuerdos cálidos y agradables de su infancia. Yo me perdí de esa nostalgia y no tengo ningún problema con eso. Además, tengo a Dick Van Dyke y a los pingüinos bailarines.

- Breeanna Hare

Corazón valiente

Veo obsesivamente las ganadoras del premio a la mejor película, pero por alguna razón me perdí esta.

Aún no estoy seguro de por qué. Creo que tiene que ver con la idea de ver hombres vestidos con kilts y armaduras medievales golpeándose entre sí con hachas durante tres horas (los hobbits, los enanos, los elfos o los orcos son una historia diferente). Además, he leído suficiente sobre la historia de Escocia y sé cómo termina.

"Todos los hombres mueren. ¡Pero no todos los hombres viven de verdad!". Sí, sí. Tranquilos.

He visto que en los estadios de la NBA pasan cortos del grito de batalla del Mel Gibson para encender a los aficionados. Pero no creo que haberme perdido la película haya dejado un vacío cultural en mi vida. ¿Cuándo fue la última vez que se habló de Corazón valiente en una fiesta? Después de 20 años y de los muchos arranques de intolerancia de Gibson, no tengo prisa por verla.

¿Mencioné que dura tres horas?

- Brandon Griggs

Sigue leyendo en CNN Expansión.

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas