10 películas que no te van a dejar dormir

Cine de calidad que provocará pesadillas y sobresaltos a más de uno
-
El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980)  -  (Foto: El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980))

Sabes que una película del género de terror es una obra maestra cuando te sigue como un espíritu tras verla. Hablamos de aquellas que consiguen mantenerte en vela y reprimirte las ganas de ir al baño para evitar cruzar un oscuro pasillo con una tétrica figura al final. 

Hoy hemos creído oportuno hacer una selección de ese cine que es material de pesadillas en celuloide. Aquí tienes 10 películas que son como una puñalada de un psicópata, una posesión demoníaca o la mirada de una niña pálida vestida de blanco.

1. El exorcista (1973, William Friedkin)

La cabeza llena de llagas de la pequeña Reagan dando vueltas sobre si misma consigue horrorizar hasta al más valiente. El Exorcista es una cinta que ha marcado historia y es considerada por muchos como la mejor expresión del terror jamás grabada.

El ambiente claustrofóbico de la más famosa posesión infernal tuvo horribles problemas de rodaje, actores que murieron tras grabarla (Jack McGowran) y hasa un incendio en el set. Además, el director lanzaba petardos durante las escenas para mantener a los actores tensos y construía sets dentro de cámaras frigoríficas para hacer el vaho más real. Un verdadero infierno fuera y dentro de la pantalla.

 

2. Masacre en Texas (Tobe Hopper, 1974) 

Con esta película se desarrollaron las pesadillas asociadas con una sierra mecánica. Tobe Hopper, su creador, tuvo la macabra idea de incluir la sierra tras estar en una tienda atestada de gente y querer abrirse paso entre ellos. De hecho, la enorme cantidad de violencia gráfica y gore que aparecía en pantalla hizo que fuera prohibida en muchos países. No era para menos, la historia de estos desafortunados viajeros asesinados por una familia de caníbales texana era demasiado escalofriante. Además, el monstruoso asesino Leatherface es reconocido como uno de los psicópatas más famosos del cine. 

 

 

3. Halloween (John Carpenter, 1978)

Hablando de psicópatas, es imposible no mencionar la máscara inexpresiva y el cuchillo de Michael Myers. Este clásico de Carpenter puede presumir de haber dado inicio al género slasher, donde un villano enmascarado aterroriza adolescentes. Puede que fuera la maestría del director al enseñar una no tan evidente violencia a través de su detallista manejo de la cámara lo que la hizo una película definitoria del horror.

 

4. El resplandor (Stanley Kubrick, 1980)

Todo lo que tocaba Stanley Kubrick automáticamente se transformaba en oro fílmico. Su obra maestra del terror fue la adaptación de una novela de Stephen King y el resultado es una gran obra psicológicamente claustrofóbica. La caída de Jack Torrance, interpretado por un magistral Jack Nicholson, en la locura provocada por un hotel maldito que guarda con su familia es algo que dificilmente podremos olvidar. 

Durante el rodaje, el perfeccionismo de Kubrick logró convencer a los actores de que estaban encerrados en el hotel con un loco. Cientos de tomas repetidas hasta la desesperación consiguieron transmitir ese desasosiego tan presente en el Hotel Overlook. Escenas formalmente perfectas y un gran impacto en la cultura popular nos demuestran el valor que tiene esta película. REDRUM.

 

5. Poltergeist (Tobe Hopper, 1982)

Tras ver esta cinta de los ochenta ningún lugar en el que estés te parecerá seguro. Dando un giro a las tramas de casas encantadas, el hogar suburbano donde vive la familia Freeling comienza a sufrir fenómenos paranormales asociados a fantasmas. Un terror sin cara e incorpóreo, que usa los objetos corrientes (como la icónica televisión) en tu contra, te mantendrá en constante tensión. Además, ésta también es una saga maldita, pues dicen que "provocó" la muerte de las dos actrices protagonistas.

Evidentemente, "ya están aquí" los reboots de este año y Poltergeist es uno de ellos. Aunque sabemos que no será para nada tan espeluznante como la original.

 

Leer: 8 pasos para vestir como Brad Pitt

6. Ringu (Hideo Nakata, 1998) 

A finales de los 90, Hollywood se dio cuenta de la asombrosa capacidad de los nipones a la hora de provocar terribles sobresaltos y malestar con su cine de terror. El papel de Ringu fue esencial en ello, tanto que los americanos obviamente hicieron un remake a la que pudieron.

La cinta maldita que provoca la muerte siete días después de verla, la niña Sadako saliendo de la televisión y su atmósfera de terror psicológico son elementos definitorios de este J-Horror que marcó toda una década. Pese a eso, la inspiración de Nakata fue bastante americana, por sorprendente que parezca: se basó en Poltergeist.

 

7. The Blair Witch Project (1999, Eduardo Sánchez y Daniel Myrick)

Actualmente estamos más que acostumbrados a la temblorosa cámara subjetiva, con películas como Paranormal Activity. Aún así, la que inició este cambio y consiguió 248 millones de dólares habiendo sido filmada sólo con $20,000 dólares siempre tendrá su mérito. La ficción del documental falso de unos estudiantes que buscan aclarar una leyenda local sobre una bruja que asesina niños no era un recurso tan típico en los 90 y le otorgaba una verosimilitud escabrosa. Aunque, en realidad, lo que más nos transmite la película es el miedo de los actores que grabaron la película casi sin ayuda (y sin bruja) en un bosque aislado de Maryland

 

8. [Rec] (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2008)

Esta película rodada en Barcelona nos dio una lección sobre el buen uso de la cámara subjetiva. Siguiendo a un equipo de reporteros que acompañan a unos bomberos a investigar un accidente doméstico, acabamos encerrados con ellos en un sangriento brote vírico zombie. La claustrofobia y una tensión que aumenta conforme pasan los minutos tienen como resultado una obra maestra altamente impactante que destroza muchas convenciones del género para asentar nuevos modelos. Respecto a sus remakes americanos (Quarantine, 2009) y las propias secuelas españolas, digamos que nunca estuvieron a la altura del filme original.

 

 

9. The Babadook (Jennifer Kent, 2014)

De Australia vino el terror. Esta cinta altamente simbólica explora la relación madre-hijo de una forma atroz nunca vista antes, cosa que se agradece al ser un vínculo tan sagrado en Hollywood. Una madre viuda y su hijo se enfrentan a un tétrico ser que amenaza con destruir su relación, aunque en una cinta tan inteligente como ésta pueden esperar que nada sea lo que parezca. Terror clásico en una ópera prima que bien ganó el aprobado de la crítica (Círculo de Críticos de Nueva York) y una buena cosecha de premios en festivales especializados como Sitges.

 

10. It Follows (2015, David Robert Mitchell)

Una tétrica entidad sobrenatural que te persigue caminando sin cesar y que es transmitida a través de relaciones sexuales. Tu única forma de escapar de este ser obstinado es pasando la maldición de la misma forma a alguien. Con una premisa tan demencial, novedosa e inteligente, ésta es una de las películas que más han triunfado este año. Fuertes influencias del cine de terror de los 80 y una banda sonora digna de Carpenter, hecha con estridentes sintetizadores por Distasterpeace, son los ingredientes principales de una mezcla atroz perfecta. Este año no puedes ni debes perderte este instantáneo clásico de culto.

¿Hemos olvidado alguna película que te aterrorizó en tus sueños? No dudes en mencionarla en la sección de comentarios.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas