Las 8 películas básicas del cine negro

Repasamos las oscuras películas de detectives e intriga que es necesario que veas
-
El sueño eterno (Howard Hawks, 1946)  -  (Foto: El sueño eterno (Howard Hawks, 1946))

Humo de cigarro, revólveres cortos dentro de gabardinas largas, masculinos detectives privados con sombrero y femmes fatales que los engañan para salirse con la suya. El cine negro o film noir (término acuñado por el crítico Nino Frank) tuvo su gran apogeo durante las décadas de los 40s y 50s. Aunque los expertos no saben todavía definirlo con precisión, su estilística y puesta en escena tenebrosa le dieron su nombre y lo diferenciaron del popular cine de gángsters, con el que comparte las temáticas delicitivas. 

Hoy nos hemos dado el lujo de hacer uso de nuestra licencia de investigadores para traerte las 8 joyas del género que es necesario que todo hombre integre en su amplia cultura. Aquí las tienes:

El halcón maltés (John Huston, 1941)

Basada en la novela homónima de Dashiel Hammett, se considera esta obra maestra de Huston la primera película estilísticamente noir. El papel del icónico detective Sam Spade no podía ser de otro que del intérprete policíaco más masculino, Humphrey Bogart. El encargo de una misteriosa mujer, encarnada por Mary Astor, involucra a Spade en una complicada red de mentiras y asesiantos alredor de una valiosa estatua templaria de un halcón. Sin duda, la mejor película para iniciarse en este turbio universo.

 

Pacto de sangre (Billy Wilder, 1944)

No todo fueron comedias en la carrera de Billy Wilder, también dirigió múltiples aportaciones esenciales a este tipo de cine. Ayudado por el otro gran escritor de novelas, Raymond Chandler, Wilder adaptó esta complicada trama de femmes fatales. Y no podemos hablar de femme fatales sin mencionar la brillante actuación como predadora/psicópata de una Barbara Stenwyck que convence a un manipulable agente de seguros Walter Neff para que mate a su marido. Si Woody Allen la definió como "la mejor película jamás hecha", será por algo...

 

El sueño eterno (Howard Hawks, 1946)

Howard Hawks sabía lo que hacía y esta obra maestra del séptimo arte lo demuestra. Explicar la complicadísima trama es una labor imposible, ya que deja muchas partes de esta sin desarrollar. Consecuentemente, tenemos un laberinto de asesinatos y chantajes con el detective Phillip Marlowe de Raymond Chandler, interpretado por el indispensable Bogart, en el centro. La bella Lauren Bacall acompañándolo en su desorientada investigación es algo que también suma un valor incalculable al filme.

 

El tercer hombre (Carol Reed, 1949)

Esta película británica es un clásico en todas las definiciones de la palabra. La intriga de post-guerra en una Viena dividida entre comunistas y aliados nos brinda una historia perfectamente ejecutada. El protagonista, interpretado por Joseph Cotten, y la búsqueda de su fantasmagórico amigo, Harry Lime, ocupan el centro de la atmosférica historia. Todo esto con una acertadísima banda sonora que nos dirige a uno de los mejores giros argumentales hechos en toda la historia del cine. Estamos hablando de verdadero oro fílmico.

Leer: Las películas que ellas te obligaron a ver

El ocaso de una vida (Billy Wilder, 1950)

Llegamos a la segunda aparición de Wilder en esta lista. No es para menos, el director se coronó con esta cruda representación de Hollywood. Pese a que no hay detectives, la trama aglutina plenamente la esencia del género. La actriz pasada de moda Norma Desmond (Gloria Swanson) que sueña con su retorno a la gran pantalla y cuenta con la ayuda de su guionista Joe Gillis (William Holden) es el clásico esquema narrativo de "mujer usa a hombre"/"hombre usa a mujer". Añadiendo disparos y la mejor interpretación de la femme fatale en el cine, tenemos una de las destinadas a figurar como verdadera obra de arte. 

 

La jungla de asfalto (John Huston, 1950)

Un plan maestro de un grupo de expertos delincuentes para robar una joyería en la noche acabará en las inevitables traiciones lujuriosas. Un oscurísimo thriller criminal donde ningún personaje es eludible. Ah, y cuenta con la participación de la siempre apreciada "tentación rubia", Marilyn Monroe. Se la podría considerar como el origen de todas las películas de "robos", así que si te preguntabas de donde salía Ocean's Eleven aquí tienes tu respuesta.

 

Sombras del Mal (Orson Welles, 1958)

Como es el caso del western, este tipo de cine también tuvo su época crepuscular antes de resurgir nuevamente. Una de las últimas películas que vieron brillar el género fue la perfecta Sombras del Mal. Desde su primer plano secuencia con un auto que oculta una bomba en su maletero, la película nos sumerge en las tensiones criminales de Tijuana. Marihuana, policía corrupta y asesinatos nos enganchan desde el mismo principio... Tanto que no podemos hacer otra cosa que quitarnos el sombrero ante la inventiva de Welles.

 

Barrio chino (Roman Polanski, 1974)

No fue hasta los 70 que los detectives volvieron a la carga. En este caso, el investigador Jake Gittes, interpretado por un joven Jack Nicholson, investiga los oscuros secretos de codicia en una empresa inmobiliara familiar en Los Ángeles durante años 30. Obviamente, también encontramos a una bella mujer con secretos intepretada por Faye Dunaway y a uno de los directores estrella del noir interpretando al villano, el mismísimo John Huston. La película ganó un Oscar a Mejor Guión Original y regresó al detective a su merecido lugar.

¿Hemos olvidado alguna película de cine negro imprescindible para todo cinéfilo? No dudes en ponerlo en la sección de comentarios.

 También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×