Las 10 mejores comedias del cine

Listamos lo mejor que ha hecho el cine para provocar carcajadas
-
Loca Academia de Policía (Hugh Wilson, 1984)  -  (Foto: Loca Academia de Policía (Hugh Wilson, 1984))

A veces no hay nada mejor que una película que te haga emitir carcajadas audiblemente para desconectar tras un duro día. Por ese preciso motivo, hace una semana te hicimos la pregunta de la semana para saber cuáles eran las películas cómicas más valoradas entre nuestros lectores.

Tras debatirlo en la redacción, también hemos escogido nuestras favoritas y las hemos juntado con tus sugerencias (marcadas con un asterisco). Con ello hemos elaborado la lista definitiva de 10 filmes de comedia que es necesario que todo hombre vea. Esperamos que tu y tu diafragma la disfruten.

La fiesta inolvidable (Blake Edwards, 1968)

Una premisa tan alocada como un extra indio siendo invitado a una fiesta de Hollywood en una casa plenamente tecnificada da el tiro de salida a este genial descenso en espiral al caos y al absurdo. Teniendo en cuenta que su protagonista es un Peter Sellers camaleónico y patoso que domina a la perfección el acento hindú, podemos esperar cualquier cosa. Todo un esencial.

 

 

El jovencito Frankenstein (Mel Brooks, 1974)

"No me llamo Frankenstein, me llamo Fronkonsteen", asevera el hijo del famoso doctor Frankenstein, encarnado por Gene Wilder, a sus alumnos al comenzar la película. La parodia o adaptación de Brooks sobrepasa todo límite concebible de humor con un blanco y negro propio de las antiguas películas de Universal sobre el icónico monstruo. Recalcamos especialmente el número musical de Broadway interpretado por la criatura y su creador mientras cantan Puttin' on the Ritz.

 

La Vida de Brian (Terry Jones, 1979)

Y hablando de parodias, los británicos Monty Python (los Beatles del humor), consiguieron lo que nadie había hecho riéndose del Nuevo Testamento. Aquí la Virgen no es tan virgen, el Mesías no es tan milagroso y Poncio Pilato es más un fresa que un dirigente político. Una sátira de todo lo satirizable que es necesario que las audiencias vean y adoren. Amén.

 

¿Y dónde está el piloto? (Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, 1980)

Esta película marcó un antes y un después insertando su peculiar surrealismo y slapstick en una película de desastres aéreos. La innovación de sus gags visuales y diálogos absurdos crearon escuela y sorprenden cada vez que vuelves a verlos, pues toda ella está plagada de pequeños detalles. Desde el piloto automático con inflado de emergencia conveniente al ex-piloto tan pesado que logra el suicido ajeno, pasando por el siempre gracioso Leslie Nielsen como el médico de abordo, todo es chistoso. Un verdadero imprescindible.

 

Loca Academia de Policía (Hugh Wilson, 1984)*

Jamás podremos olvidar la promoción de cadetes de policía bajo el mando del irascible Teniente Harris. Mahoney, Hightower, la patosa Hooks o el imitador de ruidos Jones y sus peripecias conforman una de las mejores películas de los 80 con la que muchos crecimos. En la época tuvo una recaudación de 146 millones de dólares, conviriténdola en un éxito de taquilla y consiguiendo comenzar una saga de seis películas ( desgraciadamente no todas tan divertidas como la primera).

Leer: 60 tipos de persona que odiamos

Hechizo del tiempo (Harold Ramis, 1993)

Todo un clásico de culto protagonizado por un reportero hater, interpretado por el siempre entrañable Bill Murray, que queda condenado a repetir el mismo día una vez y otra en un aburrido pueblo de Pensilvania. Para salir de este ciclo debe aprender a ser mejor persona y conseguir la felicidad de todo el mundo, incluyendo la chica (Andie MacDowell). Sin duda, una película básica del género dirigida por el genial Harold Ramis. Resulta tan repetible como su argumento.

  

El reportero: la leyenda de Ron Burgundy (Adam McKay, 2004)*

A Will Ferrell le gusta gritar y la comedia simple pero efectiva y eso no es necesariamente algo malo. Efectivamente, esta película sobre el reportero machista y poco inteligente de los 70, llamado Ron Burgundy, es un favorito de las audiencias por algo. Ferrell es complementado por un equipo de noticias igual de absurdo que su personaje del que reivindicamos a Steve Carrell haciendo de reportero del tiempo borderline. Toda una joya que hará saltar lágrimas de risa de tus ojos con sus diálogos rápidos y situaciones incómodas.

 

 

Napoleon Dynamite (Jared Hess, 2004)*

Cuando MTV estrenó esta película independiente y casi casera nadie esperaba en lo que se convertiría. Este clásico de culto logró el aprecio de la crítica y recaudó nada más y nada menos que 46 millones de dólares relatando la curiosa vida de un estudiante nerd de Idaho. Una extravagancia cómica que es necesario que todo hombre vea al menos una vez en la vida.

 

Super Cool (Greg Mottola, 2007)*

Cuando nos habíamos olvidado por completo de la comedia adolescente, el productor que prácticamente la inventó, Judd Apatow, nos brindó esta maestra película sobre el grupo de amigos poco populares de una escuela tratando de comprar alcohol para su fiesta. Nos trasladó a todos a nuestros años adolescentes. Super Cool logra transmitir la épica de una aventura con situaciones ridículas del dúo interpretado por Jonah Hill y Michael Cera. Además, el personaje de McLovin de Cristopher Mintz-Plasse es ya toda una institución en el ideario de la comedia como tal. 

 

Pineapple Express (David Gordon Green, 2008)*

Toda la esencia de las stoner-comedies de la década de los 70 fue recuperada por el ya inseparable dúo compuesto por Seth Rogen y James Franco. También producida por Apatow, las aventuras de un oficinista pacheco y su dealer contra los traficantes tienen tanto secuencias de acción dignas de Vin Diesel como momentos de total hilaridad. La película fue tan exitosa que estableció una marca de estos dos actores como pareja que se ha visto repetida con éxito en Este es el Fin y en la polémica La entrevista.

¿Crees que falta una película hilarante que no hayamos mencionado? No dudes en escribirlo en la sección de comentarios.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas