Las ‘chicas Bond’, algo más que un simple atractivo visual

Las féminas de 007 siempre han resaltado por ser mujeres hermosas, pero letales
-
Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962)  -  (Foto: Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962))

James Bond: Guapo. Inteligente. Letal.

La Chica Bond: Hermosa. Sensual. Peligrosa.

¿Eso es todo lo que se puede decir sobre estas mujeres?

Tal vez deberías pensarlo nuevamente (tendrás la oportunidad de hacerlo a partir de este viernes cuando se estrene Spectre, la más reciente aventura del agente 007).

Incluso en la década de 1960, las protagonistas de las cintas de James Bond han tenido una profundidad asombrosa, señala Lisa Funnell, profesora de la Universidad de Oklahoma, Estados Unidos, y autora del libro For His Eyes Only: The Women of James Bond.

"Las películas de la década de 1960 no son tan predecibles. Había una gran variedad de roles femeninos", dijo. En Thunderball, de 1965, la agente de SPECTRE, Fiona Volpe; Paula Caplan, la colega de Bond, e incluso Domino (la mujer a la que Bond enamora y con la que se queda al final) desafían la masculinidad del héroe.

Claro que a lo largo de los 53 años de existencia de la serie de películas de Bond, las mujeres han tenido nombres como Tiffany Case y Pussy Galore, Vesper Lynd y Kissy Suzuki (ah, también Holly Goodhead y Strawberry Fields). Pero no dejes que los juegos de palabras te engañen: aunque las chicas Bond a veces han sido un estereotipo, han evolucionado como personajes.

Además, hasta hace poco Bond no tenía precisamente mucha profundidad más allá de una voluntad férrea, buen gusto y una tendencia a librarse de situaciones complicadas. Estas son algunas de las razones por las que ha tenido que madurar:

El nombre es Rigg. Y Yeoh. Y Berry.

Aunque las cintas de Bond tienen su buena dosis de atractivo visual, varias de las actrices de la serie han logrado conservar la dignidad al lado de actores como Sean Connery, Timothy Dalton y Daniel Craig, sin mencionar los guiones bobos ocasionales.

Honor Blackman, quien encarnó a Pussy Galore en Goldfinger, ya era la coprotagonista de Patrick Macnee en The Avengers cuando la eligieron para la película de James Bond.

Diana Rigg, cuyo personaje Teresa di Vincenzo se casa con Bond en Al servicio secreto de Su Majestad, también fue protagonista de The Avengers con Macnee. Es probable que el público de hoy conozca mejor a Rigg por su actuación como Lady Olenna Tyrell en la serie de televisión Game of Thrones.

Michelle Yeoh, quien encarnó a Wai Lin, la experta en artes marciales de El mañana nunca muere, fue protagonista de El tigre y el dragón y en Sunshine, de Danny Boyle. Halle Berry ganó un Óscar por Monster's Ball e inmediatamente después hizo el papel de Jinx Johnson en Muere otro día.

 

M y Moneypenny

M, la jefa de Bond en el MI6, fue un papel masculino por mucho tiempo (primero fue Bernard Lee y luego Robert Brown). Pero con la llegada de Judi Dench en Goldeneye, los productores reconocieron que una nueva era había comenzado, de acuerdo con Funnell.

"Ahora hay una mujer en el poder y en cierto momento le dice a Bond (que) el mundo a su alrededor ha cambiado, pero él sigue atrapado en el pasado", dijo. "Tener a alguien como Judi Dench... ella simplemente tiene una gran presencia sin decir un solo parlamento. Creo que fue un gran paso para la franquicia".

La llegada de Dench coincidió con el fortalecimiento de las mujeres en las cintas de Bond, agregó.

Incluso la señorita Moneypenny, la secretaria de M, ha crecido. Aunque alguna vez fue fuente de situaciones cómicas y de coqueteos ("la solterona que me amó"), ahora su papel está a cargo de una joven exagente, protagonizada por Naomie Harris.

Harris ha derribado el estereotipo de la Chica Bond.

"Ese es simplemente el título que se asigna a las mujeres que figuran en las cintas de Bond, aunque actualmente hemos llegado tan lejos en cuanto a la naturaleza de esos personajes que ya no son estereotipos, pueden ser cualquier cosa", dijo a la revista Timeen 2012.

No se metan con Rosa Klebb

Aunque Bond ha tenido que vérselas con muchos Blofelds, algunos de sus adversarios más inteligentes han sido mujeres.

Tal vez la más diabólica ha sido Rosa Klebb en Desde Rusia con amor, protagonizada por Lotte Lenya. Ella se encarga de la conspiración para matar a Bond y luego trata de hacerlo personalmente al final de la cinta (alerta de revelación: fracasa).

Funnell también siente gran cariño por Octopussy, protagonizada por Maud Adams. Al principio era una contrabandista de joyas y enemiga de Bond en la cinta de 1983 con el mismo nombre, aunque a final de cuentas se pone de su lado.

"Me encanta la idea de estar en una isla llena de mujeres independientes que pueden cuidar de sí", dijo.

Sigue leyendo en CNN Expansión.

Ahora ve
Entrevista con Ruby Rose ( xXx: Reactivado, Orange Is The New Black)
No te pierdas