Las películas y especiales de Navidad más atípicos

Listamos aquellas películas que, afortunadamente, no cuentan la misma historia de siempre
-
Die Hard (John McTiernan, 1988)  -  (Foto: Die Hard (John McTiernan, 1988))

No todo es Tim Allen engordando hasta convertirse en el anciano vestido rojo que vive en el polo norte. No todas las historias beben del Mr. Scrooge dickensiano atormentado por los cuatro sempiternos fantasmas del pasado, el presente, el futuro y la repetición. Por suerte, en estas fechas, no siempre es necesario ver las mismas películas, conformando así un bucle infinito de hastío

No. Hay otras opciones y es por eso que hoy te ofrecemos una lista de películas navideñas alternativas pensadas para aquellos que aborrecen los excesos azucarados de emociones y lágrimas fáciles. Joyas extrañas en las que se da un giro de 180 grados a la previsible trama o donde las fiestas decembrinas constituyen el ambiente para construir historias mucho más interesantes que las estereotípicas.

Bienvenido a nuestra selección de cine navideño atípico.

Star Wars Holiday Special (George Lucas, 1978)

El bueno de Lucas siempre creyó que nos habíamos olvidado de este horripilante a la par que gracioso especial navideño que explotaba la popularidad de la saga galáctica. Ante todo, te pedimos que no veas esto como fan sino como ser humano para que puedas disfrutar de toda su absurdidad. La familia de Chewbacca (incluyendo a un terrorífico abuelo) o un número de cantina extrañísimo son buenos ejemplos de a lo que nos referimos.

 

La vida de Brian (Terry Jones, 1979)

La mejor respuesta a las películas bíblicas, tan típicas de las Navidades (y la Semana Santa). Siempre es un buen momento para gozar de la peculiar historia de Brian, un mesías más en el antiguo Jerusalén. Aquí verás desde un nacimiento bastante distinto al que estamos acostumbrados hasta una crucifixión musical. Todo un básico que nos demuestra que nos podemos reír de todo y, además, sanamente.

 

Gremlins (Joe Dante, 1984)

Unas bestias verdes y malvadas invaden la Nochebuena de un pueblo estadounidense causando el caos y la muerte por donde pasan. Esta película constituye un lado B perfecto de la historia navideña típica con un peculiar humor negro. Además, todo es responsabilidad de un adolescente que incumple las normas, o sea que tiene moralina. Ideal para aquellos a quienes no les gusta la Navidad pero quieren a alguien más violento que el Grinch para destruirla.

 

Brazil (Terry Gilliam, 1985)

La psicotrópica distopía imaginada por el expython sucede durante una Navidad celebrada en una sombría sociedad basada en la burocracia. Aquí, las fiestas funcionan como una forma de romper la ilusión desde la primera escena, en la que un padre de familia es detenido mientras celebra con su mujer e hijos la Nochebuena. De esta manera, la película rompe cualquier bondad o magia como un niño rompe el papel de su regalo, haciéndolo trizas. Súmale un Santa Claus en silla de ruedas y ya tienes la película más extraña grabada jamás sobre el tema.

 

Die Hard (John McTiernan, 1988)

Quizás nuestra favorita, al situar una perfecta película de acción en el marco de Nochebuena. No dejes que las pésimas secuelas sobre el detective neoyorquino John McClane eclipsen esta joya. Disparos, explosiones y sangre en el Nakatomi Plaza hacen de ésta todo menos una noche de paz. Yippee ki-yay, motherfucker!

Leer: 25 cosas que odiamos de la Navidad

Batman Returns (Tim Burton, 1992)

Antes de que apareciera el Arnold Scharzenneger de Mr. Frío en la saga que sólo Cristopher Nolan pudo recuperar, estaba Tim Burton al frente del superhéroe de la Ciudad Gótica, con un joven Michael Keaton bajo la máscara de murciélago. Esta fenomenal segunda parte se situaba en tan señaladas fechas y contaba con Danny DeVito en el papel del temible Pingüino. Un clásico que es necesario que revisiones.

 

Merry Christmas Mr. Bean (John Birkin, 1992)

Nuestro extravagante y estúpido británico favorito también tuvo su especial navideño y se trata de uno de los más divertidos que hemos visto en su serie. Creemos que es mejor que lo mires por ti mismo pero como ejemplo del nivel del que estamos hablando, mencionaremos ese momento en el que juega con la escena de la natividad añadiéndole un T-Rex, un Dalek de Dr. Who y hasta unos cuantos tanques. Oro puro... y no hablamos del de Baltasar.

 

Nightmare Before Christmas (Henry Selick, 1993)

Tal como es válido ver esta película en Halloween, también lo es –y de hecho todavía más– en Navidad. Sinceramente, no faltan motivos para apreciar una vez más las aventuras de Jack Skellington, y si necesitas alguno más revisa esta lista.

 

In Bruges (Martin McDonagh, 2009)

La historia de dos sicarios esperando en la ciudad belga al castigo de su jefe tras fallar miserablemente durante su último trabajo es una de las maneras más amargas de pasar la Navidad que nos ha regalado el cine. Una genial comedia negra que cuenta con Colin Farrell como protagonista y que te recomendamos encarecidamente. Además, la corte de secundarios tan dementes como un enano racista también son un punto a favor del filme.

 

White Christmas, Black Mirror (Charlie Brooker, 2014)

Nos atrevemos a decir que este puede ser el mejor especial de Navidad hecho jamás. En una época en la que las series casi pueden ser películas, el guionista británico Charlie Booker nos sorprendió con su Twilight Zone de la época del smartphone cuyos capítulos funcionan de manera independiente. Su especial navideño cuenta con la participación de Jon Hamm y se trata de un cuento de terror sobre la tecnología posible en los próximos años que asusta más que cualquier Santa Claus asesino.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas