La historia detrás del Calendario Pirelli 2016

Viajamos a Londres para conocer a detalle el calendario, que se renovó en manos de Annie Leibovitz
-
Foto de Aydee Cuevas  -  (Foto: Foto de Aydee Cuevas)

Decirle "no" a Annie Leibovitz es imposible. Eso es algo que bien saben las múltiples personalidades que han desfilado, desde los años 70, ante la cámara de esta leyenda viva de la fotografía, nacida en 1949 en Connecticut, Estados Unidos. Autora de imágenes grabadas en la retina universal, como la que le tomó a John Lennon totalmente desnudo y acurrucado al lado de su esposa Yoko Ono para Rolling Stone, horas antes de su asesinato en 1980, Leibovitz representa a la perfección la fusión entre creatividad genuina y medios de comunicación de masas, o cómo llevarla a cabo sin demeritar la calidad artística ni el impacto mediático y comercial.

Meryl Streep jalándose la cara; Whoopi Goldberg sumergida en una tina llena de leche; la reina Isabel sin corona; Leonardo DiCaprio con un cisne envuelto en su cuello; Demi Moore embarazada de siete meses; Miley Cyrus convertida en modelo de un óleo renacentista, Michael Jackson suspendido sobre las puntas de sus pies en el punto medio de su transformación racial; la primera foto de familia presidencial de los Obama; la hipnótica desnudez de la espalda tatuada y de la mirada de Angelina Jolie sumergidas en el agua...

Pocas personas pueden presumir de haber conseguido que los personajes públicos más perseguidos del planeta no sólo accedan a posar, sino que gusten de hacerlo. Y es que, ya sea para Rolling Stone, Vanity Fair, Vogue o campañas para American Express o Louis Vuitton, la obra de Leibovitz siempre aporta una mirada tan arriesgada como limpia que, sin asustar ni caer en la extravagancia desmesurada, cambia las reglas de la fotografía editorial y comercial cada vez que se publica.

Todo esto hace que la decisión que el pasado año tuvieron Marco Tronchetti, director de Pirelli, y los suyos de preparar algo totalmente diferente para la nueva edición del calendario más legendario de cada año, con Annie Leibovitz al frente del proyecto, no sorprenda en lo más mínimo. ¿Quién mejor que aquella a la que nunca le dicen que no? Nadie. Nadie mejor para darle un nuevo enfoque a este almanaque ya mítico, reconocido por convocar a los mejores artífices de la fotografía y a las modelos más arrebatadoras del globo. Una línea que la fotógrafa ha roto en esta nueva versión al reunir a 13 mujeres influyentes no por su físico, sino por sus logros, en una serie de sencillos retratos de estudio, en blanco y negro, con ropa y tremendamente directos.

"Es más un libro que un calendario", reflexionó la fotógrafa durante la exclusiva presentación en Londres. "Se trata de retratos muy simples realizados durante sesiones muy cortas, acompañados todos ellos de textos que explican quiénes son cada una de estas fascinantes mujeres. Estoy muy orgullosa, tanto del resultado como de Pirelli. En 2000 ya me convencieron para hacer mi primera serie de desnudos y ahora me han vuelto a retar, pero de una forma distinta, tanto o más excitante que aquella, pues esta vez se trataba de algo que nadie esperaba".

Leer: Las tendencias que marcarán este 2016

Tomados en su estudio de Nueva York, los retratos muestran de forma estudiadamente natural la fortaleza y la personalidad de mujeres como la liviana Yao Chen (actriz con más de 70 millones de seguidores en redes sociales y primera embajadora china de ACNUR), la robusta Serena Williams (referencia indiscutible del tenis femenino), Tavi Gevinson (bloguera, actriz y líder de opinión de las nuevas generaciones), la siempre acertada Patti Smith (poeta del rock), la irreverente Amy Schumer (humor televisivo para la era de internet), Agnes Gund (una de las coleccionistas de arte moderno más importantes del mundo), Yoko Ono (82 años despertando de todo menos indiferencia), Natalia Vodianova (modelo y filántropa) o Kathleen Kennedy (presidenta de Lucasfilm en esta nueva etapa de Star Wars).

Todas ellas conforman un mosaico aparentemente homogéneo pero lleno de matices de la mujer contemporánea, en el que la desnudez esta vez brota de las arrugas que trae la experiencia, o de la fragilidad de una juventud exitosa, suave pero temblorosa. ¿La razón de esta nueva perspectiva? No ha habido declaraciones contundentes al respecto, como tampoco sabemos si Pirelli propuso el concepto a Leibovitz o fue al revés, pero nos aventuramos a entenderlo como el inicio de una nueva etapa para el calendario tras medio siglo de vida. No creemos que en 2017 siga la misma línea, pero sí que se trata de una clara parada en el camino para reflexionar antes de seguir adelante.

Algo necesario si tenemos en cuenta que, durante la presentación, se abrió un debate ineludible: ¿cómo está afectando a proyectos pensados desde la exclusividad, como este limitado calendario, la rapidez con que todo su contenido habita internet? La respuesta de Leibovitz fue escurridiza: "Es una pregunta para Pirelli".

Este texto pertenece a la edición impresa de febrero de 2016 de Life and Style.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas