Entrevista con los directores nominados 4: Spotlight

Tom McCarthy aprendió de sus errores y realizó un gran filme
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

A sus 49 años, el director y guionista estadounidense puso su nombre en la marquesina tras un par de décadas de trabajo duro. Filmes  como Win Win o The Cobbler le permitieron aprender de sus errores impulsándolo a progresar en su entendimiento del lenguaje del cine. Hoy, con Spotlight, da cátedra de lo aprendido. 

Aunque comenzó como actor, y desde que apareció por primera vez en una pantalla en 1992, con Crossing the Bridge, nunca le ha faltado el trabajo. Siempre se ha destacado mucho más como guionista y director, ,donde la repercusión llegó cuando debutó como director con The Station Agent. Hoy, el nativo de Nueva Jersey, de 49 años, continúa su romance con la Academia con una doble nominación, al Mejor guión original y al Mejor director por su brillante labor en la sorpresiva Spotlight

¿Cómo fue que llegaste a Spotlight?

Dos productores, Nicole Rocklin y Bly Faust, me propusieron la idea. Ellos habían estado siguiendo el material, habían comprado los derechos de la vida de estos reporteros y luego se pusieron en contacto con dos productores con mucha mas experiencia, Steven Golin y su socio Michael Sugar, en Anonymous Content. Me sumé porque me parecía que había una verdadera historia en esta investigación. Lo que me atrajo originalmente fue la idea de este editor que llega del Miami Herald, Marty Baron, a la ciudad más católica de Estados Unidos, Boston, y en su primera reunión con el equipo periodístico pone la mira en la Iglesia católica. Me pareció una historia profundamente atractiva. Con mi coguionista, Josh Singer, nos pusimos a investigar más profundamente el tema y nos dimos cuenta de que el material era muy rico y profundo, y que había muchas maneras de encararlo desde una perspectiva cinematográfica. De todos modos, desde un principio decidimos que la mejor forma de experimentar la película era a través de los ojos de los reporteros y de su trabajo.

Habías estado trabajando en pequeñas películas independientes, ¿en qué medida la experiencia de rodar esta cinta fue diferente?

En los actores con los que pude contar no hubo una gran diferencia con respecto a mis películas previas porque siempre he trabajado con algunos de los mejores actores de la industria. Tal vez lo que ha cambiado es el nivel de su visibilidad, porque los que trabajaron en En Spotlight son, obviamente, algunas de las figuras más conocidas que están trabajando en el mejor nivel posible, pero el proceso ha sido bastante similar al de mis películas previas. Simplemente cambió el lienzo sobre el que pude trabajar, que fue mucho más grande. Tampoco es que hayamos contado con un presupuesto mucho más grande que el de mis otras películas. Pero el mayor desafío fue mantener el espíritu de gran elenco que tenía esta película, porque siempre eran varios los actores en escena.

¿Te sientes más cómodo al escribir o al dirigir? 

La verdad es que comencé como actor y es algo que extraño. Ojalá alguien me contratara para actuar en una película... de todos modos, todo ha venido bastante de la mano. Recuerdo que cuando me acababa de graduar en Yale dirigí la primera obra que escribí, y era la primera vez que no actuaba. Mientras lo hacía me di cuenta de que me entusiasmaba tanto ver cómo reaccionaba la audiencia y aprendiendo de cada función que estando en el escenario, y yo no creo que a todo el mundo le pase lo mismo. Yo siempre sentí más o menos lo mismo por todos los aspectos de la narración. Por eso me siento muy afortunado de poder hacerlo todo. 

 

También podría interesarte

Ahora ve
Conoce los detalles de "La Bella y La Bestia"
No te pierdas
×