2014, uno año complicado para el Barcelona

El último título del Barça fue la Supercopa de España conseguida en el verano de 2013.
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

La dimisión de Sandro Rosell, la investigación de la Audiencia Nacional por el caso Neymar, la sanción de la FIFA y el fallecimiento de Tito Vilanova marcaron un difícil 2014 para el Barça, que ha estrenado proyecto, con un nuevo técnico y un nuevo presidente.

Después del espejismo que supuso la etapa de Josep Guardiola al frente del equipo, aquellos maravillosos años en los que el Barça fue campeón de todo y referente del futbol mundial, ahora los azulgrana han vuelto a la incómoda realidad.

El último título del Barça fue la Supercopa de España conseguida en el verano de 2013. Desde entonces, los azulgrana no han podido levantar ni una más.

En 2014 falló en su intento de conquistar la Liga, que perdió en casa cuando dependía de sí mismo. Cayó en la final de la Copa del Rey y en los cuartos de final de la Liga de Campeones frente al Atlético de Madrid.

En el primer mes del año, Sandro Rosell dimitió de su cargo como consecuencia del caso Neymar, que aún no ha sido resuelto desde la Audiencia Nacional, y fue sustituido por Josep Maria Bartomeu, hasta entonces vicepresidente primero de la entidad.

El fallecimiento de Tito Vilanova fue el gran mazazo anímico para el barcelonismo. Vilanova tuvo que ser sustituido en el verano de 2013 por Tata Martino debido a sus problemas de salud y la peor de las noticias llegó en abril de 2014.

Para el Barça ha sido un ejercicio complicado. Martino, técnico azulgrana desde el verano de 2013 a la primavera de 2014, no fue capaz de devolver a los azulgrana a los éxitos. Estuvo a punto en la Liga y en la Copa, pero no en la Champions.

Su frustración fue tal que poco después de perder la Liga en casa —el Barça necesitaba ganar y empató ante el Atlético de Madrid en el último partido— tiró la toalla. A partir de entonces, empezó una nueva etapa.

Al frente del nuevo Barça de Bartomeu se situó Luis Enrique Martínez y se dispuso de una inversión cercana a los 170 millones de euros, la más alta de su historia, para reflotar el equipo y todo ello con la sombra de la amenaza de la sanción de la FIFA, a raíz del caso La Masía.

En los primeros meses con Luis Enrique, el Barcelona se ha mostrado irregular. Empezó muy bien, pronto acumuló seis puntos de ventaja sobre el Real Madrid, pero poco a poco el equipo ha ido perdiendo gas.


Más información en CNNMéxico.com


Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×