El álbum de fotos infantiles del recogepelotas Pep Guardiola

Nos metimos al archivo del FC Barcelona para rescatar, hoy que es su cumpleaños, los primeros momentos de Guardiola en el futbol. Una joya de imágenes...

Los primeros colores

1
Guardiola aparece agachado en la foto de su primer equipo (el tercero de izquierda a derecha)
El Gimnastic de Manresa  Guardiola aparece agachado en la foto de su primer equipo (el tercero de izquierda a derecha)  (Foto: Cortesía)

Pep Guardiola tenía un sueño a los nueve años: "quiero jugar en el Camp Nou".
Desde su primer visita al estadio, en 1980, en un partido contra el Osasuna, ese sueño se convirtió en una obsesión. Hoy, sabemos que superó la meta y él se convirtió en el sueño de muchos niños, tal y como Platini fue el suyo y también sabemos que el inicio de la carrera de Guardiola ocurrió en la ciudad de Manresa, donde se enfiló en el equipo local, el Gimnastic. Ahí, se adueñó rapidamente del mediocampo de las ligas infantiles hasta que los visores del FC Barcelona lo invitaron a probarse, en 1984, en La Masia. Unos años antes, Pep visitó la que sería su casa junto a su primer equipo y de ahí queda la primer huella emocional y el primer registro del niño filósofo que transformó el futbol.

El recogepelotas

2
Pep trabajó en el Camp Nou para estar cerca de sus ídolos
El recogepelotas  Pep trabajó en el Camp Nou para estar cerca de sus ídolos  (Foto: Cortesía)

El 28 de junio de 1984, Pep ingresó a su nueva habitación en La Masia. Había sido aceptado como cadete del club, iniciando su preparación rumbo al futbol profesional. A cambio de la habitación, Pep ofreció (con mucha maña) sus servicios para lo que fuera necesario. El club decidió darle el papel de recogepelotas del primer equipo en el Camp Nou. Cada partido, Pep podía estar a nivel de cancha y aprender de primera mano los trucos del mediocampo. También, podía celebrar como si fuera uno más, los triunfos del equipo. En la fotografía, lo podemos ver levantar las manos y gritar ante la celebración del entonces técnico, el inglés Terry Venares, quien festejaba su triunfo en la Copa de la Liga 1985-1986 (en la fotografía principal del artículo lo podemos ver en el mismo partido junto al jugador Víctor Muñoz Manrique)

El mensajero

3
Guardiola es un ícono histórico del FC Barcelona
Amor a la camiseta  Guardiola es un ícono histórico del FC Barcelona  (Foto: Cortesía)

Durante 5 años, Guardiola vivió en La Masia, el hogar del talento catalán. Ahí, Pep fue preparado por Quique Costas y Antonio Olmo para convertirse no sólo en un referente de la cancha, sino en un portavoz de la ideología del club. Desde pequeño, Guardiola mostró dotes con su voz y su educación catalana e independentista le forjó un criterio que se ajustaba muy bien a la filosofía del club. Así, el mediocampista fue elegido como vocero juvenil del club.

El capitán

4
Pep llevó la cinta de capitán en los equipos juveniles
Liderazgo  Pep llevó la cinta de capitán en los equipos juveniles  (Foto: Cortesía)

"Mira, mamá, cada día, cuando me despierte y abra la ventana, lo primero que veré será el Camp Nou". La madre de Gaurdiola escuchó la sentencia de Pep al entrar a La Masia. Su motivación estaba en la ventana de su cuarto para recordarle todos los días que era un privilegiado. Su compromiso con la institución, sumado a su peculiar visión del terreno de juego (como un comandante tímido pero determinado), lo llevaron pronto a ser el símbolo de una generación que compartía con su amigo Tito Vilanova y el delantero Iván de la Peña. Pasó muy poco tiempo para que Guardiola se convirtiera en el capitán del equipo de cadetes y luego del equipo juvenil. Su futuro estaba seguro...

El Primer equipo

5
En 1990, Pep cumplió su sueño
El primer equipo  En 1990, Pep cumplió su sueño

El 16 de diciembre de 1990, seis años después de su ingreso a La Masia, Pep Guardiola debutó con el primer equipo en un partido contra el Cadiz. Su convocatoria fue uno de los momentos más felices de su vida y, a partir de ahí, un evento común. El entrenador del Barcelona, el genio Johan Cruyff, lo tenía ya muy claro: el chico de Sampedor, el niño del Gimnastic, y el adolescente de La Masia sería fundamenbtal en su revolución del futbol conocida como Tiki-Taka. A partir de aquí, Guardiola redactó con pluma de oro una historia que aún no tiene un final.