Los 5 casos de corrupción más notorios del Barcelona

Neymar es el último jugador del club en caer por irregularidades en un proceso penal
Barcelona
Messi y Neymar  Barcelona  (Foto: Getty Images)

Del banquillo de los jugadores, al de los acusados. El jugador brasileño del Futbol Club Barcelona Neymar da Silva Santos Júnior, conocido deportivamente como Neymar, está acusado de estafa y se confirmó hoy su procesamiento. Según la Audiencia Nacional española, la saga de corrupción del extremo del club catalán comenzó en 2013 con corrupción en su cambio del Santos F.C. al Barça.

La queja provenía del grupo inversor brasileño DIS que tenía el 40% de los derechos de la transferencia, de aproximadamente 61 millones de dólares, y ha desembocado en cargos para el jugador, el Santos F.C., los padres del deportista, así como la empresa que poseen. Las autoridades pidieron además dos años de prisión para Neymar y una multa de aproximadamente 10 millones de dólares.

Sin embargo, el caso del brasileño no es el único que ha salpicado a este club de futbol. Con este motivo, te exponemos otros 4 casos que nos mostraron las entrañas corruptas del club.

1. El caso Messi


El prodigioso jugador argentino nacionalizado español, Lionel Messi, ha sido uno de los más reverenciados del club y de todo el mundo. Aún así, en 2013 fueron investigados sus finanzas por sospechas de evasión fiscal. Al parecer, logró evadir entre 2007 y 2009, 4,1 millones de euros de ganancias por patrocinios mediante empresas en paraísos fiscales como Uruguay o Belice. Messi, alegando no saber nada del tema, pagó 5,1 millones de euros el mismo año.

En 2016, volvió al banquillo acompañado por su padre debido a tres cargos de evasión fiscal y fueron declarados culpables de fraude con 21 meses de prisión y dos multas de 1,7 y 1,4 millones de euros. Messi volvió a declarar ante el juez su ignorancia sobre el caso y dijo: "Solo me dedico a jugar al futbol".

Wikimedia Commons
 Wikimedia Commons  (Foto: Wikimedia Commons)


2. Joan Laporta, el presidente excesivo


No era ningún secreto que Joan Laporta, presidente del Barça de 2003 a 2006, era un entusiasta de la fiesta y el derroche. Operaciones como el fichaje del sueco Ibrahimóvic, jugador que no dio la talla, fuera de mercado por 57 millones de dólares lo evidenciaban. Además, nutriendo la máquina de gastar, Laporta tenía incluso una cuenta dedicada a discotecas como Luz de Gas –en la que fue sorprendido rociado en champagne francés y con un puro en la mano– en el que se cargaban las consumiciones al club.

Donaciones a un club uzbeko o más de 600,000 euros trasnferidos a la Federación Catalana de Futbol, caterings de miles de euros o compras de entradas a precios exorbitantes son algunos ejemplos más. Pese a que nunca fue juzgado, Laporta dejó un problema en forma de fondos a su sucesor, Sandro Rosell.

Wikimedia Commons
 Wikimedia Commons  (Foto: Wikimedia Commons)


3. Sandro Rosell, el presidente maldito


Rosell tomó el relevo de Laporta y su presidencia de 2010 a 2014 estuvo siempre rodeada de polémica, tanto que termino en dimisión. Es precisamente en su escándalo de corrupción de 2013 donde encontramos el origen de la investigación a Neymar. Originalmente, Rosell y su socio Jordi Cases fueron denunciados por falta de transparencia en el famoso fichaje y de haber pagado 40 millones de euros a la empresa de Neymar y su padre.

Fue Cases quien se quejó de tratos oscuros como, por ejemplo, el patrocinio de Qatar Airways en la playera del equipo. En nombre de varios socios, Cases se quejó al tribunal y provocó la resignación de Rosell. El verano pasado, Rosell pagó 5.5 millones de euros por su fraude fiscal. Al volver a emerger el caso, se piden 5 años de cárcel para él y 8,5 millones de euros más a pagar por el club.

Wikimedia Commons
 Wikimedia Commons  (Foto: Wikimedia Commons)


4. La evasión de Mascherano


Otro de los jugadores que evadió impuestos, el italiano Javier Mascherano admitió haber eludido el pago de impuestos por los derechos de imagen consecutivamente en 2010 y 20111. Se le condenó a 1 año en la cárcel y a pagar una multa de 815,000 euros. Aún así, se suspendió la condena y jamás ingresó en prisión.

Wikimedia Commons
 Wikimedia Commons  (Foto: Wikimedia Commons)


Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas