Bryan Cranston ya no quiere grabar nada de Breaking Bad

El actor quiere quitarse la etiqueta de profesor y cerrar en definitiva ese capítulo de la historia
Breaking Bad (AMC, 2008-2013)
Bryan Cranston  Breaking Bad (AMC, 2008-2013)  (Foto: Cortesía AMC)

Dueño de un talento excepcional y que puede hacer todo tipo de papeles, Bryan Cranston tiene abiertas las puertas de Hollywood de par en par, y es probable que la verdadera carrera de Bryan Cranston recién esté comenzando. Y es que el nativo de California está decidido a no dejar pasar la ola que esperó durante varias décadas y a pelear para quitarse todos los estigmas que Breaking Bad dejó sobre él. Y al entrevistarlo, en cuatro preguntas nos dejó en claro que no quiere volver a trabajar nada con respecto a la serie que lo puso en el mapa global.

Gracias a Breaking Bad te convertiste en protagonista en el cine. ¿Has tenido que recordarles a los directores de casting que tienes 4 décadas de trabajo sobre tus espaldas y que no eres Breaking Bad solamente?

Es interesante, porque no quiero decir que sea una víctima pero uno se convierte en el resultado de su más reciente éxito y a veces, es complicado separarte de las etiquetas. Recuerdo que cuando hice aquella telenovela 35 años atrás los directores de castingdecían de mi que yo era un actor de telenovelas. Y aunque estaba en Nueva York y me presentaba a audiciones no logré conseguir una obra de teatro. Si la historia hubiese sido otra habría desarrollado una carrera en Broadway porque los actores sólo buscan una oportunidad para trabajar. Pero en cambio me dieron series y así fue como me convertí en un actor de televisión. Todo el tiempo me etiquetaron de una manera u de otra. Cuando me tocaron en suerte más papeles de actor invitado en series dramáticas que en comedias, dijeron de mi que era un actor dramático. Y cuando por fin conseguí un papel en "Sienfeld", descubrieron que podía hacer comedia. Y gracias a que me convertí en un actor de comedia, obtuve el papel en Malcolm el de en medio. No importa lo que hagas la gente se siente más cómoda si te puede poner una etiqueta. Y cuando por una serie de golpes de suerte conseguí el papel protagónico en Breaking Bad, esa percepción volvió a cambiar. Yo espero que si alguien se toma el trabajo de analizar mi caso en particular se pueda dar cuenta que las etiquetas no sirven para nada. Y tengo que luchar contra ellas.

(AMC, 2008-2013)
 (AMC, 2008-2013)

No han faltado los rumores que dicen que Breaking Bad podría regresar...

Sería una idea terrible hacer un solo capítulo más. Para empezar, mi personaje está muerto pero a decir verdad, no extraño Breaking Bad. Extraño a la gente que trabajaba conmigo en la serie. Durante 6 años desarrollamos una relación muy estrecha con todos ellos, porque en esta industria cuantos mas estrechos son tus vínculos, cuanta más intimidad tienes con tus colegas, más vulnerable te puedes mostrar y eso hace que puedas hacer mejor tu trabajo. En un trabajo en el que cada uno está en su cubículo durante 6 años hay un límite a lo que pueden compartir, pero en esta profesión es muy distinto. De alguna manera se forma una familia sustituta y eso es lo que extraño pero para mi hacer otro episodio de Breaking Bad sería un grave error. Es como cuando uno va a un hermoso restaurante, come una entrada deliciosa, una ensalada exquisita, un plato principal inolvidable. Concluyes tu cena con un postre espectacular y tal vez con un buen café. Sientes que has disfrutado de una comida memorable. Eso es lo que yo siento hoy con respecto a Breaking Bad. Hacer otra temporada sería como si alguien te ofreciera otro postre después de que has terminado de cenar. Si te lo comes, lo arruinarías todo...

¿Dirías entonces que una carrera se forja a base de buenas oportunidades?

Totalmente. Un actor es como un surfista que espera una buena ola. Tiene que ser paciente. Y por supuesto, tiene que tener talento. Pero uno nunca sabe el tamaño de la ola que va a venir y se te afectará o te beneficiará. Yo me he pasado muchos años haciendo equilibrio, preguntándome si podía seguir manteniendome sobre la tabla durante mucho tiempo más. Ciertamente me han tocado buenas olas. Tuve 7 años en "Malcolm in the MIddle", algunos papeles de actor invitado en televisión, alguna que otra película. Yo estaba satisfecho con como me iban las cosas. Nunca me quejé, nunca sentí que me debieran nada. Simplemente trataba de mantenerme a flote. Y de pronto vino esta buena ola llamada "Breaking Bad". Logré subirme, y luego se convirtió en una ola gigantesca, sin control. Sabía que tenía que aprovecharla tanto como pudiera y mantenerme sobre ella. Cuando leí el primer guion de Breaking Bad supe de inmediato que aquel que consiguiera el papel de Walter White iba a cambiar su vida. En ese momento no sabía que ese iba a ser yo, pero vi el potencial de la propuesta, aunque a veces cuesta separarme de ella y que entiendan que tengo más amplitud y carrera.

¿Hubo algún momento en que sentiste que las cosas no iban a funcionar como tu lo esperabas en tu carrera?

No. nunca. Jamás me conformé con lo que me tocara y me relajé pensado que cualquier cosa que hiciera iba a estar bien. Siempre estuve buscando oportunidades. Creo que la mayor queja de cualquier actor es precisamente esa, la falta de oportunidades. Si no te dan la posibilidad de poder participar en una audición y mostrar lo que sabes hacer puede llegar a ser muy duro, pero ese no ha sido mi caso. Cuando tenía 25 años me mudé a Nueva York y de inmediato firmé un contrato para trabajar en una telenovela durante 2 años, y desde entonces y hasta ahora esta es la única ocupación que he tenido siendo adulto y debo decir que mi mayor logro profesional es que estaba tan desesperado por ganarme la vida como actor que cuando me convertí en profesional fue como sacarme un peso de encima. Yo estaba feliz de poder hacer el trabajo con el que yo soñaba. No me interesaba quejarme porque no me dieran mejores oportunidades. A partir de aquel primer contrato simplemente me dediqué a navegar por los canales de ser un actor que siempre estaba trabajando, aunque también sabía que con eso no alcanzaba. También hacía falta mucha suerte. Y lo puedo confirmar ahora: para mantener una carrera a lo largo de muchos años hace falta muchas dosis de suerte muy bien repartida. Es algo que no se puede planificar ni tampoco se puede predecir. Todo pasa por tener un gran golpe de suerte. De pronto se alinean las cosas y todo sale maravillosamente bien. Uno siempre puede actuar pero para ser exitoso hace falta que la buena fortuna se acuerde de ti.

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas