Entrevistamos a Obey

El artista gráfico Shepard Fairey, mejor conocido como Obey, tras rediseñar la botella del cognac Hennessy
-
Fotografías de AFP y Getty Images  -  (Foto: Fotografías de AFP y Getty Images)

¿Genio? ¿Vándalo? ¿Artista? ¿Ideólogo? ¿Subversivo? Shepard Fairey tiene más adjetivos y calificativos queparedes pintadas por el mundo. Algunos con justicia y otros con alevosía, lo que nadie puede dudar es que el apodado Obey transformó la manera de intervenir muros, carteles, política y marcas con su peculiar identidad.

Ya sea dándole forma gráfica a la música de Public Enemy, reviviendo al luchador André El Gigante o creando el afiche con el que Obama pasó a la historia (aquel que ponía el acento en el HOPE), Fairey, junto a Banksy, dotó de identidad al mundo urbano llevando su talento de las calles a las vitrinas. Algo patente en su último trabajo, una colaboración con Hennessy de la cual habla en entrevista exclusiva para Life and Style.  

¿Cómo fue diseñar la nueva identidad de Hennessy?

Se acercaron a mí hace unos años y lo fuimos planeando, no fue algo inmediato. Luego, me invitaron a la sede de Hennessy en Cognac y tuve la oportunidad de ver cada paso del proceso. También me permitieron ver el archivo de botellas, las etiquetas y la publicidad para tener una idea más profunda de la historia visual de la marca y ahí tuve la impresión de que sabía lo que debía hacer.

Hennessy y el arte... ¿mejores amigos?

Yo no bebo mientras hago arte, pero sí es cierto que el cognac tiene una esencia ligada al arte y a la música. Algunos de mis artistas favoritos, como Dr. Dre, Snoop o Nas, lo tienen siempre como referente. Fue así como comencé a entender la increíble herencia de la marca.

¿Del muro a la botella hay un gran cambio?  

La etiqueta de una botella es más pequeña y puede ser difícil trabajar dentro de esas limitaciones de tamaño. Pero valoré mucho que los colores negro, crema, oro y rojo, que uso para mi propio trabajo, también hayan sido utilizados por Hennessy. Eso me permitió emular mi propio estilo con libertad.

¿Qué pierde un artista ante una pieza comisionada, en comparación con una de la calle?  

En la calle puedo decir lo que quiera del arte. Puedo arriesgarme a meterme en problemas. El arte callejero no está comprometido. Cuando trabajo en una comisión tengo que considerar las necesidades de mi pareja. En la situación ideal, soy capaz de expresarme como quiero y a la vez mi creación es una gran solución para la marca. Así fue con Hennessy: la esencia visual de la marca y la esencia visual de Shepard, en comunión.

Desde tu punto de vista, ¿cuál es hoy la relación del arte callejero con la tecnología?

El arte callejero era y sigue siendo para mí el autoempoderamiento y la voluntad de ser desafiante. Sin galería, sin permiso. Cuando empecé a hacer arte en la calle, en 1989, no existía Internet, así que, como artista callejero, era muy importante ser prolífico. La gente tuvo que ver el trabajo en persona. Ahora la gente puede centrarse  en una menor cantidad de piezas de calidad fotografiadas. No hay nada malo en ello, yo mismo uso los medios sociales, pero sigo pensando que la energía visceral de ver algo en la calle es más poderosa y tiene mayor relevancia ante el espectador.

¿Cómo enfocas la crítica en tu trabajo?

Mi interés es la justicia, por lo que critico cosas que veo como injustas. Desde ahí parto. Trato de examinar las cuestiones fundamentales, en lugar de los pequeños desacuerdos dentro de la subcultura. No estoy atrapado en una pequeña caja. La crítica es una gran herramienta para dirigir una conversación, pero también apoyo a proveedores de justicia si son organizaciones de base o individuos heroicos.

El resultado 
Tras una estancia en la destilería de Hennessy en Cognac, éste es el diseño que Shepard Fairey elaboró para la caja de la botella.  

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas