Los magos de la animación mexicana

Platicamos con Fernando De Fuentes, la mente tras Ánima Estudios
-
Fernando De Fuentes (Cortesía)  -  (Foto: Fernando De Fuentes (Cortesía))

Ser pionero en algo y abrir camino al resto es algo que sólo unos pocos pueden hacer. Eso es lo que consiguió Ánima Estudios en México con el cine de animación, un producto universal 100% hecho en el país. Hoy hablamos con el fundador y productor de esta longeva fábrica de historias, Fernando De Fuentes, sobre el cine que le apasiona hacer y ver.

¿Cómo se fundó el estudio?

Nació en en 2002 como el spin-off de una compañía que producía contenido multimedia para internet llamada Alo.com. En esos tiempos, Latinoamérica no estaba tan preparada para aceptar ese tipo de contenido pero nosotros, siendo su canal de animación, traíamos mucho tráfico a aquel portal. Cuando se cerró la empresa conservamos nuestra área con nuevos socios para comenzar a dar nuestros primeros pasos. Además, mi familia estaba estrechamente relacionada con el cine y eso siempre ayuda. 

¿Cómo vieron en tu familia la animación en comparación con el tradicional?

Pues en los tiempos de mi abuelo (el director y casi padre del cine mexicano, Fernando Fuentes) o mi padre (productor de la edad de oro) no había mucha difusión del cine mexicano por problemas de idioma o que en este se trataban temas muy locales. Esto es muy diferente ahora, la universalidad del lenguaje de la animación trasciende fronteras. Al fin y al cabo, cualquiera se puede identificar con un dibujo.

¿En qué lugares distribuyen?

Estamos muy orgullosos respecto a eso. Ya hemos llegado a más de 100 países en el mundo, siendo Don Gato y su Pandilla nuestro filme más exitoso hasta la fecha. Obviamente, eso no significa que nos paguen una fortuna pero nos llena de satisfacción estar en lugares tan remotos como lo son Israel, Corea del Sur, España, Australia o Alemania.

 

Don Gato y su pandilla (Alberto Mar, 2012)

¿De dónde surge su inspiración para los argumentos?

Nosotros no contamos con escritores de planta. Lo que sí tenemos una extensa lista de colaboradores para escoger el equipo necesario al realizar cada guión. Nuestra filosofía es hacer las cosas entre todos y siempre respetando la idea original. Nunca he creído que alguien pueda sacar el guión perfecto él sólo –a no ser que sea Woody Allen–. Aún así, el director siempre tendrá la decisión final.

¿Qué diferencia hay entre productos televisivos como la serie del Chavo Animado o el Chapulín Colorado y las películas?

La calidad de animación que encontramos en series televisivas obviamente es menor que la de una producción cinematográfica. Aunque nos permite desarrollar nuestra creatividad de forma extendida en muchos más minutos. Nuestra aspiración es llegar a las ligas de la televisión como las de Netflix y creo que estamos yendo en esa dirección a pasos agigantados gracias a nuestros 13 años de existencia.

 

El Chavo Animado (Roberto Gómez Bolaños, 2006 - ...) 

Leer: 10 películas estelares de ciencia ficción

El referente obligado es Pixar... ¿Cómo ven su trabajo que consigue fascinar a adultos y niños?

Yo lo veo más como que hacen películas para adultos que llegan a los niños. A veces pienso en qué haríamos nosotros con 120 millones de dólares y me queda claro que serían grandes cosas. Al menos sabemos qué es lo que no funciona. Envidio mucho que estudios como Pixar se tomen 4 años para desarrollar una historia y bucear un año en Tahití para "buscar a Nemo".

Aunque tal vez ellos podrían envidiar nuestra flexibilidad. Algo que nos permitime trabajar con gente de Australia, Noruega o Finlandia. De hecho, ahora abriremos una filial en Madrid. También nos podemos permitir hacer productos muy locales como La leyenda de las momias de Guanajuato o inspirados en nuestra cultura con nuestro último trabajo, Isla Calaca.

Nuestros primeros esfuerzos fueron llegar al público infantil por inocencia o ignorancia con películas como Magos y gigantes. Actualmente, nos interesa tomarnos lo de "público familiar" al pie de la letra porque la decisión final de ir al cine acaba siendo en los padres. Si consigues arrastrarlos a ellos, tienes el producto ideal. Realmente, sorprende mucho ir a una función a las diez de la noche de los Minions y encontrar sólo adultos en la sala.

¿Qué hay de la animación sólo para adultos?

Uno de mis películas favoritas que hemos hecho jamás es El Santos vs. la Tetona Mendoza, basado en la mítica caricatura de Jis y Trino. Ahí hicimos una película exclusivamente para hombres que incluso podría disgustar a la mujer. Sin embargo, pese a no recaudar tanto como otras es una película excelente.

 

El Santos vs. la Tetona Mendoza (Varios directores, 2012)

Por último, ¿nos podrías recomendar algunas películas animadas para adultos?

Unos amigos irlandeses hace poco me sorprendieron con la maravillosa The Secret of Kells. En un rango más para adultos me gustó muchísimo Las Trillizas de Bellville o la comprometida Persépolis. Pero algo que me resulta todavía increíble es la primera parte de WALL-E en la que hay 45 minutos sin diálogos. Eso es lo que distingue a una verdadera obra maestra animada.

También podría interesarte

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas