Kevin Hart, el comediante de moda

Entrevistamos al humorista sobre el efecto que tuvo dar el salto del stand-up a Hollywood
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

Para Kevin Hart, comediante originario de Filadelfia, los taquillazos que garantiza en el cine son consecuencia de una larga vida de trabajo en el stand-up comedy. Las pruebas están ahí: este año estrenó dos películas: Get Hard, al lado de Will Ferrell, y The Wedding Ringer, en la que comparte aventuras con la guapa Penny de The Big Bang Theory. Habrá que esperar unos meses para volverlo a ver en la segunda parte de la exitosa Ride Along, pero algo es seguro: Kevin ya es garantía de muchas risas.

Existe esta idea generalizada de que te has convertido en estrella de la noche a la mañana...

Las cosas no son lo que parecen. Llevo más de 18 años en esta industria. Lo único que ha aparecido de repente es la atención de Hollywood. Recién entonces me vinieron a buscar y te ponen una etiqueta que dice que lo has logrado, y cuando a Ride Along le fue tan bien en taquilla, la gente dijo: "Llegó Kevin Hart. Es el comediante de moda. ¿Será el nuevo rey de la comedia?" La taquilla lo dirá. 

¿Qué edad tenías cuando descubriste que podías ser alguien gracioso?

Acababa de salir del vientre materno. Hice una rutina de cinco minutos apenas nací, preguntando qué era lo que tenía alrededor de mi cuello y el doctor no paraba de reírse. Hablando en serio, cuando tendría unos 11 años, hubo una reunión familiar en la que estaban todas mis tíos, y con mi prima Kimberly nos pusimos a imitarlos. Nos metimos globos en los pantalones y en nuestras sudaderas. Todos se morían de risa. Fue la primera vez que me enamoré del hecho de que podía hacer reír.

¿El secreto es dejarse llevar?

Hay un método detrás de mi locura: anoto cosas puntuales que me parecen divertidas. Por ejemplo, "entrar a un hotel", y luego me subo al escenario y me pongo a hablar sobre las cosas que pasan cuando entras a un hotel.

¿Stand-up o cine?

Lo que hago en stand-up es, básicamente, un entrenamiento para el cine y la televisión, porque estás todo el tiempo retocando y ajustando tu trabajo. En el escenario me convierto en varios personajes, cuento historias, improviso, hago gestos graciosos, uso diferentes voces, muchas cosas que luego me sirven para lo que me toca hacer en el set de filmación. Las cosas salen muy bien porque he estado trabajando mucho tiempo. Puedo decir que tantos años de stand-up es lo que me ha dado identidad.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas