Entrevistamos a Brian Wilson, el animal del pop

Entrevistamos al cantante de The Beach Boys con motivo del estreno de la película Love & Mercy
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

Brian Wilson transformó la música para después ser presa de su propia locura. Hoy, reconoce su impacto en una generación y nos habla —o, al menos, lo intenta— sobre su película autobiográfica.

Acostumbra a responder con monosílabos o con frases que nada tienen que ver con lo que se le ha preguntado. Suele poner su atención en otro punto. En otro lugar. Parece evadir el presente siempre enfrascado en el futuro, pero, por suerte, Brian Wilson tiene delante un piano.

Aunque la entrevista se convierte en una verdadera odisea entre preguntas y respuestas, cada vez que abandona las palabras para tocar unas notas de los temas que convirtieron a los Beach Boys en uno de los grupos más populares de los 60, lo único que queda es maravillarse por su talento. 

Brian Wilson hace sonreír, aunque él sonríe muy poco. Eso mismo ocurre en cada uno de sus conciertos, verdaderas demostraciones de que, a los 72 años, y después de largas batallas con su salud mental, este hombre no tiene problemas en comunicarse a través de la música ni en seguir revolucionando lo que un día transformó.

 

Pero frente a él, en persona, todo es muy diferente. Brian ha llegado junto con su esposa hasta un salón del hotel Fours Seasons de Beverly Hills para promocionar el estreno de Love & Mercy, la película que cuenta la historia de su vida, en la que es interpretado por Paul Dano en su juventud y por John Cusack en su madurez musical. 

Ya no quiere ver una vez más la cinta: “Cada proyección me trae alegría, tristeza y melancolía, todo al mismo tiempo. Quizá ya deba parar”, comenta con esfuerzo sobre el filme, dirigido por Bill Pohlad, que ha recorrido diversos festivales desde que debutó en Toronto, en septiembre del año pasado.

En la película, el director intercala viñetas de los años más creativos de Wilson con los Beach Boys con imágenes del grupo que aún integra nominalmente, de la tormentosa relación con su padre, de la irrupción del desequilibrio emocional, del romance con su actual mujer —Melinda, interpretada por Elizabeth Banks— y de su peculiar relación con el psiquiatra Eugene LandyPaul Giamatti—, quien perdió su licencia médica por abusar de la confianza de la familia del músico durante muchos años.

Leer: Los hombres tras Straight Outta Compton

Wilson recibió una ovación de pie durante la premier de la película, realizada en la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood con dos enormes estatuillas del Oscar al costado de la pantalla. Este hombre, que fue un verdadero incomprendido en sus inicios, revela que antes del rodaje, durante una semana, compartió muchas horas con Paul Dano y John Cusack: “Fueron horas en las que simplemente traté de explicarles cómo fueron las cosas, de qué manera se hablaba en otras épocas y para que vieran cómo me muevo y todas esas cosas. Creo que lo entendieron”, dice, en una de las oraciones más largas de la entrevista de 40 minutos con Life and Style, en las que lo más valioso es entender que la voz de este animal del pop está reservada para el piano.

Wilson confiesa: “Sigo perdidamente enamorado de Melinda, con quien adopte a cinco niños, y por eso me emociono cada vez que veo a Cusack reviviendo nuestros momentos, como cuando saltamos de una lancha en movimiento y llegamos nadando hasta la casa que tenía junto a la playa para disfrutar unas horas”. Se detiene a pensar, a tratar de cuadrar su historia con la de la pantalla, mientras sentencia: “Ella me motivó a escribir una canción original para la película, One Kind of Love, que está incluida en mi más reciente álbum No Pier Pressure".

Sobre su vida cotidiana, Brian cuenta que, cuando no está de gira o grabando, se levanta cada mañana con sus oraciones “agradeciéndole a Dios por otro día de vida y esperando que el milagro se repita”, para luego dedicarse a ver mucha televisión, tocar el piano y a emprender su caminata diaria. También confiesa que disfruta mucho más de sus giras al frente de su propia banda que cuando lo hacía con The Beach Boys. Y cuando se le pregunta por Mike Love, su primo y cofundador del influyente grupo con el que escribió Pet Sounds, simplemente comenta que hace tres años que no se ven.

Wilson cuenta que su proceso para crear comienza siempre con una emoción: “Primero la siento y luego la escucho en mi cabeza, aunque no son las melodías, sino los arreglos. La música recién llega cuando estoy en el estudio produciendo la canción. En ese momento escucho el sonido por primera vez saliendo de los speakers”. Como está sordo del oído derecho, debe concentrarse para poder oír. La extraña plática termina y lo único que queda claro es que la historia de aquel chico de la playa tiene un final feliz.

Love & Mercy (Bill Pohlad, 2015)

Dirigida por Bill Pohlad, productor de cintas como The Tree of Life, tiene influencias del libro Heroes and Villians, biografía del cantante de The Beach Boys. Busca entender las caóticas decisiones de un creador musical atrapado en su locura.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas