¿Qué hace tan exitosa a la arquitectura escandinava?

Visitamos las oficinas del despacho sueco Tham & Videgård, reconocido por la firmeza de sus principios
-
Tanya Chávez  -  (Foto: Tanya Chávez)

A veces, no hace falta mover montañas para cambiar las cosas. A veces, no es necesaria una gran ambición para triunfar. A veces, la sencillez puede ganar a la ostentosa complejidad. A veces, menos es más. Y eso es algo que el diseño y la arquitectura escandinava saben muy bien. Algo que sitúa a despachos como Tham & Videgård en los ojos de la comunidad internacional sin necesidad de proyectos hiperbólicos ni oficinas pomposas. 

Compañeros desde la escuela, Bolle Tham y Martin Videgård trabajan a nivel de calle en Södermalm, la isla intelectual y de moda en Estocolmo. Sus oficinas se componen de tres espacios. El primero, con ventanales que dan a la calle, lo visten largas mesas rectangulares, computadoras y estantes repletos de maquetas. El segundo es tan simple como una pequeña bodega con materiales. El tercero, su sala de juntas —el lugar donde nacen los proyectos—, presume una gran mesa blanca y cuadrada y dos paredes pobladas de libros. "No tenemos ningún amuleto ni nada especial por aquí, nos gusta pensar que el valor no está en las cosas, sino en las ideas", confiesan. "Computadoras, libros y plumas es todo lo que usamos".    

Una muestra de principios que conecta directamente con su trabajo: casas minimalistas de ensueño, edificios públicos como la escuela de arquitectura de su ciudad, un hotel con cabañas en lo alto de los árboles en la laponia sueca (treehotel.se)... todo pensado desde las bases de la arquitectura vernácula, la que analiza el contexto histórico-natural antes de actuar, y se mezcla, claro, con un buen gusto que quita el aliento. Pura efectividad.

Sobre cómo surgen las ideas...

"No defendemos un estilo estético, sino una actitud, un posicionamiento, una forma de abordar las situaciones. Hay muchas diferencias entre el norte y el sur de Suecia, entre nuestro país y Dinamarca, entre Europa y China... No se pueden exportar los edificios, pero sí la mentalidad".

Sobre el desarrollo a futuro...

"No estamos interesados en crecer como despacho, ni en construir mucho en Alemania o en Japón, ni en tener un equipo de 700 personas y ser una gran compañía. Queremos seguir investigando y ganar el dinero que realmente necesitamos".

También podría interesarte

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas
×