"No pienso afeitarme la barba": Zach Galifianakis

Platicamos con el actor y comediante que saltó a la fama gracias a The Hangover
-
Cortesía FX  -  (Foto: Cortesía FX)

Basta conocerlo en persona para entender por qué se ha convertido en uno de los comediantes más exitosos de Estados Unidos. Divertido, aunque no diga una palabra, no necesita más que ser él mismo para provocar una sonrisa. Surgido del stand-up, y popularizado mundialmente gracias a la trilogía de The Hangover, Galifianakis es también el productor, guionista y protagonista de Baskets, una serie en la que encarna a dos hermanos mellizos y explora la complicada vida de un payaso frustrado.

Si Galifianakis no hubiera sido comediante, seguro sería...

Probablemente, hubiera sido un vagabundo. Tal vez me hubiera dedicado a la agricultura o, chance, un pastor de ovejas.

A veces un nombre artístico ayuda, sobre todo con un apellido así...

De hecho, Galifianakis es la versión abreviada. Mi verdadero apellido es Galifianakisburg. No será muy comercial, pero prefiero conservarlo. Tampoco tenía mucha suerte con mi nombre... Siempre ponen Zack, en lugar de Zach.

¿Eres un ser humano famoso? 

Algo. Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo lleva una cámara encima. Si estoy comiendo en un restaurante y alguien se da cuenta de quién soy, saca una cámara. Lo terrible es que si antes temíamos que nos estuviera vigilando el Gran Hermano, pues tengo malas noticias: no hace falta que nos vigilen, lo estamos haciendo nosotros mismos. 

¿Desde cuando eres un 'payaso'?

Desde pequeño. En mi casa preparábamos sketches sobre los noticieros. Hacía un número al que le llamaba "el robot". Me ponía a moverme como un robot y mis padres me aplaudían y me daban monedas.

¿Y si te piden que te rasures para un papel, lo harías o mejor no?

Me lo han pedido, particularmente, mis representantes, al principio de mi carrera. En su momento, me sorprendió, porque nunca me imaginé que, en algún momento, mi barba iba a convertirse en tema de discusión. En realidad yo me metí a trabajar en cine para ganarme unos dólares mientras hacía stand-up y la barba es una parte integral de quien soy. Es como si le preguntaran a Adrien Brody por su nariz. Es cierto, él no se puede afeitar la nariz. Nunca tuve el objetivo de convertirme en estrella de cine o trabajar en grandes superproducciones, pero simplemente tuve un golpe de suerte. Aun así, no pienso afeitarme la barba por ninguna razón posible.

También podría interesarte

Ahora ve
Conoce los detalles de "La Bella y La Bestia"
No te pierdas
×