Esta es la desconocida faceta de David Bowie

Entrevistamos al hijo del camelónico cantante, Duncan Jones.
es el hijo de David Bowie que se dedicó al cine y ha forjado una amplia carrera.
Duncan Jones  es el hijo de David Bowie que se dedicó al cine y ha forjado una amplia carrera.  (Foto: Cortesía de la marca)

A casi 9 meses del fallecimiento de uno de los cantantes más icónicos en la historia de la música, moda y cine, David Bowie, hablamos con su hijo, Duncan Jones, sobre qué fue lo que lo llevó a tomar la decisión de dedicarse al cine y cuál fue la reacción del intérprete tras darse cuenta de que su hijo nunca podría ser músico.

En 2010, Duncan recibió el premio BAFTA por una de las grandes joyas de los últimos 20 años de la ciencia ficción, Moon (2009). “Encontré mi lugar”, declaró tras recibir el galardón al mejor debut cinematográfico para un británico, comenzando así el camino para construir su propia reputación como director, hecho que lo ha convertido en uno de los más prestigiosos en el ámbito de la ciencia ficción.

Con motivo de la promoción de Warcraft, su último filme y la adaptación del famoso videojuego a la pantalla grande, platicamos con el hombre que nunca necesitó usar el apellido de su padre para abrir una puerta y hoy, curiosamente, todas se le abren.

¿Por qué Duncan Jones y no Bowie?

Nadie me conoció como Bowie. Mi padre era David Jones y yo, Duncan Zoe. Obviamente el nombre de Zoe Bowie queda bien para usarlo, pero yo he usado Duncan Jones y así será.

¿Cuál dirías que es el legado más importante que dejó Bowie? ¿Crees que sea el mismo para ti que para el mundo?

Para mí, definitivamente el de padre. Siempre admiré mucho su trabajo y he sido respetuoso de lo que él hacía pero, a la vez, eso era simplemente lo que mi padre hacía y cada vez que lo he visto en una película o escuché su música, no podía disociarlo de que ése era mi padre. Por lo tanto, su legado fueron las películas que me mostró (como lo hacen los padres con los hijos), y los libros que me dio. Descubrí a Stanley Kubrick porque mi padre se sentó conmigo a ver A Clockwork Orange cuando yo tenía ocho años, y mi introducción a la literatura fantástica fue cuando me regaló Rebelión en la Granja y 1984, de George Orwell, así como El Día de los Trífidos y El Kraken Despierta, de John Wyndham para que los leyera por las noches. Él me enseñó la ciencia ficción. Él me dio esa pasión.

David fue una gran inspiración para Duncan a quien desde pequeño le fomentó su gusto por la literatura fantástica.
 David fue una gran inspiración para Duncan a quien desde pequeño le fomentó su gusto por la literatura fantástica.  (Foto: Getty Images)

¿Qué fue lo que te llevó a querer ser director de cine?

No me interesó demasiado la música, y no quería ser cantante. El hobby que teníamos con mi padre cuando era pequeño, era hacer películas. Hacíamos cortos de animación en stop motion. Solía mostrarme los trabajos de Ray Harryhausen y teníamos una cámara de ocho milímetros con la que hacíamos las tomas, y también un par de lámparas de mesa. Poníamos muñequitos de Star Wars y de los Pitufos. Hacíamos una toma y luego otra, y así animábamos. esto fue lo que me fascinó y se convirtió en mi pasatiempo.

¿Qué estudiaste en la universidad?, ¿cuál fue tu camino?

Filosofía. Obtuve mi máster y estaba en camino de obtener mi doctorado, pero después de dos años y medio me di cuenta de que, una vez que obtuviera mi título, no sabía qué es lo que iba a hacer con eso.

No quería dedicarme a la docencia. Mi padre estaba trabajando en Montreal con Tony Scott preparando The Hunger, y me propuso que me tomara un descanso. Me dijo que, obviamente, eso no era lo que yo quería hacer con mi vida, estar en la escuela de graduados. Me sugirió que me fuera a trabajar con ellos rodando el detrás de escena con una cámara, y eso fue lo que hice durante tres semanas, siguiendo a Tony Scott como si fuese un cachorrito. Él fue enormemente generoso y se pasó buena parte de su tiempo libre hablando conmigo sobre cómo era trabajar haciendo comerciales y en la industria del cine. Me sugirió que si me interesaba explorar ese mundo, me regresara a Londres y me dedicara a estudiar cine, que trabajara en la industria de los comerciales y que cuando estuviera listo, me dedicara a hacer películas. Eso es exactamente lo que hice. Seguí al pie de la letra sus consejos y funcionó.

¿Cómo te ayudó (Tony Scott) a encontrar tu propia voz?

Fue un hombre muy paciente. Cuando recibí mi premio BAFTA, fue un momento muy emotivo para mí porque me llevó mucho tiempo decidir qué era lo que quería hacer con mi vida.

He estado involucrado en el cine desde que era muy joven. Él me enseñó cómo usar una empalmadora, cómo escribir guiones, cómo hacer storyboards y muchas otras cosas que uno aprende mucho más tarde en la escuela de cine. Una de las cosas en las que me inspiró es en tener la valentía de transitar el camino menos usado, algo que él hizo, y el hecho de que yo haya saltado a hacer películas independientes a una gran superproducción, sigue esa regla.

¿Cuáles son las películas que durante tu preparación te inspiraron para que te convirtieras en director de cine?

Siempre he dicho muy claramente lo importante que Blade Runner ha sido para mí en cuanto a ciencia ficción, y no estoy seguuro de que se haya notado en Warcraft, pero hay muchos homenajes a sergio Leone y los spaghetti weterns como Érase Una Vez en el Oeste. Además, siempre he sido un fan de El Bueno, el Malo y el Feo. La idea de aportar elementos de estas películas a una historia fantástica me pareció algo que no se había visto nunca antes.

Adaptas un videojuego al cine, ¿te interesa desarrollar uno?

Sí. Cuando terminé la escuela de cine en Londres, me ganaba la vida trabajando en una compañía de videojuegos como asistente del diseñador y mientras tanto, me dedicaba a hacer videos musicales. Trabajé ahí durante un año y medio, conocí gente maravillosa, muchos de los cuales terminaron trabajando conmigo en Moon. A partir de esto, he tenido la oportunidad de experimentar los dos trabajos y ver de qué se trataba. No me vino mal explorar el mundo de los videojuegos, pero yo me veo como un cineasta. Creo que mi talento es el de contar una historia específica.

El hecho de que el mundo llorara la muerte de tu padre, ¿hizo más fácil o más difícil superar el momento?

Lo bueno es que supimos con mucha anticipación cuál iba a ser el desenlace de su vida, por lo que tuve la oportunidad de compartir y aprovechar con él todo el tiempo necesario para que nos pudiésemos decir adiós con tranquilidad y asegurarnos de que no hubiera nada que no se hubiera dicho entre nosotros. Que no quedaran pendientes. Eso fue muy importante, me ayudó mucho y me permitió sentir que todos lo íbamos a poder superar. El artista talentoso e instigador cultural que conoce la gente, que respeta el público, es una persona muy diferente a la que yo conocí. Creo que vamos a llorar por cosas distintas, porque el hombre que todos conocieron, el que admiraron, es ligeramente diferente al que conocí yo.

El cantante al final aceptó la  idea de que su hijo se dedicara al cine.
 El cantante al final aceptó la idea de que su hijo se dedicara al cine.  (Foto: Getty Images)
Ahora ve
Conoce los detalles de \"La Bella y La Bestia\"
No te pierdas