7 reglas de oro para usar correctamente la corbata

Si sigues usando la corbata que tu tía te regaló en navidad, es momento de que reivindiques tu armario.
Estilo
Corbata  Estilo

La corbata no es un adorno, se trata de un distintivo, y el elemento que llama la atención de tu outfit. Usarla no es solo hacer un nudo, es importante que le pongas especial atención para lucir como todo un caballero.

No es necesario que seas un experto en moda para poder usar una corbata como se debe. Desde el material y tejido, hasta el ancho y el nudo, hay varios reglas que debes saber para poder llevar este accesorio correctamente.

1. La cintura es el tope


No importa el largo de la corbata, la punta siempre debe llegar justo a la cintura. La excepción a la regla: el traje corto, en este caso la corbata puede colgar ligeramente por encima del ombligo.

2. Fíjate en la solapa de tu saco


¿La solapa es gruesa? La corbata se usa gruesa, ¿la solapa es delgada? La corbata se usa delgada. Sin embargo, en el punto medio está la virtud de tu atuendo, lo ideal es un ancho en torno a los cinco centímetros.

Dependerá de la ocasión, muy ancha se puede confundir con un congresista, ( ¿alguien dijo Donald Trump? ), y más delgada es para oficina o un paseo al aire libre.

3. El nudo es la base


Literal, es la base. Y sin embargo, es el paso en el que más nos equivocamos. Aquí la clave está en el tamaño. Recuerda que el triángulo que ocupa el espacio entre las solapas de la camisa debe ser proporcionado y muy sutil. Lo más recomendable es el nudo americano (four-in-hand), sencillo y pequeño. Es natural y elegante y combina con todo tipo de cuellos.

Como tip: puedes usar la corbata un poco suelta, si la llevas muy apretada sufrirás todo el día. Pero por suelta no nos referimos a abrirte la camisa y soltar la corbata, evita la contaminación visual.

4. Combínala con un pañuelo


No los combines tan monótonamente, busca la variedad entre la corbata y el pañuelo que casen cromáticas entre sí y con el resto del atuendo.

No te olvides de la camisa, si es estampada o rayada la corbata debe ser lisa, o al revés.

5. ¿Lisa o estampada?


Lisa negra, con puntos o logotipo, estos son los 3 básicos. La lisa delgada es un complemento versátil para ocasiones formales. Los puntos, deben ser pequeños para un efecto sutil y sobrio. Y, finalmente, los logotipos: no importa si el motivo se repite o es sólo uno, siempre te dará un toque casual. (Está de más decir que evites tu corbata de Mickey Mouse)

6. La camisa también importa


En el detalle está la clave. El tipo de cuello de la camisa es importante a la hora de escoger tu corbata. Corbatas anchas, de nudo grande, son para camisas de cuello ancho, corbatas de nudo pequeño son para camisas de cuello estrecho.

7. No te olvides de los botones


Esto es puro sentido común, pero no está de más mencionarla: todos los botones de la camisa van abrochados. Si no es así corres el riego de que la camisa se abra y se vea un hueco detrás de la corbata, además es probable que esto afloje el nudo así que tu look se vea desalineado.

TIp: esconde todo los botones detrás de la corbata, puedes usar un tie bar, así mantendrás la corbata en su lugar todo el día dándole más elegancia a tu outfit.

Estilo
 Estilo


Ahora ve
¿En Islandia te pagan por casarte?
No te pierdas
ç
×