El lado odioso de los runners

¡No caigas en la tentación! Aquí 15 razones para no ser un adicto a correr.
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

Hay algo que no podemos negar, hacer ejercido es bueno para la salud y la verdad todos deberíamos incluir una rutina en nuestro día a día pero... ¿es necesaria la obsesión que existe por los maratones? Los runners son muy sanos, pero también odiosos. Aquí 15 razones por las que le decimos que no a volvernos adicto a correr

1. ¿Podemos cambiar de tema?

Si dos de tus amigos se han vuelto adictos a los maratones, ¡no vayas a cenar con ellos! Te aseguramos que la vas a pasar muy mal. Todo el tema de conversación de la cena girará en torno a correr. No importa si hablan de los artículos que tienes que tener para tener un mejor desempeño o si hablan de cómo correr cambió su vida (en verdad se echarán discursos dignos de un libro de superación personal), no se hablará de otra cosa que no sea correr.

2. Otra razón para que el tráfico regrese a nuestras vidas

En la Ciudad de México, y en muchas otras ciudades donde hay maratones, el tráfico es parte de tu rutina. ¿Es completamente necesario agregar otro evento a nuestras agendas que nos impida la libre circulación por nuestra ciudad? Si quieres salir ese día prepárate para encontrarte con muchas calles cerradas. 

3. Entrenar, todo un problema

Prepararse para un maratón es todo un problema. Duele y viene con sacrificios que no estamos seguros que valgan la pena. Sí, como ya dijimos, es muy saludable hacer ejercicio pero parece ser que el precio a pagar es demasiado alto. ¿Quién quiere despedirse de ver series o del domino en miércoles con los amigos?

4. Despídete de tus noches de diversión nocturna

No hay nada como disfrutar las noches del fin de semana acompañado de amigos y de tu novia. Claro, esto sólo se puede hacer si no eres un runner. Si ya entraste a su mundo te puedes ir despidiendo de ser el rey de la fiesta, tu entrenamiento del día siguiente te lo va a impedir. Correr es un deporte muy celoso. 

Y bueno, en caso de que te quieras pasar de listo, nos encantaría saber cómo estuvo tu entrenamiento después de dormir 2 escasas horas. 

5. Seamos honestos, ¿te gusta correr?

Hay deportes que son divertidos, es parte de su ADN, desafortunadamente correr no es uno de ellos. ¿No nos crees? Contesta esta pregunta con completa honestidad: ¿Qué prefieres: correr solo o una cascarita con tus amigos?

6. Lesiones a la órden del día

Es muy probable que te lastimes, muy poca gente sabe tomar las precauciones necesarias para evitar lesiones. Además, existe la posibilidad de que tu cuerpo no esté hecho para correr. ¿Tienes problemas en las rodillas? Perfecto, olvídate de los maratones. 

7. El tiempo, toda una obsesión

El tiempo es todo un tema en nuestras vidas. Entre juntas y viajes de negocios, los amigos, la familia y la novia ya no sabemos cómo dividir nuestro tiempo durante el día. ¿En serio quieres agregarle otra actividad a tu apretada agenda? ¿Qué tiene de malo ir al gym una hora?

8. El precio

La cereza encima del pastel, ¡los maratones no son nada baratos y menos si quieres correr el de Berlín o Nueva York! No sólo tendrás que invertir en vuelos, hoteles y comidas, toma en cuenta todo el equipo que necesitas para poder correrlo. Viajar es increíble pero viajar para desgastarte y luego no poder disfrutar de la ciudad... definitivamente no vale la pena. 

9. No, no me quieras lavar el cerebro

Existen muchos runners, no todos pero sí la gran mayoría, que simplemente no pueden aceptar un no. Algunos te intentarán convencer señalando lo poco saludable que es tu vida (aunque no siempre tengan razón) para que te pongas a correr lo antes posible. 

La mejor estrategia es decir que sí te interesa pero no ponerle fecha. De verdad, si intentas decir que no te vas a ver envuelto en una conversación que no tiene fin.

10. Tu cama no te lo va a perdonar

A tu cama le gusta pasar tiempo de calidad contigo, de verdad, lo que mas agradece es tenerte con ella por horas y horas. Tú también tienes una gran relación con ella, ¿estás dispuesto a poner en riesgo tu relación más estable por pararte a las 5 am a correr? Si tu respuesta es sí, definitivamente no sabes nada de la vida. 

11. No eres el nuevo Gandhi

Puede ser que esta sea la peor parte. Algunos runners sienten que cambian el mundo cada vez que acaban un maratón. No paran de hablar del tema y mucho menos del gran logro que implica esto en sus vidas. No podemos negar que se necesita mucha concentración y disciplina pero ¡tranquilos todos! Acabar un maratón no es lo más importante que vas a hacer en tu vida. Te lo aseguramos. 

12. El cuerpo que te gustaría tener vs. la realidad

¿Te dijeron que vas a tener el cuerpo con el que siempre soñaste si te ponías a correr? ¡Mentira absoluta! Sólo es cuestión de que te pongas a ver el tipo de cuerpo que tienen los maratonistas. Te aseguramos que no es lo que una mujer quiere. 

13. Uno de los peores momentos de tu vida

¿Hiciste caso omiso de todo lo que hemos dicho? El único que va pagar las cuentas vas a ser tú. No sólo te vas a ver peor que Pulgoso en pleno ataque de risa, a la mitad del recorrido te vas a arrepentir de no haber hecho caso de nuestros sabios consejos. 

14. Adicción por las cosas innecesarias

Los runners se vuelven compradores compulsivos. Si tienes algún amigo que sea fanático de los maratones, pregúntale todo lo que ha comprado para mejorar su tiempo. La suma te va a sorprender. 

15. Y lo peor, ¡los shorts!

Como si todo lo demás no fuera suficiente, llegan a la vida de los runners la peor prenda inventada por el hombre: los (innecesariamente cortos) shorts.

Ahora ve
No te pierdas