Por qué salir con alguien del trabajo es mala idea

5 puntos a considerar antes de meterte en problemas
-
Escena de Mad Men  -  (Foto: Escena de Mad Men)

Un estudio reciente llamado Workplace Options Survey dice que el 85% de personas de 18 a 19 años tendrían una relación con alguien del trabajo. En cambio, sólo el 35% de personas de 30 a 46 años y el 30% de 47 a 66 años lo harían. ¿Será que los años te dan experiencia y sabiduría?

Como dicen, "hay muchos peces en el mar", ¿por qué revolcarte con uno de tu oficina? Vale, todo puede pasar, pero antes de que creas que el destino los unió o alguna genialidad por el estilo, aquí tienes unas cuantas cosas que debes considerar si vas a salir con tu colega.

1. Conoce las políticas de la empresa

¿Las políticas de la empresa permiten que tengas una relación con alguien del trabajo? Antes de arriesgarte a perder tu nuevo puesto, investiga las reglas corporativas. No queremos que te quedes sin trabajo, y sin sexo. Si no lo permiten, pregúntate, ¿vale la pena desmejorar tu carrera profesional por la adrenalina de un romance clandestino?

2. No salgas con tu jefa, cliente clave o becaria

Olvídate de ligarte a alguien con un puesto más alto que el tuyo, con capacidad de arruinarte el negocio o con un puesto lo suficientemente bajo como para meterte en problemas porque no tiene miedo de perder el trabajo. Las relaciones ya son suficientemente complicadas como para tener a tu jefa o cliente clave de ex novia. En el caso de la jefa, si es inevitable revolcarse, mínimo que alguno de los dos se cambie de área. Si ni siquiera se pueden contar el día en las noches, ¿de qué van a hablar al año?

3. Las cosas claras y como son

Esto va a ser molesto, pero de verdad es importante que hablen desde el principio de lo que esperan de la relación, para que no haya malentendidos ni enojos repentinos que los hagan quedar mal en la oficina. También deben establecer reglas sobre cómo se van a comportar y sobre cómo van a manejar la situación en el trabajo. Dejar claras las cosas ayudará durante las peleas y la ruptura.

4. Chismes

Prepárense para los rumores laborales. Que si favoritismos, que si embarazos (psicológicos, claro), que si gustos sexuales filtrados, que si infidelidades... Si ya estás dentro, haz lo que tengas que hacer y no dejes que te afecten. Perder los nervios es darles la razón.

5. Ahórrate las muestras de amor

Si ya es incómodo estar frente a una pareja demasiado cariñosa y encimosa, imagínate en el trabajo. Eso no es nada profesional. Nunca debes mostrar un elevado contacto físico frente a tus colegas o en cualquier contexto laboral. Miraditas tampoco, por favor.

¿Estás seguro de que quieres salir con tu colega? ¿En serio? ¿Sabes que existe Tinder? Entonces hazlo.

Ahora ve
No te pierdas