Cómo evitar una segunda cita y quedar como un caballero

Para todos aquellos que buscan un final feliz sin necesidad de repetir ni despertar odios
-
Alfie (Lewis Gilbert, 1966)  -  (Foto: Alfie (Lewis Gilbert, 1966))

Aviso: en Life and Style nos gusta ver las cosas con humor, así que no se lo tomen a pecho y diviértanse con nosotros. 

1. No usar en ningún momento el tiempo futuro, a menos que sea para hablar de un próximo viaje que harás solo a otro continente del que no sabes cuando o si volverás.

2. Hablar sutilmente mal del compromiso en un par de ocasiones. Coca Cola utilizaba publicidad subliminal en los años 50 y todos sabemos que funcionó. 

3. Dejar entrever que eres algo mujeriego: con mostrarte seguro y cortés con otras mujeres del lugar (aunque sea la bartender) bastará. James Bond cambia de mujer en cada película, flirtea con todo lo que se mueve y no por eso deja de ser un gentleman.

4. Que todo el flirteo tenga connotaciones sexuales inteligentes, pero deja de lado las pláticas emocionales profundas. En resumen: ni Ted Mosby, ni Barney Stinson.

5. Decirle que cerraste Facebook porque odias la falta de privacidad y la adicción por postear en lugar de disfrutar del momento; antes asegúrate de que tu nombre en Facebook tenga alguna alteración para dificultar que te encuentren.

6. Conviértete en un CEO sin huecos en la agenda. Nadie molesta a la gente dedicada a su trabajo en cuerpo y alma.

7. Ir a su casa, no a la tuya. Piensa que los goles de visitante valen doble. Además, no podrá cruzarse contigo en la puerta de tu edificio casualmente.

8. Después del sexo, nada de romanticismos, ni me gustas mucho, ni besos por toda la cara. Conviértete en el amigo más gracioso, enséñale videos, busca referentes culturales comunes para abrir un debate nada sexoso, vean Adventure Time, qué sé yo. 

9. Nada de cucharitas a la hora de dormir. Por la teoría de las esporas, cuánto más tiempo estén juntas sus pieles más dependencia crearán el uno del otro.

10. Ni se te ocurra quedarte a desayunar. Puedes avisar desde la noche anterior que al día siguiente tienes que asistir a un evento familiar, o empresarial, del que no te puedes escapar. Tampoco le digas que te gustaría quedarte, sólo que no puedes evitar irte. Discúlpate, lanza una bomba de humo y desaparece como un Ninja.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×