Los 8 gadgets más vergonzosos de la historia

Cuando la tecnología provoca risas ajenas en lugar de envidias y progreso
-
Selfie Stick  -  (Foto: Selfie Stick)

Todos tenemos aquel conocido (amigo es quizás demasiado) que gasta hasta el último peso de su quincena en aparatos futuristas cuya novedad precede a su utilidad. Sabes de quién estoy hablando, de aquel que se vanagloria, usando tecnicismos que no comprende ni él, de que su artilugio es la gran novedad que salvará a la especie humana.

La verdad sea dicha, es mejor esperarse un poco y leer alguna crítica antes de comprar un utensilio. Sobre todo si su única función sea la de una antena que emite una frecuencia que provoca que todo aquel que te vea te señale con el dedo y ría sonoramente.

Es por eso que hemos decidido enumerar los gadgets que, vistos con perspectiva, convirtieron en ridículo a todo aquél que decidía usarlos en público. Sentimos no poder hablar del Apple Watch: aunque estemos convencidos de que entrará en la categoría, es demasiado pronto para someterlo a juicio.

iPhone 5 Black Diamond

Oh sí, Apple también piensa en aquellos a quienes la opulencia les gana. Los de Cupertino diseñaron este carísimo smartphone de oro para que pudieras mostrarle a todo el mundo que eres todo un rey Midas. Suponemos que el aluminio es demasiado pobre para alguien que se gasta $235,000,000 pesos para usar Whatsapp en un marco de 23 kilates. La esencia del bling-bling.

Segway 

Últimamente se ha reivindicado el segway con ironía cool en series como Arrested Development. Pese a ello, cuando estos extraños vehículos aparecieron y empezaron a ser usados por gordos guardias de seguridad en malls y aeropuertos (ver Héroe de centro comercial), nos dejaron extremadamente sorprendidos. No sabemos si era por esa prepotencia ridícula de alguien demasiado cool para andar.

Selfie-stick

La moda de colocar tu smartphone en el extremo de un palo está desapareciendo y lo agradecemos. Pero tuvimos que ver con rabia cientos de miles de fotografías en Facebook de grupos de amigos sonriendo a la cámara de su respectivo gurú tecnológico que sujetaba un palo de escoba. Aparte de que era un borrón que atraviesa la foto, los selfie-sticks casi acaban con aquella tradición fotográfica tan primitiva como "pedir a alguien que dispare por ti".

Vapers varios

No hay nada que moleste más como fumador que ver a alguien haciendo lo mismo que tú pero creyendo que es sano. Un amigo me dijo alguna vez que los vapers son las fedoras del mundo del tabaco; tenía razón. Ese tipo de gente que fumaba en aviones con una mirada altiva durante el hueco legal era terriblemente insoportable. Además, oír neologismos y verbos tales como "Y tú, ¿ya veapeas?", resultaba todavía más irritante. Suerte que ya se limitó su uso.

MSN Direct Smartwatch

Antes de Pebble, de Apple Watch y del resto de relojes ultrainteligentes que te permiten dar órdenes a Siri como en una serie de ciencia-ficción ochentera, estaba el MSN Direct en 2004. Con un acrónimo de agencia de espías como SPOT (Smart Personal Objects Technology), el accesorio de Bill Gates quería cobrar 60 dólares mensuales por usar Internet. Malas noticias para el magnate de Windows: nos dimos cuenta de que el teléfono también lo podía hacer, y por menos dinero.

Pistolera para smartphones

Vaquero del smartphone, el Whatsapp más rápido del oeste, el James Bond de los tweets, Agente Especial 3G, Detective Tinder... La lista de bromas es inacabable. Los que hayan visto The Office UK quizás recuerden este ridículo accesorio usado por Gareth.

Audífonos Bluetooth

De acuerdo, el uso del audífono sin cables está exclusivamente justificado mientras manejas tu auto (la seguridad ante todo). El resto de usos en la vida cotidiana te hacen parecer alguien demasiado soberbio, o un esquizofrénico cuando hablas en alto sin ningún teléfono a la vista por la calle o en el súper.

Google-Glass

El invento de Google que iba a cambiar el mundo en la actual época del "Internet de las cosas", aunque grupos de "luditas" automáticamente amenazaron con romper a todo aquél que vieran llevando dichos lentes. En el fondo, sus motivos estaban bastante justificados: la capacidad de tomar fotos y grabar videos de todo lo que vieras te transformaba en un constante sospechoso de voyeurismo y la proyección de la información en tu retina daba miedo. Afortunadamente, el invento nunca fue popular y no hemos visto a nadie llevándolo. Más que nada por que lo destruiríamos para evitar cyborgs.

También podría interesarte

Ahora ve
Entrevista con Ruby Rose ( xXx: Reactivado, Orange Is The New Black)
No te pierdas