Vida de soltero vs. vida en pareja

Es hora de analizar los pros y contras para zanjar la discusión de una vez por todas
-
Ted (Seth MacFarlane, 2012)  -  (Foto: Ted (Seth MacFarlane, 2012))

AVISO: Esta es una nota humorística, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. O no. 

Hoy en Life and Style hemos decidido ponernos serios y zanjar la discusión repasando finalmente los pros y los contras de los dos estados básicos del hombre. Puede que hayas oído mil veces que el sexo y el matrimonio no están hechos para ir juntos o que lo mejor sería ser polígamos, y puede que sea así pero creemos importante hacer un estudio de mercado antes de comprar el plan completo.

Aquí tienen la guía definitiva para decidir entre ser el yo o el nosotrosJohn Dillinger o Bonnie and Clyde.

1. Tu habitación

Soltero: Estamos hablando de tu fortaleza inexpugnable, tu campo de batalla para las conquistas de una noche y el lugar en que NADIE puede reclamarte NADA.

Con pareja: El espacio que debes compartir con la persona que amas y que seguramente se verá como ella decida que tiene que verse.

2. El sofá

Soltero: El lugar en el que te desplomas tras llegar del trabajo para disfrutar de una serie, película o partida de XBox, cerveza en mano.

Con pareja: La penitenciaría dónde serás condenado a pasar la fría noche tras perder o ganar una discusión, además ese lugar donde te convertirás en su almohada.

3. Mirar una serie

Soltero: Te acabas toda una temporada en una maratón que dura una noche mientras recitas el siguiente mantra: "Un capítulo más y me voy a dormir".

Con pareja: "¿!¿!¿¿Has visto el último capítulo de (introducir el nombre de la serie aquí) sin mí?!!?!? Quedamos en que la veríamos juntos cada miércoles". Casualmente el miércoles es dos días después de que se estrene y ya te has enterado de todos los spoilers en la oficina.

4. Barba

Soltero: Sí y muy poblada.

Con pareja: "Rasúrate, por favor".

5. El baño

Soltero: Champú, gel, rastrillo, cepillo y pasta de dientes. Desodorante y loción, incluso.

Con pareja: Acondicionadores, mascarillas, cremas, fragancias, maquillaje, bisutería... Millones de botellas de formas y colores casi alienígenas pueblan ahora tu antes espacioso baño. Y pensar que todo comenzó con un cepillo de dientes para ella...

6. El clóset

Soltero: El espacio donde guardas tus cosas.

Con pareja: El espacio donde ella guarda sus cosas y te cede dos cajones minúsculos por consideración... del closet del estudio, claro.

7. Salir solo con tus amigos

Soltero: Tu oportunidad para pasarla bien y realizar una conquista cada fin de semana.

Con pareja: Eso que haces cuando los astros se alinean, léase: despedidas de soltero, conciertos de música que no soporta (después de arruinarte los tres anteriores), cuando ella está de viaje de trabajo... y poco más. Además, un extraño cosquilleo te perseguirá toda la noche al saber que te espera en la cama con el celular bien cerca para comprobar a qué hora llegaste. ¿Lo peor? Es recíproco.  

Leer: Cómo buscar departamento sin que te engañen

8. Cuenta bancaria

Soltero: En tu cartera nunca hay escasez de billetes.

Con pareja: Eres el cajero de tu pareja, siempre disponible las 24 horas. 

9. Minutos al teléfono

Soltero: 20 segundos de concreción.

Con pareja: 2 horas 39 minutos y 15 segundos de plática para finalizar con una discusión amorosa sobre quién cuelga.

10. Gastronomía

Soltero: ¡Pizza!

Con pareja: "Amor, estamos a dieta", dice tu pareja con la autoridad propia de una nutrióloga.

11. Vehículos

Soltero: Sentir el viento en tu cabello mientras aceleras es una de las mejores sensaciones que puedes experimentar.

Con pareja: Te pierdes, no prestas atención y vas demasiado rápido, siempre.

12. Eventos importantes

Solteros: Crees que hoy es el cumpleaños de tu mamá, pero no estás seguro.

Con pareja: Olvídate del aniversario de boda, del día en que se conocieron o de la primera cita y prepárate para escoger entre disculparte a lo grande o reunirte con tu confortable sofá.

También podría interesarte

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas