14 cosas que sólo la gente con hermanos entenderá

Porque ser hijo único o no serlo te define para siempre
-
Malcolm in the Middle (FOX, 2000–2006)  -  (Foto: Malcolm in the Middle (FOX, 2000–2006))

AVISO: Esta es una nota humorística, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. O no.

1. Aprender el verdadero significado de la palabra compartir desde chico. Y hablamos de calzones, si llegara a ser necesario, por ejemplo en un viaje en el que toda su ropa se mojó por alguna causa. 

2. Pelear como si el otro fuera tu peor enemigo, dientes, sangre, dolor. Para, a las dos horas, compartir botana y jugar a la consola juntos. 

3. Sufrir el amargo sabor de la envidia cuando el éxito o ciertos regalos llegan a sus manos en lugar de a las tuyas. Y aprender a lidiar con ello.  

4. Aprender que tocar la puerta del baño antes de entrar no es algo recomendable, es algo indispensable para evitar que ciertas imágenes indeseadas de tus hermanos queden grabadas para siempre en tus retinas. 

5. Terminar por tolerar que usen tus cosas sin pedir permiso. 

6. Morderte los dientes cuando te regañan por su culpa. La venganza es un plato que se sirve frío. 

7. Pelear por el asiento delantero del coche como si se tratara de un reconocimiento del más alto valor. Y aprender a digerir la derrota. Hoy tú, mañana yo.  

8. Asegurarse de sentarse en la mesa primero para adueñarse de la mejor porción de comida. 

9. Aprender a vivir en una constante comparación latente, a veces no expresada verbalmente, pero siempre presente. 

10. Servir de ejemplo a tus hermanos menores y darte cuenta de que tus acciones repercuten en los demás.

11. Dividir las raciones de comida de forma exactamente igual, con precisión quirúrgica. 

12. Establecer un sistema exageradamente equitativo para dividir las tareas de la casa. Poner la mesa siempre será mejor que lavar trastes. 

13. Ser cómplices de las primeras visitas femeninas cuando los padres no están en casa. Un pacto de silencio y respeto sellado con sangre. 

14. Aprender a respetar la propiedad ajena para evitar un conflicto armado, aunque se trate de una lata de Coca Cola que tu hermano dejó en el refri para cuando volviera de entrenar. NO-SE-TO-CA. Y si se hace, se repone sin dejar pruebas.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas