¿Cómo usar un traje sin corbata?

Sí, se puede y se vale. Sólo tienes que saber hacerlo bien.
-
Foto tomada de instagram.com/johanneshuebl  -  (Foto: Foto tomada de instagram.com/johanneshuebl)

Las corbatas no han muerto ni dejarán de existir, es un accesorio fundamental para el look de cualquier hombre pero eso no significa que el traje sin corbata no tenga sentido. Si tu quieres darle un pequeño giro a tu look, toma en cuenta los siguientes tips.

1. Toma en cuenta la ocasión

¡Ojo! Puede ser que te encante la idea de no usar corbata pero eso no significa que es aplicable siempre. Sí, últimamente hemos visto una tendencia por dejar que el protagonista del outfit sea el saco pero ten mucho cuidado, si vas a asistir a un evento formal o si tienes una junta de suma importancia, stick to the basics!

Si vas a ver al CEO de tu compañía, olvidar la corbata no es una gran ideal. Ahora, sí se vale usar traje sin corbata en la oficina o para algunos eventos. Sólo es cuestión de que identifiques cómo van a ir vestidos los demás y que tan elegante será.

2. El color de la camisa y del traje: importantísimo

Listo, decidiste dejar la corbata en el clóset, ¿ahora qué? Te tienes que fijar en el color de tu traje y camisa. Si puedes, usa un tono. Por ejemplo, traje azul marino y camisa azul. También puedes combinar dos colores neutros, gris y azul o negro y blanco.

Otra opción para no perder la formalidad es ponerle mucha atención a la camisa. Opta por usar un saco liso y una camisa con algún tipo de estampado. Se valen las camisas a cuadros. Si tu trabajo lo permite y eres muy arriesgado, también puedes usar trajes con algún tipo de juego visual. Varias firmas se han inclinado por los trajes a cuadros. Sólo ten cuidado, si el fit no es el adecuado o los colores están demasiado exóticos, vas a parecer una mezcla entre el Inspector Gadget y un pachuco.

3. El fit del cuello y del saco

No lo olvides: si no vas a usar corbata, la camisa y el saco te tienen que "abrazar" el cuello. La camisa tiene que estar perfectamente planchada y el saco se tiene que ajustar correctamente al cuerpo. Si no haces caso de esta indicación, va a parecer que llegaste al trabajar después de escaparte del Torito. Por favor no.

4. Sólo un botón desabrochado, ¡no más!

La modita de enseñar el pelo en pecho, o la falta del mismo, nunca debió de haber existido. Afortunadamente ha quedado en el pasado. Nunca, bajo ninguna circunstancia, lleves más de un botón desabrochado. No se vio bien y nunca se verá bien.

5. Reemplaza la corbata por otro accesorio

Si tienes miedo de arriesgarte puedes hacer lo siguiente: en vez de dejar que todo el paso de tu look caiga solo en dos prendas, suma un accesorio. Puedes optar por un suéter o una bufanda.

El cuello del suéter te ayudará a darle un plus a tu look y probablemente nadie notará la falta de corbata. Por otro lado, una bufanda hace casi lo mismo que una corbata. Eso sí, si es verano, no puedes usar este tipo de accesorios.

¿Qué accesorios nunca usar? Sombreros tipo fedora. No, nunca.

6. La importancia del calzado

Este punto se divide en dos partes, todo depende si quieres conservar la formalidad o si quieres apostarle al outfit casual.

FORMAL: Los zapatos son muy importantes. No uses unos loafers o unos botines, opta por los clásicos zapatos que hacen equipo con el traje.

CASUAL: ¡Arriésgate! Todos los zapatos se valen. Mocasines, loafers, botines o cualquier otra opción que te llame la atención. (Es claro que tenis no, ¿verdad?)

Ahora ve
No te pierdas