Así brilla un merengue

Álvaro Arbeloa demuestra que los jugadores del Real Madrid siempre lucen impecables
-
Álvaro Arbeloa (Fotografías de Guadalupe de la V)  -  (Foto: Álvaro Arbeloa (Fotografías de Guadalupe de la V))

Madrid. Sábado 7 de febrero de 2015. Liga española. Jornada 22. Estadio Vicente Calderón, 55 mil aficionados. Al minuto 70, el Real Madrid va perdiendo 3-0 ante su archirrival, el Atlético de Madrid. Desencajado porque su equipo no funciona en el campo, el entrenador blanco, el italiano Carlo Ancelotti, voltea desesperado a la banca y llama al mexicano Javier Chicharito Hernández; reemplazará al delantero francés Karim Benzema. Un jugador de los merengues expresa su sentir desde un extremo de la banca y, con el carácter que define a los grandes del futbol, le cuestiona a su cuerpo técnico por la decisión que acaban de tomar: mandar al campo a uno de sus compañeros ante la inminente derrota.

Álvaro Arbeloa es de los jugadores que no les gusta quedarse callado. No en vano es conocido como "El espartano" en el vestidor y más allá. “En el vestuario somos divertidos y nos encanta ponernos apodos. En mi caso, encontraron similitudes con los guerreros de la película 300, así que me comenzaron a llamar espartano. Soy una persona honesta, me gusta hablar de frente y eso genera problemas en un mundo hipócrita. Diría que soy un Espartano 2.0”, dice entre risas. El apodo, cortesía del portero Pepe Reyna, excompañero en la selección española, le queda como anillo al dedo: Álvaro es experto en la pelea cuerpo a cuerpo y un incansable soldado que deja la vida en cada partido. Es un tipo que vive, además, los más importantes valores de un jugador merengue.

Nació en Salamanca, pero fue criado en Zaragoza. Curiosamente, Álvaro comenzó su apuesta por el futbol con una mentira: su ciudad le quedaba chica para estudiar publicidad, por lo que tenía que mudarse a Madrid. La carrera era su interés, pero también su pretexto para llegar a la capital. Quería convertirse en jugador profesional de futbol y hacerlo con el mejor equipo del siglo XX, según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol (IFFHS) que, además, el año pasado confirmó al club madrileño como el mejor equipo de 2014. Si de algo estaba seguro Arbeloa es que quería ser un referente en la historia merengue.

“Llegué al Real Madrid a inicios de la década pasada. Era mi último año de juvenil con el Real Zaragoza. A todos les decía que quería ir a Madrid para estudiar publicidad porque en Zaragoza no podía hacerlo, pero era una estrategia para poder salir. Estudié durante un año, pero lo dejé cuando fui progresando en el futbol y fue complicado compaginar deporte y estudio”, confiesa.

Álvaro se sentía soñado: viajaba todos los días a la ciudad deportiva donde entrena el club, vestía la ropa blanca de entrenamiento y salía al campo con la mejor actitud. No dejaría escapar la oportunidad de ser parte de Los galácticos, sobrenombre que le dio la prensa a la etapa del club que inició con la contratación de diversas estrellas, como el portugués Luis Figo, el francés Zidane, el inglés David Beckham y el brasileño Ronaldo. Sus héroes ahora le darían pases.

“Entrenar todas las tardes con tus ídolos te deja con la boca abierta. Nunca imaginas que estarás al lado de ellos, aprendiéndoles cada movimiento”, asegura. Está consciente de lo difícil que fue, en aquellos años, ganarse un lugar en el primer equipo. Debutó el 17 de octubre de 2004 frente al Real Betis e, incluso, fue titular en un derbi madrileño frente al Atlético de Madrid. Sin embargo, tras cinco años de formación, tuvo que salir del club blanco: “Llegó el momento de decidir entre quedarme o buscar otro equipo para jugar con consistencia. Esperé mucho la oportunidad, pero la competencia era brutal. Primero contrataron a Fabio Cannavaro, recién nombrado Balón de Oro —premio al mejor jugador del mundo—; estaba Iván Helguera y llegó Sergio Ramos. La exigencia era mayor y yo tenía que dar el salto para establecerme en Primera División, así que fui el Deportivo La Coruña, club que apostó por mi compra”, recuerda.

De ahí vino otro cambio: Rafa Benítez, técnico español del Liverpool, de la liga inglesa, necesitaba un lateral que corriera todo el campo y dejara su alma en el terreno de juego. ¿La opción más adecuada? El espartano. “Me gustó la oportunidad de conocer otro futbol que no fuera el español. Además, Rafa es uno de los técnicos que más aprecio. Me sentí en las nubes cuando se dio esa opción”, confiesa Álvaro, que pasó tres temporadas en Inglaterra, donde hizo su primer gol en Primera División, el 6 de abril de 2007, frente al Reading. Tras anotar, corrió a la banda, levantó la mano a la altura del pecho, señaló a la tribuna y sonrió para recoger uno de los siete balones que atesora.

“He marcado pocos goles, así que los recuerdo todos. Pero el que me da más ilusión es el que hice contra el Atlético de Madrid. Fue en un derbi, en el Bernabéu, estábamos empatados y se necesitaba marcar para ganar y lo hice... ¡fue un gran gol!”, comenta. Estas buenas actuaciones fueron las que lo llevaron a ser convocado por Luis Aragonés a la Selección española. Su debut se dio ante Italia en un partido amistoso, en el que se confirmó el progreso que Álvaro había tenido con el paso de los años. Entró al minuto 74, en sustitución de Sergio Ramos. Desde entonces, ha jugado 56 partidos con los colores de La roja. Con ella ganó varios títulos: la Eurocopa 2008, la Copa del Mundo 2010, en Sudáfrica, y, dos años después, levantó nuevamente la Eurocopa. Puede presumir que lo ha ganado todo en el deporte más popular del mundo.

En la temporada 2009-2010, Florentino Pérez, creador de Los galácticos, volvió a tomar el control de la presidencia del Real Madrid y anunció nuevas contrataciones: Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Kaká y Xabi Alonso. Buscó crear una nueva versión de un superequipo, por lo que finalmente le dio la oportunidad que tanto había esperado Arbeloa. Se concretó su regreso al equipo de sus amores. “En el Liverpool estuve a gusto porque me dieron la oportunidad de jugar en un equipo que luchaba por todo. Disputé una final de Champions, estuvimos a punto de ganarle la liga al Manchester United, es decir, éramos un equipo competitivo, pero, cuando llegó la llamada del Real Madrid, no tuve ninguna duda de que quería regresar”. 

Pertenecer a una institución como el Real Madrid es, sin duda, un reto. Todos los jugadores se convierten en personajes públicos y su vida se vuelve motivo de curiosidad las 24 horas del día. Esto implica una serie de lineamientos que los futbolistas deben cumplir. “Pertenecer al Real Madrid no es nada sencillo. Lo más difícil es la exigencia de cara al público. Nos ven millones de personas en el mundo, eso es difícil de asimilar, pero es algo que sabes al entrar aquí. Es el precio de portar este escudo. Estamos conscientes de que no somos parte de un equipo en un campo, sino que somos jugadores del Real Madrid. Es grandísima la responsabilidad: somos el modelo a seguir de muchos niños que aspiran a estar donde estás tú, por eso debemos cuidar nuestra imagen fuera y dentro de la cancha”, asegura.

En España y el mundo, los aficionados al Real Madrid ven en Álvaro un ejemplo de que, si trabajas con dedicación, puedes llegar a lo más alto. Por suerte, en su carrera ha recibido los consejos de varios entrenadores reconocidos. “Es muy difícil elegir un técnico favorito. He tenido la suerte de estar con gente maravillosa: Joaquín Caparrós, Rafa Benítez, Vicente del Bosque, Luis Aragonés, Manuel Pellegrini, José Mourinho y ahora Carlo Ancelotti. Todos de diversas ideas”.

El ímpetu que mostró Arbeloa desde su llegada al Real Madrid no ha disminuido. Es ya un veterano de guerra, pero jamás se da por vencido. Ahora más que nunca, con la liga en disputa cada fin de semana, pueden estar seguros que Arbeloa sacará al guerrero interno para ganarlo todo. No olvidemos que es un espartano. 

Sus palabras sobre Chicharito: 

“Chicharito le ofrece al Real Madrid esa garra de mexicano tan bien valorada. lo ves entrenar al máximo y entiendes la suerte de tenerlo entre nosotros. además, él nos acerca con México”.

También podría interesarte

Ahora ve
Entrevista con Ruby Rose ( xXx: Reactivado, Orange Is The New Black)
No te pierdas