8 señales de que estás a la moda como godín

Aquí tienes un breve manual por si dudas de tu condición de oficinista
-
Fight Club (David Fincher, 1999)  -  (Foto: Fight Club (David Fincher, 1999))

Puedes creer que no formas parte de este estilo de vida oficinista, pero checa antes estas razones relacionadas con la moda para asegurarte bien. En el caso de que cumples más de una, no nos queda más que decirte: Bienvenido al mundo de los godínez.

1. El traje

Admítelo, este es el primer paso para ser un godínez. Echa un vistazo a tu armario, ¿está lleno de sacos y camisas? Es más, si la gran mayoría de ellos te quedan grandes por que decidiste comprar una talla mayor por si engordabas estás en el camino correcto.

2. El gafete

Estamos hablando de ese accesorio indispensable que se convierte en tu pase VIP para acceder a tods esos lugares corporativos. Lo puedes llevar en el cuello o incluso en la cintura, pero nunca sin perder el estilo.

3. Los zapatos

La mayoría de personas piensan que nadie pone su vista en el calzado del otro, pero resulta ser todo lo contrario: un buen par dice mucho de ti. Aunque, desafortunadamente, gran parte de los godínez no suele invertir en ello. Es por ese preciso motivo que siempre nos encontramos con aquel clásico mocasín negro que pide a gritos una buena boleada y cambio de suelas.

4. La corbata floja

Esta distinguida prenda de orígenes croatas lleva apretando tu cuello toda la mañana. Por lo tanto, cuando llega la hora de comer decides aflojarla y echarla para atrás. Además, remangas la mangas de tu camisa para evitar que se ensucie con esos deliciosos tacos de canasta que cas a comer. 

Leer: Cómo llevar la crisis de los 40 con estilo

5. El viernes casual

En gran parte de los trabajos se va uniformado con el eterno traje. Aunque para compensar este estricto régimen de vestimenta los viernes te dejan volar tu imaginación dándote la oportunidad única de ir con suéter y jeans. La libertad nunca supo tan bien.

6. Tu comida

Para dar un toque fashion que te distinga del resto en el momento de calentar tu comida en el microondas, decides reemplazar tu lonchera convencional por alguna bolsa de marca que te dieron al comprar un par de zapatos en Zara.

7. Fotos

La mayoría de tus selfies matutinas se parecen terriblemente unas a otras. En ellas posas con tu camisa y corbata cubriendo tus ojos con unos modernos lentes oscuros dentro del coche. Todo esto mientras esperas a que el tráfico apocalíptico de una avenida como Constituyentes avance tratando de no desesperarte.

8. La quincena

Ha llegado aquel día tan esperado, la recompensa mercida tras haber trabajado árduamente. Así que decides que la mejor manera de invertir parte de tu sueldo es comprar más corbatas de marcas de lujo para poder presumir con tus compañero de trabajo. Aunque no te enojes si uno de ellos posee una mejor que la tuya, esto no es American Psycho y no debes ser envidioso.

También podría interesarte

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas
×