10 modales que incumples sin saberlo

El gentleman se define por sus modales. Aquí te dejamos algunos que tienden a olvidarse
-
The Philadelphia Story (George Cukor, 1940)  -  (Foto: The Philadelphia Story (George Cukor, 1940))

El lema del Winchester College y del New College de Oxford, recientemente usado de forma muy oportuna en la película Kingsman, reza así: "Manners Maketh Man". Su traducción al español sería algo así como "los modales hacen al hombre" y esto implica una verdad absoluta e ineludible que siempre debe ser cumplida por todo caballero que se considere como tal.

Sabemos que en nuestros tiempos tecnológicos se pierden poco a poco ciertos valores que se consideran anticuados o demasiado tradicionales. Sin embargo, tener un smartphone en la mano y una conexión a internet constante no significa la absoluta alienación del gentleman.

Por ese preciso motivo, hoy nos hemos propuesto revisar algunos de los modales que se incumplen frecuentemente y que marcan la diferencia cuando nos referimos a educación. Esta es nuestra lista de 10 errores y recomendaciones de etiqueta que no deberías incumplir.

1. Mala educación 2.0

Efectivamente, utilizar tus redes sociales para criticar o menospreciar algo o a alguien no es el comportamiento que se espera de ti. Escaramuzas de tuits, estados de Facebook pasivo-agresivos o prácticas dignas de troll constituyen algo que denota poca clase y que te hará ver mal, por no decir infantil. Si posteas algo, hazlo positivamente y con un rígido código de educación con la audiencia que puede verlo.

2. El apretón de manos

Lo has escuchado cientos de veces: una de las mejores tarjetas de presentación entre hombres es un fuerte apretón de manos. En este parámetro no caben los modernos choques de manos dignos de pandilleros o ofrecer –metafóricamente– un pescado muerto en vez de tu mano. Lo dicho, apretón fuerte y un saludo cordial. Créenos, tu interlocutor te respetará más.

3. Selfies

En Las Metamorfosis de Ovidio, el personaje de Narciso se ahoga en un lago de tanto mirar encandilado su propio reflejo. Ese mismo reflejo puede ser un símil de la pantalla de tu teléfono cada vez que te tomas este tipo de fotos. Así es, procura limitar aquellas fotografías con gafas de sol en el coche o aquellas en fiestas en las que se te ve el brazo y pones caras extrañas. Como alternativa, siempre será mejor que te las tome otra persona.

4. Ebriedad

Una de las formas más fáciles de olvidar todos los modales aprendidos –y hasta tu nombre– es el exceso con las bebidas alcohólicas. Definitivamente, un gentleman es un gentleman manteniendo una conversación inteligente con un trago en la mano. Aún así, si baila descordinadamente y dice incongruencias con su corbata en la cabeza deja de ser alguien respetable. Moderación ante todo, señores.

5. Conversaciones  

Cultura en latín significa "el cultivo de la mente". Por lo tanto, todo caballero que se precie debe mostrar la suya cuando abre la boca. Lo que nunca debe hacer es esgrimir sus opiniones como si fueran una espada para arrinconar a su interlocutor dialécticamente. Efectivamente, uno debe tolerar aquellos puntos de vista que difieran del suyo. Además, por razones obvias, nunca debes usar descalificativos ni insultos hacia los que son distintos a ti. 

Leer: Savile Row, la quinta esencia del estilo

6. Encabezados en los e-mails

Sabemos que el e-mail es mucho más inmediato que el antiguo correo postal –apodado ahora snail mail– pero eso no exime a uno de cumplir ciertas normas de etiqueta al dirigirse a alguien. Es de capital importancia incluir siempre una fórmula de saludo, una de despedida y un RSVP cuando se escribe. Aquello de soltar el mensaje sin las fórmulas pertinentes es algo que te hará quedar tan mal como entrar a una sala sin saludar y gritar aquello que tienes que decir.

7. La puerta

De acuerdo, puede parecer anticuado y propio de otro siglo. No obstante, dice mucho de un hombre que haga un gesto tan nimio como abrir una puerta a una dama le suma puntos de educación. Tómalo como un consejo.

8. Flores

Si algo será un detalle atemporal, este será regalar flores a una mujer que aprecia o quiere. Nunca debes subestimar el poder de estos vegetales en tus relaciones y, sobre todo, en días no marcados en tu calendario como especiales. 

9. Habilidades culinarias y de mixología

Todo hombre debe saber cocinar al menos un plato estrella capaz de asombrar a todo aquel que lo pruebe. Esto incrementará tu atractivo en gran medida y logrará que te veas como el hombre renacentista que eres. Además, te recomendamos tener una bebida alcohólica preferida que consumas como signo de identidad. Esto no implica un cóctel complicadísimo con millones de ingredientes, busca algo sencillo de preparar como un whisky con soda. Consúmela con moderación –ver el punto 4– para relajarte o en eventos sociales.

10. El traje

Mientras lo denominado casual se apodera de la moda, vemos algunas prendas que constituyen todo un atentado contra la clase. Es por eso que te animamos a tener, por lo menos, un traje en tu armario. Esto no implica vestir a diario con extrema pulcritud, pero es absoulatamente innegable que un hombre de traje siempre dará una mejor impresión a los que lo rodean.

También podría interesarte

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas