Nuestra firma sueca favorita (y desde hoy la tuya)

Nos adentramos en la mente de Jonny Johansson, el genio detrás de Acne Studios
-
Aydee Cuevas  -  (Foto: Aydee Cuevas)

La mente detrás de la conspiración sueca para dominar el mundo de la moda responde al nombre de Jonny Johansson. Junto a otros visionarios, en 1996 fundó Acne Studios, en una pequeña oficina de Estocolmo. El resultado es una firma que hoy es fundamental cuando se habla de diseño de moda contemporáneo: piel moldeable de la más alta calidad, mezclilla duradera y piezas llenas de propuesta. Visitamos la ciudad para hacer un retrato fiel del alcance de este movimiento, que respeta la herencia y la historia, sin dejar de ver hacia el futuro.

La carrera de Jonny Johansson, director creativo y cabeza del colectivo multidisciplinario Acne Studios, bien podría recibir una medalla de oro. La devoción con la que llevó al mainstream un proyecto que inició con la producción de 100 jeans —distribuidos sólo entre conocidos— es digna de celebrar. Hoy, casi 20 años después, ha posicionado a Suecia en el radar de la industria más exigente: la parisina (Acne Studios presenta sus colecciones dentro de Paris Fashion Week).

Su nombre responde a su manifiesto: Ambition to Create Novel Expressions. Durante nuestra visita a Estocolmo, los espacios firmados por la marca fueron parada obligada. Visitamos la tienda Acne Service, fundada por iniciativa del mismo Jonny y enfocada en ofrecerle una alternativa única y exclusiva a la comunidad sueca. En este espacio están las piezas más cotizadas de la marca a precios más accesibles, así como artículos de colecciones pasadas y prendas de pasarela.

¿Por qué decimos que Acne Studios es una firma de culto? La razón parte de la calidad en la confección y en el acabado de sus piezas, así como su diseño y su propuesta avant garde, que implican el mismo control de calidad de cualquier marca de lujo. La diferencia de Acne radica en la mezcla de su estética urbana con la sastrería —que se ha perfeccionado gracias a la experiencia de la gente que compra sus creaciones y las usa—, así como en la excelencia de su materia prima (ellos mismos producen gran parte de sus telas y materiales).

Leer: Guía para encontrar tu reloj perfecto

Ningún material es lo que parece cuando pasa por las manos del director artístico. Sus prendas, en más de una ocasión, tienen la habilidad de abandonar el principio con el que fueron creadas para transformarse en un híbrido de algo que parece familiar. El impacto de unos jeans Acne Studios en la cultura del consumo —actualmente, es una división compuesta por cinco cortes en un gran variedad de mezclillas— es sólo medible con el efecto de sus biker jackets. Ambas son un must para referencias de street style.

De esta manera, los valores sobre los que descansa el equilibrio estético de Johansson y su equipo han facilitado el crecimiento comercial de la firma. El alcance de su proyecto es simplemente contagioso y son pocos los suecos que no quisieran pertenecer a él. Nosotros, por supuesto, salimos de ahí con varios productos.

En papel

En adición a las colecciones ready-to-wear, el dogma propuesto por Jonny es tan profundo que se documenta en una publicación bianual que engloba el lifestyle de la marca. Mikhail Baryshnikov protagonizó una de sus portadas.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×