Conoce al autor de la renovación de Coach

A 75 años de la creación de la marca hablamos con su director creativo
-
Karla Lisker y Aydee Cuevas  -  (Foto: Getty Images, Karla Lisker y Aydee CuevasKarla Lisker y A...)

Que el primer desfile ready-to-wear de la colección masculina de Coach haya tenido lugar en Londres, dentro de la London Collections: Men,  y no en la ciudad de Nueva York, como cualquier seguidor del legado de la marca lo hubiera anticipado, obedeció más a un orden estético que a una planeación estratégica comercial. "Sentí la necesidad de cambiar el contexto para plantear la nueva dirección de Coach; había algo muy emocionante sobre lo que ocurría en Londres y me atrajo. Estoy convencido de que el nuevo escenario ayudó a reforzar la necesidad de cambio de la marca", cuenta un emocionado Vevers sobre el desfile SS16 organizado por la marca. 

Coach abrió su primer taller en 1941 en Manhattan, con seis artesanos especializados en trabajar la piel con una sola cosa en mente: conseguir un objeto único. Para 1973, ya había presentado su primer bolso insignia, la Duffle bag, y, para 1981, había inaugurado su primera boutique en la avenida Madison. 

Trabajar para un nombre pionero en el ramo del lujo y el estilo americano puede provocar pasión o miedo, dependiendo de las ambiciones de cada persona. Para Vevers, se trató de lo primero. "Recuerdo cuando me pidieron unirme al equipo de Coach, me sentí halagado e intrigado por conocer más sobre su herencia artesanal, porque, al final, se trata de la primer casa peletera de Estados Unidos, y eso definitivamente me atrajo", confiesa Stuart, quien dejó la dirección creativa de Loewe, un referente del lujo español y especializado en trabajar piel para tomar esta nueva posición. 

Leer: ¿Cuáles son las 10 carreras mejor pagadas en México?

De hecho, la carrera profesional del diseñador inglés está plagada de éxitos en esta rama de la industria, contando en su currículum casas como Mulberry y Louis Vuitton. Con sólo tres temporadas de haber introducido a Coach dentro del mundo del hombre, Vevers consiguió posicionarla como una de las firmas más deseables de la industria; sus chaquetas de cuero (bikers o abrigos) son un hit comercial que consigue reinventar cada estación con materiales como shearling y suede, y sus accesorios, que van de back packs oversize y slip-on y sandalias de baño, son un referente dentro de las tendencias del street style. “Gracias por reconocer la evolución de la casa. Quería hacer un cambio drástico, y para eso necesitaba provocar un reset  absoluto. Para Coach, la idea más fuerte era explorar sus valores y detectar qué es lo que la hacía diferente a las demás, teniendo eso en mente, trabajé en cómo hacerlos actual.  Quiero que hablar de Coach sea hacerlo de una firma que define lo que es hoy, y que hable de lo que le importa a la siguiente generación",  comenta Vevers sobre la esencia urbana y artsy con las que impregnó los códigos de la marca, y que definen el espíritu de Coach 1941, la división premium. 

Para la temporada SS16, Stuart parece haber volado a California con una escala en Massachusetts, algo que Luke Leitch bautizó como "Kennedys boys meets the Beastie Boys", lo que se apega mucho a la realidad. "Entré en un estado en el que me sentí influenciado por la cultura surf y la California de los años 60, principalmente de los movimientos culturales que ahí nacieron, como la psicodelia y el ascenso del skatebord", describió como la inspiración detrás de su actual entrega, que podría marcar un nuevo capítulo para Coach, sin que esto signifique dejar de lado los principios por los que es icónica. "Lo importante para mí es que la marca alcance un punto en el que sea auténtica y con credibilidad al mismo tiempo que original y coleccionable", y continúa: “Probar con el color y los estampados fue importante, ya que es algo que no esperas de una colección masculina. Abrimos nuestro espectro de chaquetas, presentando en prácticamente todas sus variantes -parkas, blazers, bikers, etcétera-”. 

Con una tienda insignia de hombre en Bleeker Street, en Manhattan, que antecedió a su llegada, y una infraestructura que le permite disfrutar del proceso creativo, así como del resultado final, Stuart aún encuentra tiempo para reflexionar sobre la industria de la moda: "Una de las cosas que más disfruto de mi trabajo es que la moda está en constante cambio; refleja lo que está pasando a nuestro alrededor. Creo que ésa es la razón por la que Nueva York se ha convertido en una inspiración tan grande para mí; qué es lo que la gente está usando, qué es lo que conecta con ellos", apunta.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas