Viaja sin límites con el mejor roadster del mercado

Ningún camino pudo parar a la potente y espectacular Slingshot de Polaris
-
Cortesía Polaris  -  (Foto: Cortesía Polaris)

Hace unos meses tuvimos nuestro primer encuentro con el roadster de tres ruedas más completo del mercado, por supuesto, hablamos de la Slingshot de Polaris. Manejamos de la Hacienda Jajalpa en Toluca, Estado de México, hasta los Jardines de México en Jojutla, Morelos en donde a lo largo de todo el recorrido se comportó a la altura de un vehículo de altas prestaciones y por un momento olvidamos que viajabamos en una motocicleta.

Esta vez la ruta fue un poco más larga y es que la marca participó como patrocinador oficial de Bash Road Tour 2016, en donde a lo largo de cinco días los participantes viajaron por ciudades emblemáticas del país como Veracruz, Querétaro, Guanajuato, Guadalajara y Puerto Vallarta.

Nosotros cerrariamos este emblemático evento viajando de Guadalajara a Puerto Vallarta compartiendo caminos con vehículos de marcas Premium como Porsche, Mercedes AMG, Ferrari, BMW, McLaren, Corvette y muchos otros.

Adrenalina al máximo

El Slingshot fue presentado el año pasado y sorprendió a todos por su diseño, potencia, dinamismo y velocidad.

Dentro de sus características destacan su postura baja y amplia para sentir la fuerza del pavimento bajo el asiento, una cabina al aire libre para una vista de 360o, un gran sonido, sus neumáticos de distribución de peso optimizado de bajo perfil para máxima seguridad en las curvas y sus materiales a prueba de agua.

El Slingshot logra una experiencia sumamente adictiva gracias a que utiliza ciertas características de marcas de vehículos deportivos, montando la batería en la parte más baja del vehículo y el motor de cuatro cilindros de origen General Motors, de 2.4 litros turbo Ecotec.

 

Una experiencia alucinante de manejo

Partimos de la Ciudad de México rumbo a Guadalajara y mientras volabamos recordamos lo emocionante que fue manejar por primera vez la Slingshot en carretera y nos fijamos el objetivo de alcanzar los 220 km/h su velocidad máxima.

Una vez que llegamos al Grand Fiesta Americana descansamos unos momentos y posteriormente nos dirigimos a comer en el restaurante La Casa de Los Platos, en donde ordenamos una de las especialidades de la casa: camarones al mezcal.

Tras una deliciosa comida volvimos al hotel y nos cambiamos de outfit pues era hora de disfrutar la vida nocturna de Guadalajara en La Santa. Después de varias horas nos fuimos a descansar ya que debíamos partir desde temprano para realizar el recorrido. 

Al día siguiente nos levantamos sin resaca y con muchas ganas de manejar, pero no sin antes almorzar uno de los manjares de La Perla de Occidente, la torta ahogada. Ya con el estómago lleno y con las maletas listas para partir, iniciamos el viaje a Puerto Vallarta abordo de un Slingshot SL LE en color black pearl, la cual destaca por sus detalles en color Indy Red, rines de aluminio en 18” en las ruedas delanteras y de 20” en la rueda trasera y un deflector de viento con un terminado entintado.

Ya en la carretera, la Slingshot se robó las miradas de varios peatones y automovilistas y es que muchos no sabían qué vehículo estabamos manejando.

En una de las casetas rumbo a Puerto Vallarta, un transportista nos preguntó: "¿Qué vehículo es? Y es que nos reveló que jamás había visto uno e inclusive nos dijo en tono de broma que si queríamos hacer un cambio por su trailer.

Siguiendo con el recorrido decidimos probar su sistema de audio de 6 bocinas así que sincroizamos nuestro celular y nos sorprendimos con su calidad.

Tras varios minutos logramos nuestro objetivo: llegar a los 220 km/h y estar cerca del resto de los otros vehículos. En una de las paradas de trámite, los conductores de dichos autos se mostraron admirados por la velocidad que desarrolló el Slingshot.

Cabe señalar que conseguimos los 220 km/h en cuarta velocidad y es que la quinta practicamente nunca la usamos.

Después de varias horas y sin ningún problema llegamos a nuestro destino y nos dirigimos inmediatamente al restaurante Bubba Gump Shrimp, ubicado en el Malecón de Puerto Vallarta.

Luego de una buena comida nos fuimos al Grand Fiesta Americana en donde fuimos testigos de un espectacular atardecer que decoraba el lubby del hotel. Aprovechamos el tiempo para darnos un chapuzón en una de las albercas y posteriormente nos dirigimos a La Santa en donde nos esperaba una sorpresa. La presentación de la nueva edición limitada de Slingshot en color blue fire, la cual destaca por varios detalles estéticos faros y rines. 

"Para Slingshot es importante mantener innovaciones para nuestra creciente cartera de clientes, y es por ello que trabajamos en diseñar experiencias que agreguen valor a su vida y que además sirven como plataforma para impulsar la marca de manera contundente en el mercado. Es un verdadero placer colaborar como patrocinadores de la ruta más emocionante del año”." afirmó Juan Carlos Zavala, especialista senior de Mercadotecnia para Polaris Sales México.

Luego de varias rondas de shots, nuestra experiencia con Slingshot terminó, pero ya estamos ansiosos de escribir una nueva aventura.

También podría interesarte

 

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas