5 casos en los que un ataque terrorista no era lo que parecía

A veces, las cosas van un poco más allá de lo que nos cuentan
-
Terrorismo  -  (Foto: Shutterstock)

Una operación de bandera falsa se define como una intervención o ataque de un estado, grupo armado o corporación diseñada para confundir y hacer creer que el autor ha sido otro. Al contrario de lo que se podría pensar, se trata de algo muy común y el nombre deriva de la piratería donde se izaba literalmente una bandera distinta para atribuir el asalto a la flota de otra nación.

Así, este concepto se ha trasladado a gobiernos actuales o organizaciones terroristas para encubrir sus atentados y lograr fines políticos. Estos son aquellos cinco que han marcado la historia:

5. El hundimiento del USS Maine


"Denme un incidente y yo ocasionaré una guerra", dijo el magnate de los periódicos William Randolph Hearst al gobierno estadounidense. Días después, un 15 de febrero de 1898, el acorazado USS Maine, obsoleto desde su entrada en servicio, se hundía en el puerto de La Habana tras estallar. Dos meses después, estallaría la Guerra colonial hispano-estadounidense. Que cada uno saque sus conclusiones...

4. El incendio del Reichstag


El apoyo popular que logró el partido nazi para que Hitler consolidara su poder se debe en gran parte a este famoso atentado. El 27 de febrero de 1933, el parlamento alemán, conocido como Reichstag en la época, ardía en llamas. Dicho incendio, fue atribuido por los nazis, autores reales del ataque, a los comunistas, argumentando que se trataba de una conspiración contra el gobierno alemán.

Consecuentemente, el comunista holandés Marinus Van Der Lubbe fue arrestado junto a cuatro líderes más y Hitler urgió como Canciller al Presidente Paul Von Hindenburg un decreto para ilegalizar el Partido Comunista. Así, los nazis lograrían mayoría absoluta en el parlamento.

Incendio en el Reichstag, 1933
 Incendio en el Reichstag, 1933  (Foto: Wikimedia Commons)


3. Problemas en el golfo de Tonkin


A la más pura usanza heredada del USS Maine, en agosto de 1964 el presidente estadounidense Lyndon B. Johnson confirmaba el ataque de torpederos norvietnamitas a dos destructores en aguas internacionales. A partir del incidente, en el que se especula que el USS Maddox realmente navegaba en territorio de la República Democrática de Vietnam y por eso estalló la agresión, los Estados Unidos crearían un clima tenso pese a que el destructor no recibió daño alguno.

Posteriormente, durante una tormenta tropical otro destructor detectaría actividad hostil y, pese a nunca ser confirmada, el Congreso autorizaría inmediatamente al presidente la operación militar a gran escala en Vietnam.

2. Cartas con ántrax


Poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, tan pronto como una semana después se comenzó a avisar de atentados con un potente veneno llamado ántrax en Estados Unidos a través de cartas a medios y senadores americanos. Las autoridades no pudieron probar nunca que se tratara de un acción del grupo terrorista Al Qaeda de Osama Bin Laden.

Sin embargo, se encontró otro culpable por parte de un FBI presionado por la Casa Blanca: el Irak de Saddam Hussein. Así, se comenzaría una cruzada contra unas supuestas armas de destrucción masiva que desembocaría en la invasión de ese país en 2003.

1. Atentados en Bali


En una ocasión, el expresidente indonesio, Abdurrahman Wahid, reconoció que el ejército y la policía de su país probablemente habrían intervenido en los atentados con bombas en un distrito turístico de Bali, causando 202 muertos. Al parecer, se buscaba culpar al grupo fundamentalista islámico Jeemah Islamiya.

Ahora ve
Conoce los detalles de "La Bella y La Bestia"
No te pierdas