Abraham Lincoln condenó la invasión estadounidense a México

El primer presidente republicano condenó la invasión estadounidense y durante su mandato mejoró las relaciones entre ambos países. Hoy, Donald Trump destruye su legado y las fractura con fuerza.
Invasión
Abraham Lincoln  Invasión  (Foto: Cortesía)

“[El presidente James K. Polk] se queda corto para probar la justificación de la invasión [a México] y habría procedido con sus pruebas, de no ser porque la verdad no se lo permite”, estas palabras fueron parte del discurso del congresista Abraham Lincoln a la Cámara de Representantes en 1848, trece años antes de convertirse en el primer presidente republicano de Estados Unidos.

Lincoln –como representante de Illinois– se opuso con firmeza a la invasión de Estados Unidos a México (1846-1848) y cuestionó en múltiples ocasiones al presidente Polk por la misma.

Hoy, Donald Trump no sólo fractura las relaciones diplomáticas entre ambos países, sino que insulta el legado del primer presidente republicano al hacerlo.

La oposición de Lincoln a la Intervención Estadounidense

“La posición que adoptó Abraham Lincoln con respecto a la guerra con México es una prueba de su carácter y de que hacía lo correcto”, así explica en entrevista Gabriela de la Paz, profesora de Relaciones Internacionales y académica del Tecnológico de Monterrey, la postura de uno de los presidentes más memorables de Estados Unidos. “Lo malo es que muchos historiadores reconocen que Lincoln tenía razón, que la guerra fue injusta e inmoral, pero ni locos devuelven el territorio”.

Lincoln es venerado en su país, pero su legado en México también es relevante. Tanto que hay estatuas en su honor en Tijuana y en la Ciudad de México.

En su libro Abraham Lincoln y México: Una historia de coraje, intriga y amistades improbables, el historiador Michael Hogan analiza a profundidad la oposición de Lincoln a la guerra. Además, defiende que al llegar a la presidencia, Lincoln trabajó para fortalecer las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Trump, un legado destruido

“Cuando México envía su gente, no están enviando lo mejor… ellos están enviando personas con un montón de problemas, y ellos nos traen esos problemas. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores”, con esta frase Donald Trump definió su postura hacia México en el 2015 y le funcionó tanto que ganó la presidencia.

Sin embargo, con sus acciones no solo fractura la relación diplomática entre México y Estados Unidos –iniciada en 1822– sino que traiciona el legado de Lincoln y de muchos otros presidentes que han trabajado por fortalecerla.

Ahora ve
G Shock festeja su primer año en Cancún
No te pierdas
×