¿Para qué sirven las rayas del teclado en F, J y 5?

Ahí están y nadie las nota. ¿Sabes para qué sirven esos bordes?
-
Cortesía  -

Es tan automática la forma en la que nos conectamos a nuestros dispositivos móviles o computadoras, que hemos perdido la noción exacta de su estructura mínima. Los detalles de diseño en ocasiones los hemos pasado por alto, sin saber siquiera para qué son o cuál es su función.

Un caso en particular llama la atención. Desde 2002, en las teclas F, J y 5 de nuestro teclado, existen tres misteriosas rayas en relieve que aparentemente no sirven de nada.

De hecho se llegó a pensar que estos bordes ubicados en la parte inferior de cada una de las teclas habían sido concebidos para que las personas ciegas pudieran hacer un uso óptimo de su computadora. Teoría que ha sido desmentida.

Sin embargo y ante otras fantásticas versiones sobre su uso, estos pequeños relieves colocados estratégicamente en estas letras tienen su razón de ser.

Su creador, June E. Botich, señala que estas rayas han sido ubicadas en estas teclas para una escritura más ágil y rápida, sin que tengamos necesidad de una ubicación visual.

El objetivo es sencillo y no tiene una explicación fuera de este mundo. Con estos señalamientos, podemos ubicar en qué parte hay que colocar los dedos índices sin la necesidad de apartar la mirada de la pantalla; en un principio estos señalamientos fueron hechos para aquellas personas que realizaban mecanografía y escribían a grandes cantidades sin mirar el teclado.

Si colocamos los dedos índices sobre la F y la J, nuestro teclado queda seccionado en dos. Los dedos de la mano izquierda quedan sobre las teclas A, S y D y los de la mano derecha encima de la J, K y L y los pulgares en la barra espaciadora. Con esta ubicación, ganamos velocidad al escribir y cubrimos todo el teclado sin necesidad de levantar las manos.

En lo que se refiere al borde en el número 5, es determinante para el mismo objetivo ya que ubica a la mano exactamente en medio del teclado numérico.

También podría interesarte

No te pierdas