La relojería fue británica antes que suiza

Si bien la relojería actual de calidad es un tema suizo, con importante aportación de Japón y Alemania, no siempre fue así
-
Foto de Shutterstock  -  (Foto: Foto de Shutterstock)

Entre el año 1600 y el 1800, Inglaterra era considerada como la sede principal del conocimiento relojero mundial; muchas de las grandes innovaciones que hicieron posible un incremento dramático en la precisión de los relojes y su posterior miniaturización hasta llegar a nuestra muñeca se originaron en la isla actualmente regida por Elizabeth II. 

Aquí te contamos sobre las nueve principales innovaciones que podemos encontrar en los relojes modernos creadas por relojeros ingleses: 

1. Robert Hooke creó en 1664 la espiral de la rueda de balance, un muelle espiral en miniatura que permite que una rueda actúe como un péndulo dentro de un reloj más pequeño, lo que permite la medición del tiempo al contabilizar sus oscilaciones. 

 

2. En 1690, Daniel Quare se atrevió a poner una manecilla concéntrica a la de las horas para que contara los minutos. Hasta entonces la precisión de los relojes era, cuando mucho, inferior a 40 minutos por día, lo que hacía inútil mostrar una fracción menor a una hora. Gracias a ésta y otras innovaciones fue posible llevar cuenta de los minutos. 

 

3. John Harrison inventó la compensación de temperatura. Los relojes están hechos de metales que se contraen y expanden con los cambios de temperatura y él creó el primer dispositivo que tomaba en cuenta este fenómeno. Su péndulo de precisión cambiaba de longitud usando las propiedades de los diversos metales para así lograr que la oscilación permaneciera constante en cualquier clima. 

 

4. Henry Sully observó que el aceite se escurría de los puntos de giro de los mecanismos de relojería y eso hacía que requirieran mucho mantenimiento, de modo que inventó una recesión en las platinas y puentes de los puntos de giro, cuyo borde afilado evita que el aceite se mueva de donde se necesita. 

Leer: ¿Cómo llevar un reloj?

5. Thomas Mudge inventó en 1755 el escape de palanca, la innovación que hizo posible la creación de los relojes de bolsillo. Este diseño, con variantes lógicas, aún podemos encontrarlo en relojes mecánicos actuales. 

 

6. En 1765, John Whitehurst observó los desarrollos logrados en años anteriores en cuanto a precisión y diseñó un mecanismo que incorporaba una manecilla concéntrica adicional para registrar el paso de los segundos. 

 

7. Thomas Young dio vida en 1807 al concepto de cronógrafo, un dispositivo que por medio de un tambor y un lápiz registraba el paso del tiempo medido. Cronos=tiempo, graphos=escritura. 

 

8. Thomas Prest patentó en 1820 un sistema para darle cuerda a los relojes sin necesidad de usar una llave externa, lo cual fue de gran utilidad para los viajeros olvidadizos. 

 

9. John Harwood hizo posible en 1924 el primer mecanismo de remonte automático de la cuerda, el cual convertía los movimientos del usuario en vueltas de la cuerda, lo que permitía una mayor libertad de uso sin arriesgarse a que el reloj se detuviera por un olvido.

También podría interesarte

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×